Firmas

XXI Congreso de la Abogacía Joven: Tiempo de balance

XXI Congreso de la Abogacía Joven: Tiempo de balance
Maia Román, presidenta de la Confederación Española de la Abogacía Joven, hace balance tras la celebración de su XXI Congreso nacional.
03/10/2022 11:54
|
Actualizado: 03/10/2022 11:59
|

Un congreso nacional es una oportunidad para reflexionar sobre el tema a debatir pero también es una excelente oportunidad para cohesionar al público asistente. En esta ocasión la Abogacía Joven española se citó en Madrid del 28 al 30 de septiembre en la sede de la Universidad CEU San Pablo para debatir sobre las técnicas de innovación jurídica y la incidencia que éstas tienen en el desarrollo de la profesión en la vigésimo primera edición de su congreso nacional. 

Por el escenario del evento pudieron pasar nombres tan ilustres como los ex Ministros de Justicia Juan Carlos Campo o Rafael Catalá, el Magistrado de la Sala Segunda del Tribunal Supremo y ex Fiscal General del Estado Julián Artemio Sánchez Melgar o José María Macías, vocal del Consejo General del Poder Judicial, entre muchos otros.

Muchas fueron las reflexiones que se realizaron, de ellas destacaría, la buena acogida de las reformas que se están planteando para la agilización de la planta judicial que conllevarán el acercamiento de la Justicia al ciudadano o la necesaria reforma, aunque discutida, de los delitos sexuales y la incidencia que ha tenido en el ámbito político a raíz de los movimientos sociales feministas que se manifestaron después del caso de la Sentencia de “la manada”.

Pero no se debatió en exclusiva de cuestiones con acento político o legislativo, muchas de las ponencias se centraron en aquellos aspectos relevantes del desarrollo diario del ejercicio de la profesión.

Se desmitificaron y acercaron conceptos como el LegalTech como fenómeno surgido de la aplicación de la tecnología en los procesos jurídicos y cómo la aplicación de la tecnología debe ir guiada por una finalidad.

Centrarnos en el objetivo nos ayudará a encontrar el foco de interés en la búsqueda, por ejemplo, de clientes para nuestro despacho.

La adecuación del lenguaje a cada red social o canal de ofrecimiento de servicios es una cuestión fundamental a tener en cuenta. También hubo mesas reivindicativas que trataron temas como las relaciones con la Administración de Justicia o la Defensa de la Abogacía.

GESTIÓN DEL ESTRÉS

Uno de los aspectos claves que se trató, siempre desde la distendida, amena y a su vez interesantísima visión de Mario Alonso Puig, fue la gestión de las oportunidades y la lucha contra aquellos fenómenos asociados con el estrés.

Tan presente en nuestra profesión y que, a día de hoy, aunque de forma tímida se empiece hablar públicamente, parece haberse quedado como un tabú por desvelar. Desentenderse de aspectos tan importantes como la gestión del estrés, con el empeoramiento de la salud que ello supone,

nos conduce a episodios de ansiedad cada vez más presente en nuestra profesión.

La creencia en el potencial del colectivo joven, la resiliencia, la respuesta a las inclemencias que surgen en el ejercicio de la abogacía y la voluntad de salir de la zona de confort fueron mensajes que alentaron al público asistente en la árdua tarea en la que se han encomendado.

Ejemplo de ello fue que por primera ocasión el Congreso Nacional de la Abogacía Joven española se celebraba en formato híbrido superando con creces las expectativas de asistencia presenciales que se habían visto desbordadas dando respuesta a la alta demanda de asistencia.

Estas manifestaciones son un ejemplo de cómo la irrupción de las ya no tan nuevas tecnologías deben ser una solución real y cotidiana a los problemas que surgen, bien sea en el ámbito colegial y académico o bien en desarrollo de las actuaciones judiciales o trato con los clientes finales.

La irrupción de éstas en un contexto pandémico no puede olvidarse cuando de una necesidad surgió una virtud y supuso para muchos, y así sigue siendo, una verdadera revolución en el ejercicio y la conciliación familiar, aspectos que pese a los muchos avances que en este sentido se pudo constatar en las ponencias del congreso, todavía siguen débiles como para darlos por sentados.

Otras Columnas por Maia Román:
Últimas Firmas
  • Opinión | Cuotas y peritos, dignidad y mercado
    Opinión | Cuotas y peritos, dignidad y mercado
  • Opinión | El derecho a decir la verdad
    Opinión | El derecho a decir la verdad
  • Opinión | «Primary Colors»: una lucha entre la ética y el liderazgo para conseguir el poder
    Opinión | «Primary Colors»: una lucha entre la ética y el liderazgo para conseguir el poder
  • Opinión | La criminalística como especialización del abogado penalista
    Opinión | La criminalística como especialización del abogado penalista
  • Opinión | La modificación del objeto social para incorporar nuevas tecnologías: una cuestión a debate
    Opinión | La modificación del objeto social para incorporar nuevas tecnologías: una cuestión a debate