PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

¿Qué efectos laborales pueden generar en los expatriados el Brexit?

Evelyn García (AIAL y KAYROS INSTITUTE), Eva Derqui (OHL), David Serrano (AGBAR) y Maite Rivero (ACCENTURE).
|

El Brexit sigue generando motivos de preocupación y de debates en el mundo empresarial. Hace unos días la Asociación de Expertos en Movilidad Internacional (AIAL) y PONS Gestoría celebraron un encuentro dirigido a profesionales de Recursos Humanos y el Derecho para analizar las consecuencias migratorias del Brexit.

 

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

La jornada, a la que asistieron más de 70 profesionales en la sede de la Fundación PONS, también contó con una mesa redonda donde empresas como ACCENTURE, OHL y AGBAR analizaron el impacto y las medidas que están llevando a cabo ante la llegada de estos escenarios a la gestión del movimiento internacional de trabajadores en Reino Unido, con especial atención a la figura de sus expatriados. 

La apertura de la jornada contó con Raquel Navares, directora General de la Gestora PONS, y Santiago Sánchez-Mariscal, presidente de AIAL, los cuales coincidieron en señalar la oportunidad del encuentro ante la “magnitud” del reto para las empresas y sus responsables de Recursos Humanos que presentan los posibles escenarios que ofrece el Brexit.

En la actualidad, 3,16 millones de europeos viven y trabajan en Reino Unido y más de 1,2 millones de británicos residen en otro país comunitario.

PUBLICIDAD

Tras la bienvenida, Joaquín Pereira, secretario General AIAL y encargado de conducir la jornada, presentó a Carmen Cruz, directora de Cuentas Estratégicas en EMS y presidenta de la Comisión Internacional de Derecho Migratorio de AIAL, que señaló que “es muy difícil predecir en este momento qué pasará, la única certidumbre es que a partir de esa fecha ha comenzado el periodo de 2 años para negociar la salida”.

E indicó que “hasta que no finalicen las negociaciones el Artículo 45 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea y sus normas de desarrollo, seguirán aplicándose tanto a ellos como a los ciudadanos que se desplacen durante ese periodo. Si no hay acuerdo ni el plazo se extiende, Reino Unido pasará a depender de las reglas de la Organización Mundial de Comercio. El reloj de los dos años se ha puesto en marcha”, concluyó.

PUBLICIDAD

Crear los llamados Estados Unidos de Europa

Por su parte, Evelyn García, socio director en KAYROS INSTITUTE y vicepresidente de AIAL recordó que la actual situación migratoria responde a un cambio más profundo, derivado de los cambios geopolíticos y tecnológicos de las últimas décadas, “si bien ahora es cuando las Compañías y los Responsables de Movilidad Internacional estamos afrontando las consecuencias políticas y migratorias de esta profunda transformación”.

PUBLICIDAD

Para García “desde este punto de vista, España es un oasis en Europa, la globalización nos ha beneficiado y somos el país más europeísta de la Unión, pero si queremos competir con grandes potencias demográficas, los países de la Unión Europea individualmente somos demasiados pequeños salvo Alemania. La única solución son unos Estados Unidos de Europa, con lo que ello implica a nivel económico y migratorio”

Maite Rivero, responsable Regional de Estrategia de Impuestos Personales e Inmigración en Accenture , señaló que tanto para las multinacionales que operan basadas en la gestión del talento a nivel internacional, así como para los profesionales involucrados en los desplazamientos al extranjero, este nuevo contexto “supone grandes retos ante los cambios frecuentes en la normativa que se vuelve cada vez más restrictiva o incertidumbres en los posibles escenarios a futuro como el Brexit”.

Para Rivero “En este contexto, la preparación y actualización constante, la participación en foros como AIAL y el intercambio de conocimiento se han convertido en una herramienta clave para los expertos de movilidad internacional, a fin de poder proporcionar una visión y asesoramiento global que permita tomar medidas estratégicas exitosas a medio y largo plazo en la gestión de los negocios internacionales”, concluyó la representante de la consultora.

En ese sentido se pronunció Eva Derquí, de Global Mobility Manager en OHL Construcción, quien puso sobre la mesa la “inquietud e incertidumbre” sobre los derechos sociales que el Brexit puede generar, “especialmente en lo que a pensiones y cobertura sanitaria se refiere, a los que hay que unir la seguridad sobre la cobertura sanitaria y la facilidad para generar, obtener y percibir la prestación por desempleo aunque se produjera un desplazamiento del beneficiario”.

Salvo que la Unión Europea y el Reino Unido alcancen un acuerdo en estos términos, Derquí recordó que con el Brexit tales derechos “pueden dejar de estar asegurados”

PUBLICIDAD

¿Cómo fidelizar el talento con el Brexit?

Entre las consecuencias a medio plazo más preocupantes del Brexit está la complicación de localizar y asignar Talento a UK. La responsable de OHL destacó que los profesionales de Movilidad Internacional como Agentes Estratégicos en la Internacionalización de sus empresas “deben ser los actores referentes en la propuesta e implantación de las primeras medidas de adaptación y comunicación de sus políticas en este momento de incertidumbre”.

Cumplimiento y entorno laboral

A continuación, Jaime Juárez, del Departamento PONS Compliance, puso en valor la importancia de poner en marcha sistemas de gestión y prevención de la responsabilidad penal ante la comisión de delitos en el ámbito laboral desde una perspectiva global.

Al mismo tiempo, Juárez señaló las áreas del ámbito de recursos humanos donde más incidencia tienen las políticas de Compliance, como son la inmigración, la Seguridad Social, las relaciones laborales, las relaciones sindicales así como la gestión de la seguridad en el trabajo y la salud. Por último, el representante de PONS quiso destacar, más allá del riesgo penal, el “enorme impacto reputacional” que tiene la decisión de no aplicar programas de prevención de delitos en la empresa.

Nueva directiva comunitaria traspuesta e materia de desplazamiento de trabajadores

Por su parte, David Serrano, head of Global Mobility en SUEZ (AGBAR), aprovechó la ocasión para recordar que el pasado día 26 de mayo se publicó en el BOE el Real Decreto-Ley 9/2017, mediante el cual, el Gobierno español trasponía a su legislación interna la Directiva comunitaria 2014/67/UE, modificando así la Ley 45/1999, de 29 de noviembre, sobre desplazamientos de trabajadores en el marco de una prestación de servicios transnacional.

Para Serrano, la trasposición de la mencionada Directiva “refuerza la aplicación práctica de las normas sobre desplazamiento de trabajadores en materia de fraude, elusión de las normas o intercambio de información entre Estados miembros, a la vez que establece más requisitos a las empresas que desplazan o reciben altos volúmenes de empleados, todo ello con el fin de facilitar la transparencia de la información y las infracciones”.