PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

El Defensor del Pueblo intensifica las inspecciones a centros de privación de libertad en 2016

|

El Defensor del Pueblo ha presentado el séptimo informe anual del Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura (MNP), competencias que tiene esta entidad desde que las Cortes Generales las aprobara en el 2009. Los datos señalaban que realizó 101 visitas a lugares de privación de libertad y efectuó 352 resoluciones, en 2016, frente a las 62 del 2015.

Además, se incrementaron las visitas de seguimiento para comprobar el cumplimiento de las recomendaciones realizadas en las anteriores e identificar si existen deficiencias.

PUBLICIDAD

El Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura se ha constituido como una unidad independiente dentro de la estructura orgánica del Defensor del Pueblo. Cuenta con un grupo de trabajo autónomo y un Consejo Asesor integrado por la Defensora del Pueblo, los dos adjuntos del Defensor del Pueblo y por un máximo de 10 vocales: un vocal a propuesta del Consejo General de la Abogacía Española, otro designado a propuesta de la Organización Médica Colegial, un tercero a propuesta del Consejo General de Colegios Oficiales de Psicólogos de España.

PUBLICIDAD

Este Consejo Asesor también tiene  dos representantes de instituciones con las que el Defensor del Pueblo tuviera suscritos convenios de colaboración, y, finalmente, cinco vocales, que serán designados de entre las candidaturas que, a título personal o en representación de organizaciones o asociaciones representativas de la sociedad civil, se presenten al Defensor del Pueblo.

En dicho informe se indica que después del centenar de visitas de inspección a lo largo del 2016  se han dirigido 352 resoluciones a las administraciones -12 recomendaciones, 336 sugerencias y 4 recordatorios de deberes legales-. También se indica que la propia administración aceptó el 88% de las resoluciones.

PUBLICIDAD

El MNP inspeccionó centros situados en toda España. Se visitaron comisarías del Cuerpo Nacional de la Policía, cuarteles de la Guardia Civil, comisarías de la Policía local, de la Policía autonómica, calabozos de edificios judiciales, salas de inadmitidos y de solicitantes de asilo en puestos fronterizos, centros de internamiento de extranjeros, centros penitenciarios, centros para menores infractores, centros sociosanitarios, traslados de extranjeros y unidades de custodia hospitalaria.

En esas visitas, se ha examinado el trato y las condiciones de las personas privadas de libertad y comprobar que se garantizan sus derechos fundamentales, mantiene entrevistas individuales y reservadas con las personas internadas, con la dirección y el personal de los centros visitados, y examina instalaciones, registros y documentación, y sistema de videovigilancia. Además, se han intensificado las relaciones con grupos sociales y organizaciones no gubernamentales que prestan asistencia en los centros.

El Defensor del Pueblo, que ha estado al frente de alguna de estas visitas, valoraba  positivamente la actitud de colaboración que ha encontrado por parte de los funcionarios así como de las organizaciones no gubernamentales (ONG) en todos los centros visitados.          

PUBLICIDAD

Actuaciones relevantes

En 2016, se visitaron los módulos de régimen cerrado en centros donde se aplican criterios de máxima seguridad de acuerdo con la normativa penitenciaria.

Como se explica en la presentación del informe: “En los lugares de privación de libertad de corta duración se ha observado, principalmente, cómo se aplican las nuevas normativas que afectan a los detenidos (reforma de la Ley de Enjuiciamiento Criminal (LECRIM), que entró en vigor a finales de 2015, e instrucciones de la Secretaría de Estado de Seguridad sobre condiciones en las que se desarrollan las detenciones)”.

PUBLICIDAD

En los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE), las visitas se han dirigido a comprobar el estado de las instalaciones, procurar la ampliación de la cobertura sanitaria, así como las zonas de esparcimiento, el aumento de material deportivo y de ocio, así como la presencia de ONG que prestan ayuda en estos centros y, siempre, cumplir con el Reglamento de los CIE.

El Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura de España, como órgano independiente, lleva a cabo un sistema de visitas periódicas a los lugares en que se encuentran personas privadas de libertad con el fin de prevenir la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes.

Su actuación se basa en realizar   inspecciones regulares, no anunciadas, a centros de privación de libertad de acuerdo con lo establecido en los artículos 1 y 19 a) del Protocolo Facultativo. Realización de actas de inspección e informes, de acuerdo con lo establecido en el artículo 23 del Protocolo Facultativo.

Otra cuestión que puede hacer es ofrecer recomendaciones a las Autoridades de acuerdo con lo establecidas en el artículo 19 b) del Protocolo Facultativo. Realización de propuestas y observaciones acerca de la legislación vigente o de los proyectos de ley en la materia, de acuerdo con lo establecido en el artículo 19. c) del Protocolo Facultativo.

El MNP recoge anualmente su actividad en un informe que presenta ante las Cortes Generales y ante el Subcomité para la Prevención de la Tortura de Naciones Unidas, con sede en Ginebra.

PUBLICIDAD