El CEJ se gasta casi 60.000 euros en el servicio técnico de sus cursos de formación
El CEJ es un organismo autónomo, adscrito al Ministerio de Justicia, que tiene como principal función la organización de los cursos selectivos y la formación inicial y continuada de los miembros de la carrera fiscal, los letrados de la Administración de Justicia y los cuerpos generales de funcionarios de Justicia.

El CEJ se gasta casi 60.000 euros en el servicio técnico de sus cursos de formación

|
01/12/2023 06:30
|
Actualizado: 30/11/2023 12:11
|

El Centro de Estudios Jurídicos (CEJ) se prepara ya para su nueva etapa formativa «online». Y lo hace con la contratación de un servicio de soporte técnico que asegure un buen funcionamiento de su departamento «online» a partir del próximo mes de diciembre.

Un servicio de atención al cliente para dudas informáticas que costará cerca de 60.000 euros a las arcas públicas.

El Estatuto RD 312/2019, de 26 de abril destaca, no sólo la condición de organismo autónomo del Centro de Estudios Jurídicos (CEJ), sino también su función principal de organización de cursos selectivos y de formación.

Una formación en el ámbito jurídico diseñada para los miembros de la Carrera Fiscal, de los cuerpos de la Administración de Justicia y del Cuerpo de Abogados del Estado. 

Cursos que también incluyen a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, que dependen del CEJ para su formación especializada en la función de Policía Judicial.

Formaciones que ahora necesitan un equipo de soporte técnico. En concreto, un Centro de Atención a Usuarios (CAU), que esté pendiente de garantizar el correcto funcionamiento de las plataformas de formación «online» a partir del próximo mes de diciembre.

Atención al cliente personalizada para los cursos del CEJ

Así pues, el CEJ ha lanzado un contrato para la búsqueda de una empresa que se encargue de la “prestación del servicio de atención a los usuarios de la plataforma online del Centro”.

Una tarea que conlleva, por un lado, dar servicio de soporte técnico a la plataforma de cursos «online» del CEJ. También la “resolución de incidencias derivadas de la utilización de los sistemas de información”.

Sin embargo, este contrato también incluye un segundo servicio, más enfocado a los estudiantes del CEJ. “Un Centro de Atención a Usuarios que atienda y resuelva las dudas y problemas de aquellos que usen las plataformas ‘online’” del CEJ. Plataformas que consisten en el campus virtual Moodle, la sede virtual, y la plataforma de gestión de becas.

Una atención personalizada que no sólo contempla la resolución de problemas o dudas informáticos, sino también sobre el funcionamiento de los cursos del CEJ. 

Así pues, también la empresa contratada deberá ofrecer información acerca de “la gestión de los cursos, alumnos, profesores, configuración de los calificadores, permisos y perfiles de usuario, etc”.

Una cifra que podría no alcanzar el SMI para los técnicos

Atención al cliente que tendrá dos vías de contacto. Tal y como destaca el pliego de contratación, la empresa deberá garantizar el servicio por teléfono y por email. Un servicio que estará disponible desde las 9 de la mañana, hasta las 19:00h.

Contratación por un servicio completo por el que el CEJ ofrece un importe de casi 60.000 euros. En concreto, 57.750 euros de valor estimado del contrato.

Una cifra que, sin embargo, podría acabar siendo polémica, debido a las especificaciones del CEJ. Especialmente, a la hora de estipular el número de trabajadores de este servicio. “Los licitadores deberán comprometerse a poner a disposición del proyecto, como mínimo, un equipo de trabajo constituido por 3 personas de perfil técnico” destacan en el pliego.

Una condición que pone en relieve el valor estimado del contrato. Especialmente, después de la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) hasta los 15.120 euros brutos anuales.

Una cifra que, en el caso de la contratación de 3 trabajadores, el mínimo indispensable, ascendería hasta los 45.360 euros brutos de gasto para la empresa adjudicataria. Eso, sin tener en cuenta el gasto social de la empresa por estas contrataciones.

Una cifra que, sin duda, haría difícil que la empresa obtuviese gran beneficio por este servicio al CEJ. O bien, que los trabajadores contratados no consiguieran alcanzar el SMI por su trabajo en el centro jurídico.

Cuestión de números que, sin duda, podría poner en riesgo el contrato licitado por el CEJ y, por tanto, su servicio de atención al estudiante.

Noticias Relacionadas:
Lo último en Mundo Judicial