PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

“La doctrina Maza”, elemento clave en el desarrollo del cumplimiento normativo

Manuel Marchena, presidente Sala Segunda supremo, María Ángeles Villegas del Gabinete Técnico del Supremo; Alain Casanovas, moderador; Carlos Gómez-Jara, preparador de la tesis de Maza y Miguel Ángel Encinar del Gabinete Técnico del Supremo.
|

Tendría que haber sido el ponente inaugural de este III Congreso Nacional de Compliance celebrado este jueves organizado por Thomson Reuters Aranzadi y Asociación Española de Compliance (ASCOM) pero en aquel  fatídico viaje de trabajo a Argentina, José Manuel Maza, en aquel momento fiscal general del Estado, tuvo una complicación de salud que le causó la muerte para sorpresa de todos. Sin embargo su herencia, la llamada “doctrina Maza”, en materia de cumplimiento normativo parece haberse consolidado.

Como homenaje a su figura de jurista intachable y profesional integro juristas y compañeros suyos como Manuel Marchena, presidente de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo;  los magistrados y letrados Miguel Ángel Encinar y María Ángeles Villegas del Gabinete técnico penal del Tribunal Supremo y Carlos Gómez Jara, socio fundador de Corporate Defensa, subrayaron la herencia que deja moderados por Alain Casanovas, socio de Compliance de KPMG Abogados.

PUBLICIDAD

En su intervención Marchena, recordó que “Maza fue un converso del cumplimiento normativo, de ahí con posterioridad sus tesis de defensa de la responsabilidad penal de las personas jurídicas fueran encendidas y apasionadas”. Para este jurista, compañero del homenajeado en la Sala Segunda del Supremo “era un jurista humilde, inteligente, bueno y de planteamientos flexibles”.

PUBLICIDAD

De su trato en el Supremo recordó “su disponibilidad a aceptar los juicios de los demás e implantar la metodología Maza. Siempre estaba abierto a escuchar opiniones contrarias a las suyas e incluso en el turno de intervención en los Plenos a hablar de los últimos para asi, según nos decía argumentar mejor sus decisiones”.

Y recuerda cuando fue ponente de la sentencia 154/2016 que generó criterios discordantes entre los quince magistrados que componen el Pleno. “Pero fue el inicio de la doctrina de compliance que ahora existe en España”.

PUBLICIDAD

En este sentido, “aquel fallo contó con un voto particular de Cándido Conde-Pumpido, al que se adhieren otros seis magistrados, de los quince Magistrados que conforman el Pleno. Realmente las tesis de Maza en esa primera sentencia sobre el cumplimiento normativo, quien comete delito y cómo puede eximirse se han consolidado en otros fallos y sobre todo  en la sentencia 668/2017 de 23 de octubre. José Manuel ya no está con nosotros pero la doctrina Maza está más vigente que nunca”; apuntó.

Hablar de la doctrina Maza supone para Alain Casanovas “dejar claro que las personas jurídicas son autónomas de las personas físicas a la hora de cometer delitos. Junto a ello, el cumplimiento normativo es un elemento que determinará el nivel de diligencia de las empresas y su culpabilidad.  De la misma importancia es la cultura ética de las empresas. A lo largo del resto de sentencias de la Sala Segunda se ha ido perfilando la citada doctrina perfilando el llamado delito corporativo como autónomo”.

Un profesional que no dejaba indiferente a nadie

Por su parte María Ángeles Villegas, uno de sus colaboradores más estrechos en el Supremo, recordaba la figura de este insigne jurista “Creo que no hay mejor homenaje como esta mesa redonda en la que estamos hablando sobre la responsabilidad penal de las personas jurídicas, un tema que le mantuvo bastante interesado en los últimos años”. Y recordó que un profesional como José Manuel Maza nunca dejaba indiferente a nadie.

PUBLICIDAD

Sobre su relación profesional recordó que “ te hacía sentir importante, una persona generosa que siempre compartía las ideas con humildad y te hacía partícipe de sus ideas sin posiciones radicales. Lo que más me llamo la atención es que siempre estaba disponible para los demás. Fue un honor que en su tesis doctoral sobre las personas jurídicas hubiera una cita sobre algún trabajo mío”, subrayó.

Por su parte, Miguel Ángel Encinar, otro colaborador suyo del Supremo, también tuvo palabras para glosar la figura del jurista desaparecido “Siempre estaba abierto a muchas iniciativas y cuando pasaba por el Gabinete Técnico del Tribunal Supremo te hacía partícipe de sus proyectos. De esa forma surgió un trabajo conjunto en el que colaboré sobre medicina forense”.

PUBLICIDAD

En opinión de Encinar “Maza demostró su generosidad en el trabajo, una actitud que como todos sabemos le costó la vida recientemente en el último de los viajes de trabajo que realizó hace unos días. Un profesional abierto a sus colaboradores y respetuoso con los comentarios que recibía de ellos que muchas veces tenia en cuenta”. De su faceta de seguidor del Atlético de Madrid también habló este experto “siempre había discusiones cordiales sobre el fútbol porque el Atleti era uno de sus pasiones”.

Para Carlos Gómez-Jara, abogado y socio responsable de Corporate Defense, señaló la categoría del jurista homenajeado “Era una persona excepcional y única que con 62 años tuvo la gallardía de preparar su tesis doctoral sobre la responsabilidad penal de las personas jurídicas, al mismo tiempo que ejercía en la Sala Segunda de lo Penal del Supremo”. En este trabajo recordaba emocionado como el propio Maza era comprensivo con algunas anotaciones rojo que su director de tesis le hacía.

En opinión de este jurista  “hay que darse cuenta que lo más complicado de una tesis doctoral es centrarla. En nuestras conversaciones hablábamos de que éste era un árbol que estaba creciendo bien, pero que por necesidad de la materia era necesario centrar muy bien el tema y evitar que nos desviásemos en temas secundarios”.

Y constata que “la verdad que la vitalidad de José Manuel le hacía explorar nuevos temas y mi trabajo en algunas ocasiones fue el explicarle que no debíamos salirnos del asunto en cuestión, siempre dentro de un clima de cordialidad”.

PUBLICIDAD