PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

CEMIN edita un cómic que ayuda a entender a lo más jóvenes las consecuencias de las rupturas familiares

De izquierda a derecha, Vicente Ibáñez Valverde, Ángel-Luis Campo Izquierdo, Gerardo Rodríguez-Acosta Gómez y Mercedes García-Vilanova Comas. 
|

Este pasado viernes la Confederación por el Mejor Interés de la Infancia (CEMIN) presentó una Campaña de sensibilización y protección de la Familia y la Infancia en la sede de Cruz Roja de Madrid que tiene como centro el comic titulado «Marta y Pablo tienen que ir al Juzgado», el cual está dirigido a niños y adolescentes que, por el conflicto familiar de sus padres, se ven abocados a acudir al Juzgado.

El acto conto con la asistencia de Félix Barajas, subdirector general de las Familias del Ministerio de Sanidad, y Carmen Sánchez, jefa de área.

PUBLICIDAD

También estuvieron presentes Vicente Ibáñez, psicólogo del equipo psicosocial del Juzgado de Primera Instancia 75 de Madrid, Ángel Luis Campo, magistrado de la Audiencia Provincial de Asturias, José Aguilar, artista autor del comic, Gerardo Rodriguez-Acosta presidente de CEMIN, y Mercedes García-Vilanova, abogada de Familia y secretaria general de esta entidad.

PUBLICIDAD

Rodríguez-Acosta, que también es mediador familiar del ICAM, explica que “a través de los miedos y preocupaciones de Marta y de Pablo, los niños encontrarán respuestas a sus propias preocupaciones e inquietudes, sirviendo simultáneamente de guía a los padres para ayudar a sus hijos en esta situación”.

El proyecto del comic es una iniciativa pensada hace ya tiempo “su antecedente es otro centrado a los más jóvenes sobre los puntos de encuentro familiar que en su día funcionó muy bien”.  Para este jurista, niños y adolescentes no entienden el mundo de los adultos y situaciones como “la separación o divorcio y sus consecuencias. Eso hace que vayan con mucha ansiedad cuando se les requiere para algún trámite judicial relacionado con la misma”.

PUBLICIDAD

Rodríguez-Acosta también considera que muchos adultos no acaban de entender la nueva situación que surge de la separación.

Este comic que ha sido financiado desde el Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad se ha convertido pues “en un vehículo para que los más jóvenes entiendan el nuevo marco de muchas familias tras la ruptura familiar. Una última reunión con la Defensora del Pueblo, Soledad Becerril, ayudó a poner en marcha esta iniciativa que se ha gestado durante los dos últimos años”, indica nuestro interlocutor. La creación de esta publicación generó intensos debates en la asociación de cara a ver cúal era el enfoque final del mismo. “Son doce páginas muy bien aprovechadas donde hemos recopilado lo más interesante”.

El autor del cómic es José Aguilar, y estuvo presente en el acto.

El presidente de CEMIN avanza que este comic será el primero de otros “la idea es hacer otro sobre mediación y un tercero sobre acoso escolar. Al mismo tiempo, la obra de teatro que se ha representado en Málaga sobre violencia de género y sus causas vendrá a Madrid y se estrenará a primeros de junio en el Instituto Beatriz Galindo”, señala nuestro interlocutor.

PUBLICIDAD

Durante el mes de mayo CENIM, entidad que agrupa a diferentes interlocutores sociales y jurídicos alrededor del menor desde los doce años de vida, se hará una notable campaña de difusión en todas las Comunidades Autónomas a través de cada coordinador en cada una de ellas.

Hay que recordar que las demandas de disolución matrimonial descendieron casi un 7,8 por ciento el año pasado respecto a las de 2015, según los datos del Consejo General del Poder Judicial que se dieron a conocer recientemente.

PUBLICIDAD

La caída fue tanto de las demandas de divorcio -se presentaron 114.019, un 7,6 por ciento menos- como las de separación -5.840, un 11,5 por ciento menos que el año antes-, ya fueran litigiosas o de común acuerdo.

