Las ESTRICTAS NORMAS protocolarias de LESMES

Las ESTRICTAS NORMAS protocolarias de LESMES

|
20/5/2015 00:00
|
Actualizado: 20/5/2015 00:00
|

El presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Carlos Lesmes, no deja de sorprender a los miembros de la carrera judicial, en esta ocasión, por cuestiones protocolarias, a las que siempre les da una enorme importancia.

Nadie entiende que para un acto como la presentación de un libro, en la sede del CGPJ, tengan que confirman su asistencia una semana antes y, mucho menos, que los invitados tengan que llegar con veinte minutos de antelación.

Este acto en cuestión es «presentación del libro homenaje a don Francisco Javier Delgado Barrio “El juez de Derecho Administrativo”, como reza en la barroca invitación.

«Ni que fuera una recepción en Zarzuela», comentan algunos de los invitados al acto. «Tanta previsión para que luego te coloquen donde quieran», señalan otros. «Demasiado boato para un acto».

Y es que Lesmes, y su equipo, encabezado por su Jefe de Protocolo, Camilo Sigmal García, quién también ocupó este puesto en el Ministerio de Justicia con Alberto Ruiz Gallardón, no reparan en cuidar al mínimo los detalles protocolarios de todos los eventos de ambas instituciones, incluso por encima del acto en sí.

Nunca ninguno de los 8 anteriores presidentes del CGPJ, le dieron tanta importancia a esto del Protocololo. 

Parece ser que las formas, las apariencias, son lo más importante. Con ello hacen buena la Teoría de las Apariencia del filósofo Gustavo Bueno, quien sostiene que  «una cosa es la realidad y otra, muy distinta, la realidad percibida (el mundo de las apariencias).

Y recuerdan la obsesión por el protocolo que tenía Carlos II, «el hechizado«, el último monarca de la dinastía de los Austrias, que utilizaba el protocolo a modo de burladero, para engrandecer su figura y poner distancia con aquellos que querían tener acceso a él. 

Y es que, ya se sabe, como decía aquel, «el Protocolo no es más que la administración de las vanidades ajenas».

Pues eso, ¡por apariencias que no quede!

[[{«type»:»media»,»view_mode»:»media_large»,»fid»:»30550″,»attributes»:{«alt»:»»,»class»:»media-image»,»height»:»312″,»typeof»:»foaf:Image»,»width»:»480″}}]]

Noticias Relacionadas: