PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

La compra fallida de vivienda sobre plano, otro frente para la banca

|

Tras las cláusulas suelo y los gastos hipotecarios, la banca afronta otra oleada de demandas judiciales por la pérdida de depósitos de vivienda sobre plano, después de que el Tribunal Supremo haya abierto la puerta a miles de familias a recuperar el dinero que invirtieron en la compra de unas viviendas que nunca recibieron.

Se trata de un nuevo filón para los bufetes de abogados españoles, que esperan que podrían recibir un incremento de demandas por esta cuestión en los próximos meses en España.

PUBLICIDAD

En este sentido subrayan que tras años de bonanza económica, en 2008 la burbuja inmobiliaria estalló, dejando un reguero de empresas promotoras en quiebra y miles de personas sin dinero y sin casa.

PUBLICIDAD

Muchos de estos afectados demandaron a las promotoras para reclamar sus ahorros, y aunque las sentencias judiciales les dieron la razón, no pudieron recuperar el dinero, ya que las constructoras, en situación de quiebra, no pudieron hacer frente a las reclamaciones.

La firma Spanish Legal Reclaims (SLR), que ha emprendido una campaña para captar clientes tanto en España como en el resto de Europa, el número total de afectados podría ascender a 600.000 (180.000 de ellos británicos y alemanes, fundamentalmente) por un volumen de 17.000 millones de euros. «Es un cálculo muy conservador que da como media 28.000 euros», explica Luis Cuervo, principal directivo de SLR.

PUBLICIDAD

Cuervo indica que de los 1.089 casos recibidos en su bufete de afectados por pérdida del depósito que entregaron para comprar una vivienda sobre plano, 725 cumplen los requisitos para reclamar: de éstos, 55 casos están en fase de reclamación al banco o en proceso judicial; 15 se han admitido a trámite en juzgados de España, y otros 45 están en diligencias preliminares, reclamaciones y negociaciones extrajudiciales.

Sin embargo, en diciembre de 2015 el Tribunal Supremo hizo pública una sentencia, de la que fue ponente Francisco Marín Castán, condenando a Banco Sabadell (propietario de la antigua CAM) a indemnizar a la demandante y abría la puerta a todos los afectados a reclamar a la banca, a la que considera corresponsable de las cantidades anticipadas por los compradores a las promotoras y depositadas en las entidades financieras

Algo que ya venía reconocido en la la Ley 57/68 que promulgaba que el dinero adelantado por los compradores a un promotor debe estar consignado en una cuenta, cubierto por un seguro y separado de cualquier otro fondo del promotor, que sólo podrá disponer de él para la construcción de las viviendas. «Para la apertura de estas cuentas o depósitos la entidad bancaria o caja de ahorros, bajo su responsabilidad, exigirá la garantía», añade la norma.

PUBLICIDAD

«La sentencia dice que el banco estaba obligado a proteger el dinero y que si no lo hizo, entonces es responsable», explica el abogado Luis Cuervo, consejero delegado del bufete barcelonés Spanish Legal Reclaims.

Y señala que las personas que quieran reclamar ahora el dinero perdido a la banca han de cumplir tres requisitos: demostrar la relación contractual con el promotor, el ingreso de la cuantía anticipada a una cuenta bancaria del promotor y el hecho de que la propiedad nunca fue entregada.

PUBLICIDAD

«Todo aquel que perdió su dinero y lo puede acreditar tiene ahora la posibilidad real de recuperarlo», subraya Cuervo.

Este abogado considera que las reclamaciones por esta problemática pueden tener una magnitud incluso mayor que las vinculadas a las cláusula suelo o los gastos de la hipoteca.

«La sentencia abre la puerta de par en par a recuperar el dinero perdido, pero la gente ha de entenderlo y creerlo», señala Cuervo, que lamenta que muchos afectados recelan de la justicia porque se han sentido «maltratados en los tribunales anteriormente».

«Pero ésta es la buena, esto no es más de lo mismo, esto es como meterle trece goles al Madrid», remarca el máximo responsable de Spanish Legal Reclaims.

Según ha informado la asesoría en un comunicado, hasta el momento han atendido a más de un millar de clientes afectados por la venta fallida de viviendas sobre plano, un 75 % de los cuales son británicos, mientras que el 10 % son españoles, el 6 % alemanes y el 9 % restante de otros países como Holanda.

PUBLICIDAD

La cuantía media que reclaman los clientes de este bufete se sitúa en 107.000 euros, intereses incluidos.

Las personas que perdieron el dinero invertido en la compra de pisos sobre plano tienen de plazo para reclamar hasta el 7 de octubre de 2020.