Varapalo a Ada Colau y a su intención de “remunicipalizar” el agua de Barcelona

Ada Colau en una instantánea reciente.Ada Colau, alcaldesa de Barcelona, firmó este decreto el pasado martes. EP.
|

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, recibió ayer un contundente varapalo en su intención de “remunicipalizar” la gestión del agua de Barcelona después de que en el pleno celebrado se rechazaran dos promesas emblemáticas para ella: la celebración de una consulta a los barceloneses sobre la remunicipalización de la gestión del agua y la unión de dos tranvías, el Trambesós y el Trambaix, por la Diagonal.

Colau consiguió solo 15 votos a favor y 26 en contra

Los resultados son la consecuencia de la debilidad de la alcaldesa y del grupo que la sostiene, Barcelona en Comu (BComu), que gobierna el Ayuntamiento de la capital condal con solo 11 concejales de un total de 41.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Hasta el pasado mes de noviembre hacía coalición de gobierno con el PSC, que tiene 4 concejales, pero el apoyo de este partido a la imposición del 155 condujo a la ruptura de esta coalición.

Sólo ERC -con 5 concejales- se puso de su parte.

El resto, PdeCAT -10 concejales-, Ciudadanos -5 concejales-, PSC, PP -3 concejales- e, incluso, la CUP -con 3 concejales- votaron en contra de las propuestas de la alcaldesa, que, en lo que se refiere a la remunicipalización del agua, venía rodeada de serias dudas.

PUBLICIDAD

Coalu creía haber “apuntalado” previamente la votación con la recogida de las 15.000 firmas exigidas de ciudadanos para instar al Pleno Muncipal plantear la organización de una consulta popular sobre la remunicipalización de la gestión del agua en Barcelona.

Se hizo en tres “iniciativas” ciudadanas que obtuvieron 17.840 firmas en una, 17.093 en otra y 28.700 en una tercera

Sin embargo, la recogida de dichas firmas se ha visto puesta en tela de juicio por el gran número de irregularidades que contenían; desde DNIs ilegibles hasta la inclusión de personas no empadronadas, como exige el reglamento muncipal.

PUBLICIDAD

Han sido consultas consultas plagadas de errores y defectos y realizadas sin garantías jurídicas de ningún tipo.

PUBLICIDAD

Esta circunstancia, sin duda ha influido a los grupos de la oposición, menos a la CUP que decidió no entrar en el juego de la alcaldesa argumentando que no era necesaria consulta alguna.

En consecuencia, la consulta queda aparcada sine die frente al horizonte electoral que ya ve las próximas elecciones municpales a tiro de piedra de un año.

Actualmente, es la empresa Societat General d’Aigües de Barcelona la empresa que gestiona los servicios relacionados con el Ciclo Integral del Agua, entre ellos los de suministro de agua potable y alcantarillado, tanto en la ciudad de Barcelona y los 22 municipios de su área metropolitana. Aigües de Barcelona, a su vez, es una empresa subsidiaria del Grupo Agbar.

 

PUBLICIDAD