PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

¿Adiós a la barrera del idioma en los procesos de selección de los bufetes?

"Pilot" es un El auricular inteligente capaz de traducir idiomas en tiempo real sin conexión a internet.
|

En las dos últimas décadas, gracias a la globalización se han roto muchísimas barreras entre países, empresas y consumidores. Sin embargo, había una que para solventarla y poder afrontarla era necesario el trabajo y esfuerzo. Hablo de la barrera del idioma.

Con la creciente internacionalización de las grandes firmas de abogados, la creación de los “German, French, Asia-Pacific, Indian, Italia y US Desks” principalmente, y la generalización de internships y traineeships en multinacionales y organismos públicos, el manejo del inglés se hizo imprescindible, al igual que empezar a dominar otros como el francés y alemán.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Es por ello que puede que estemos ante unos de los hechos que revolucionen estas exigencias o que haga que se prioricen otras por encima de las citadas. Se llama “Pilot” y viene para quedarse. Diseñado por Wawerly Labs y teniendo como modelo de financiación un crowdfunding, necesitando la cifra de 75.000 dólares, ha recaudado más de cuatro millones.

En estos próximos meses, antes de que termine el año, saldrán a la venta las primeras 25.000 unidades. En la reserva de unidades, la empresa ha conseguido alcanzar la cantidad de 5 millones de dólares en pedidos. Podrá traducir francés, italiano, portugués, español e inglés, y en un futuro muy próximo se espera que alemán, hebreo, árabe y eslavo entre otros. El precio de salida se sitúa en 250 dólares, que corresponden a 211 euros.

Las expectativas de Pilot son incontables, y en América ha generado una expectación sin precedentes, dado su sencillo funcionamiento y traducción simultánea que plantea -teniendo apenas que esperar un par de segundos-. Podrá funcionar con datos móviles, pudiendo compartirlos desde un móvil, y en las próximas tandas de unidades se espera que el usuario lo utilice sin la necesidad de internet.

PUBLICIDAD

Es verdad que al principio, las primeras unidades, no tendrán una traducción perfecta -tal y como señaló la responsable de marketing y comunicaciones, Marion Guerreiro-. A pesar de ello, un lenguaje jurídico correcto a nivel técnico no tardará mucho en hacer aparición. ¿Podría ello suponer que las grandes firmas de abogados y multinacionales dieran una vuelta de tuerca en sus procesos de selección?

En general, en el área de recursos humanos de los grandes bufetes españoles se demandan tres habilidades y cualidades, bien diferenciadas, en el perfil del aspirante: un gran conocimiento jurídico, un buen dominio del inglés y habilidades ad extra como el trabajo en equipo, ser extrovertido, tener iniciativa y ser responsable.¿Seguirá siendo ese segundo pilar, el conocimiento de idiomas, un elemento diferenciador y muy apreciado por encima de otros? El tiempo lo dirá.

PUBLICIDAD

Dado que aún no tenemos esta herramienta en nuestras manos para comprobar su eficacia o empezar a vislumbrar los cambios que puede sugerir, propongo dos ejemplos para tratar de asimilar los cambios que empezarán a darse.

PUBLICIDAD

Cuando un cliente de Londres acuda a una firma de abogados española, se le ofrecerá este pinganillo y escuchará a su abogado en un inglés que no le es extraño, con una pronunciación inglesa, como de casa. Y el abogado podrá sentirse más cómodo, escuchando a su cliente en español y concentrándose en la parte técnica jurídica.

Otra situación, podría ser aquella en la que se invite a un profesor de una universidad americana, y este de una conferencia en su idioma, mientras que todo el aulario lo escucha en español a través de este pinganillo… Toda una revolución que está por venir.