PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

La ACB recurrirá la sanción de 400.000 euros impuesta por la CNMC ante la Audiencia Nacional

|

La Asociación de Clubes de Baloncesto (ACB) recurrirá la sanción de 400.000 euros impuesta por  de la Comisión Nacional de Mercados de la Competencia (CNMC), al considerar que atenta contra la capacidad auto-organizativa de las ligas profesionales, reconocida en el Tratado de Funcionamiento de la UE y la jurisprudencia europea, y que no tiene precedentes en Europa ni en el resto del mundo.

Desde esta entidad deportiva se pide a la propia CNMC claridad jurídica en determinados aspectos de ese fallo y se indica que el martes18 de abril habrá una reunión entre los clubes para tratar este tema. Recurrir la sanción supone que se paralice el expediente sancionador hasta que la Audiencia Nacional decida en via contenciosa administrativa, aunque obligue a la ACB a que deposite un aval por la cantidad reclamada.

Los acontecimientos se sucedieron este pasado miércoles. A primera hora de la tarde se recibía el fallo de la CNMC que ponía colofón al expediente sancionador  abierto  desde  octubre de 2015,  contra la ACB, tras estudiar la denuncia presentada por el Club Baloncesto Tizona, S.A.D.

En este sentido, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) sancionaba a la Asociación de Clubes de Baloncesto (ACB) con una multa de 400.000 por una infracción única y continuada de lo dispuesto en el artículo 1 de las Leyes de Defensa de la Competencia vigentes durante la comisión de la infracción (Ley 16/1989 y Ley 15/2007, LDC).  (S/DC/0558/15/ACB)

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Contra esta resolución no cabe recurso alguno en vía administrativa, pudiendo interponerse recurso contencioso-administrativo en la Audiencia Nacional en el plazo de dos meses a contar desde el día siguiente al de su notificación.

CONFILEGAL contactaba esa tarde con la ACB para conocer la opinión de la Asociación de Clubes de Baloncesto. Reuniones y estudio del fallo pero se nos indicaba que estuviéramos pendiente al comunicado de prensa que esta entidad iba a emitir.  Al final de la tarde recibíamos dicha nota de prensa que aclara la postura de la ACB, sobre esta cuestión.

En ese comunicado se justificaba el proceder hasta ese momento de la Asociación de Clubes y lejos de ser desproporcionadas y discriminatorias desde 1991 las condiciones para que los clubes de baloncesto tengan derecho a ascender de la Liga Liga LEB Oro a la Liga ACB por méritos deportivos, se insiste en que la implantación de una cuota de entrada y del fondo de regulación de ascensos y descensos fue consensuada con la Federación Española de Baloncesto (FEB) en el convenio de Coordinación entre ambos organismos.

PUBLICIDAD

También se subrayaba que este  Convenio de Coordinación tiene amparo en la Ley del Deporte y el Real Decreto sobre Federaciones Deportivas y  ha sido a su vez visado por el Consejo Superior de Deportes (CSD).

Al mismo tiempo se dejaba constancia que en 1991 se negoció un Convenio con la FEB que incluía una modificación de los Estatutos de la ACB para condicionar el acceso a la Liga ACB al pago de una cuota de entrada y el importe de esa primera cuota de entrada. Ese Convenio fue visado por el CSD, que debía aprobar además la modificación estatutaria para exigir la cuota de entrada.

En 1992, la ACB propuso por escrito a la FEB y al CSD incrementar el importe de la cuota de entrada y tanto la FEB como el CSD mostraron su acuerdo por escrito, y este último además informó que la abogacía del estado lo consideraba ajustado a derecho.

PUBLICIDAD

Desde entonces, el ajuste de la cuota de entrada ha sido incluido en los Convenios de 1996, 2001 2005 y 2008, que se encuentra prorrogado por ambas partes.

PUBLICIDAD

 Desde la ACB se insiste en que se ha operado con este modelo durante 27 años y es reconocida como la segunda mejor liga nacional del mundo, solo por detrás de la NBA, una liga cerrada que exige una cuota de entrada multimillonaria cuando acepta la compraventa de un club o aumenta el número de clubs participantes.

Se justifica la existencia de una cuota de entrada y de un fondo de ascensos y descensos es, a su vez, un elemento esencial del modelo económico solidario de la ACB, en el que se gestionan ingresos y gastos centralizados y se reparte el excedente conforme a un modelo solidario, de forma que los clubes con menor potencial de ingresos reciben cantidades relevantes a través de gastos centralizados y un reparto solidario.

Y se explica que un club que adquiere una plaza en la Liga Endesa mediante ascenso se convierte en socio de la Asociación a igual efecto que clubes que llevan desde 1982 trabajando en el crecimiento de la ACB hasta el momento actual, con contratos de patrocinio, televisión y otros conceptos que aportan 30 millones de ingresos en la temporada 2016-17.

Necesidad de cuota de entrada para mantener equilibrio modelo económico

Un dato que se destacaba en el citado comunicado es que si un club accede a los beneficios y repartos económicos de la ACB sin haber satisfecho una cuota de entrada acorde a las inversiones realizadas por los otros clubes de la Asociación, el perjuicio respecto a éstos será enorme.

PUBLICIDAD

 Según un estudio de la consultoría Dentsu Aegis para la ACB y aportado al expediente de la CNMC, el valor de una plaza en la Asociación de Clubes es de un promedio de 22.242.107€.

Respecto a los descensos la propia nota de la Asociación de Clubes explica que el Fondo de Ascensos y Descensos ( FRAD ) se paga entre clubes (lo aportan los equipos que ascienden y reciben los que descienden, sin beneficio económico para la Asociación) y actúa de forma amortiguadora en caso de descenso de un club a una categoría inferior, ayudando a su estabilidad económica.

Desde la ACB se recuerda que el FRAD equivale a una Seguridad Social en el ámbito asociativo y su abono nunca había sido cuestionado hasta ahora. Su eliminación tendría efectos muy negativos para los equipos que ascendieran y posteriormente acabaran sufriendo un descenso deportivo.

Como puede verse dos posturas enfrentadas, la de Competencia y la propia ACB. En la próxima reunión del martes los propios clubes fijarán una estrategia a seguir. Habrá que ver también cuál es la postura del Consejo Superior del Deporte (CSD) y Federacion Española de Baloncesto (FEB) que aún no han comentado nada al respecto y que deben suscribir con la ACB un nuevo convenio de coordinación, similar al último del 2008 que se ha ido prorrogando por falta de acuerdo entre las partes.