PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

15 consejos prácticos para periodistas a la hora de relacionarse con fiscales y jueces

Susana Gisbert es fiscal en la Audiencia Provincial de Valencia. Twitter: @gisb_sus.
|

El otro día leía, en estas mismas páginas virtuales, un artículo de Carlos Berbell en que daba acertados consejos a quien tuviera que tratar con periodistas, especialmente en este mundo nuestro de togas y puñetas.

Y hete tú aquí que, de inmediato, me asaltó la necesidad de darle la vuelta a la tortilla y hacer otro tanto invirtiendo el destinatario.

Esto es, atreverme a dar algunos consejillos a la recíproca.

Lo que no sé es si estarán tan acertados. Pero, en cualquier caso, ahí van:

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

No des cosas por sabidas

Muchas veces, la primera pregunta es ¿has leído tal noticia, o lo que ha publicado tal?. Error. No podemos leer todo, y empezar así parece que es pillarnos en falta si decimos que no. Y a nadie le gusta sentirse como si le hubieran pillado en un renuncio.

Mejor enfocar el tema primero y después, si procede, decir eso de “no sé si te habrá dado tiempo a leer esto”.

Si no sabes algo, pregunta

Nadie nace enseñado, así que mejor ser humilde y preguntar qué quiere decir tal o cuál término que meter la pata a la hora de redactarlo.

PUBLICIDAD

No inventes ni saques noticias de la nada

Decir cosas como que la Fiscalía está estudiando algo no deben ser noticia, porque siempre estudiamos las cosas antes de tomar una deicisón. Tampoco lo es decir que el juzgado o el fiscal investigarán tal o cual cosa cuando abren un procedimiento, porque precisamente para eso se abre.

Cuando no hay noticia, no la hay.

Facilita el camino a quien pregunta dando datos

Preguntas del tipo “qué pasó con aquel asunto de estafa a un banco de hace dos años” nos dejan con cara de pez. Es imposible recordar todos los procedimientos que lleva cada cual. Y más que imposible cuando a quien preguntas ha de manejar la información de todo el órgano.

PUBLICIDAD

Si conoces el número de procedimiento y Juzgado es lo óptimo, pero, si no,  proporciona datos como fecha concreta, nombres o algo que permita hacer la búsqueda sin convertirla en la aguja del pajar

PUBLICIDAD

No generalices

Jueces, fiscales y letrados somos personas idividuales, además de pertenecer a un cuerpo o profesión. Si te parece que la resolución de un juez es machista, no afirmes que la judicatura en pleno lo es. Y si crees que tal fiscal actuó de modo incorrecto, abstente de comentar que la fiscalía siempre comete errores. De lo contrario, ganarás enemigos eternos de un modo innecesario.

Comprende los horarios y los tiempos de los demás

Hacemos juicios, guardias y estudiamos asuntos y no podemos estar en modo de disponibilidad permanente. Como no somos periodistas, muchas veces no enendemos vuestras urgencias ni podemos acoplarnos a las mismas.

No nos hagas la pelota

Que reconozcan nuestros méritos o nos valoren es algo que gusta, pero cuando la cosa se pasa de dar jabón, se nota a la legua y nos pone en alerta. A ver qué me quiere sacar éste.

No solo cuentes lo malo

Hay quien dedica mucho espacio a supuestos errores y meteduras de pata, y jamás presta atención a las cosas que se hacen bien. Todo el mundo sabe lo del hombre que muerde al perro, pero cuando hay algo positivo también hay que darle importancia.

PUBLICIDAD

Y siempre habrás ganado puntos para la próxima vez.

Discúlpate si has metido la pata

Aunque haya quien piense que tenemos la piel muy fina, hay afrentas difíciles de olvidar. Si has cometido una de ellas, no dudes en disculparte. Tal vez no arregle el entuerto, pero no enquistará las relaciones con esa persona para siempre

Cuida la terminología

Si te dicen que no hay procesamiento porque no es un sumario,  que alguien no es imputado porque se llama investigado o que aquí no existe la libertad con cargos, no te empeñes en mantenerlo porque quede más bonito o más cinemaográfico.

No seas más papista que el Papa. Somos un poco tiquismiquis.

No tergiverses ni des lugar a malentendidos

Si das la vuelta a las palabras de alguien de modo que resulten ambiguas o le pongan en evidencia, te ganarás su hostilidad para siempre.

Mejor preguntar que quería decir y dar opción a que lo explique, aunque el artículo no quede tan llamativo.

Cuida los cargos de cada cual

Si antepones en jerarquía a un juez decano sobre un fiscal superior, por ejemplo, te habrás ganado el odio de varias generaciones de fiscales. Otro tanto ocurre si confundes magistrado suplente o en comisión de servicios con juez sustituto, y así en muchos más casos.

Asegúrate de que el orden y la jeraarquía son los correctos, así como el tratamiento.

Escucha lo que te cuenten

A veces nos enrollamos más de lo debido pero no siempre sabemos resumir.

Espera a que te expliquen y no te quedes con lo que quieres oir

No exijas, pide

Lo de que se cazan más moscas con miel que con hiel aquí también vale. Y ten paciencia.

Se puede entender la urgencia, pero a veces se cae en algo cercano al acoso.

Ni jueces ni fiscales nos comemos a nadie

Es más, y guardadme el secreto, a veces creemos que sois los periodistas quienes nos podeis zampar con patatas. Es conveniente que de una y otra parte vayamos convenientemente almorzados.

Así que, la próxima vez que desde la prensa vayas a enfrentarte con togas y puñetas, piénsalo antes.

Aunque no lo creáis, también somos humanos.