Canarias y la Comunidad Valenciana son las dos autonomías en las que se separaron más parejas durante 2016, mientras que Castilla y León fue donde menos.

Del total de demandas de divorcio presentadas, 67.189 fueron consensuadas, con una disminución interanual del 8,5 por ciento, y 46.830 contenciosas, un 6,3 por ciento menos que el año anterior. En cuando a las demandas de separación, 3.912 fueron de mutuo acuerdo -un 15,3 por ciento menos- y 1.928 no consensuadas -una disminución interanual del 2,6 por ciento-.

El cómic describe todo el procedimiento de una forma clara y divulgativa.

Además, en 2016 se registraron 159 demandas de nulidad matrimonial, frente a las 216 del año anterior.

La presentación del cómic fue efectuada por su autor, el dibujante José Aguilar García, que explicó cómo había sido el proceso de creación de la historia, de los personajes, y el sentido de las viñetas más significativas. Aclaró que el objetivo de este cómic era tranquilizar a los niños cuando se ven abocados a acudir al juzgado, tanto para someterse a la prueba del Equipo Técnico como para ser explorados por el juez.

PUBLICIDAD

Rodríguez-Acosta, que también es mediador familiar del ICAM, explica que “a través de los miedos y preocupaciones de Marta y de Pablo, los niños encontrarán respuestas a sus propias preocupaciones e inquietudes, sirviendo simultáneamente de guía a los padres para ayudar a sus hijos en esta situación”.

A este acto asistieron magistrados, letrados, psicólogos y trabajadores sociales, que escucharon las explicaciones del autor, debatieron sobre la descripción efectuada de cada personaje descrito en el cómic, y la utilidad del mismo para los fines previstos.

Un cómic para explicar una nueva situación que no debe ser traumática

Para Isabel Winkels, vocal de coordinación de CEMIN y presidenta de la Sección de Familia y Sucesiones del ICAM, “este cómic lo que pretende es explicar la situación a la que se enfrentan Marta, adolescente y Pablo más pequeño, cuando sus padres se separan. A lo largo de la publicación se ofrecen pautas para explicar a los más jóvenes esta nueva situación que emerge en el núcleo familiar”.

A su juicio, la decisión de separación tiene que explicarse en conjunto a los hijos “sin que exista culpabilidad de nadie ni vencedores ni vencidos. De esa forma se evita que los propios hijos puedan sentirse culpables”.

Los personajes del cómic están bien definidos y promueven la identificación con el lector al que van dirigidos.

Desde su punto de vista es fundamental “en todo este proceso de separación en una familia el papel de los abogados especializados en esta jurisdicción para acercar posturas y buscar un enfrentamiento total que no beneficia a nadie en absoluto”.

Se busca el mutuo acuerdo dialogando con la otra parte y al mismo tiempo “tranquilizando a nuestro cliente para que la situación no degenere en un conflicto mayor”, destaca. Los asistentes se llevaron ejemplares en papel del cómic, que será repartido en CAFs, casi, puntos de encuentro familiares, juzgados, centros de mediación, además de su posible descarga online en el siguiente vínculo: http://cemin.org/noticias/

No es la primera vez que CEMIN impulsa o participa en iniciativas que acercan a los menores sus derechos del modo que mejor pueden entender.  La propia Isabel Winkels; Mariola H. Quesada, Vocal de Logística y abogado de familia; y Ángel Luis Campo-Izquierdo, vicepresidente primero de la Asociación y magistrado de la AP Asturias, colaboraron en el libro “Érase una vez los Derechos de la infancia”, obra solidaria editada por Wolters Kluwer que recopila 13 cuentos escritos por juristas sobre los derechos de la Convención de Derechos del Niño.

Los beneficios obtenidos por su venta se destinan íntegramente a las entidades sin ánimo de lucro involucradas en el proyecto.