Una resolución de la ONU impulsa las denuncias anónimas para luchar contra la corrupción en el deporte

|

El asesor de la Oficina de Deportes del gobierno italiano, Paolo Bertaccini, presentaba en unas jornadas organizadas sobre corrupción en el deporte por Transparencia Internacional España,  la resolución 7/8 de la Organización de Naciones Unidas sobre Deporte y Corrupción, presentada el 10 de noviembre de 2017 y que el 24 de mayo será llevada a la sede de la ONU en Nueva York (Estados Unidos).

Esta declaración, impulsada por la Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción (UNCAC, por sus siglas en inglés) explicita la “gran preocupación” de los países por la corrupción en el deporte y les invita a “activar elementos y herramientas” para reportar las brechas de corrupción.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Según Bertaccini, este texto provoca que los Gobiernos estén revisando sus legislaciones, lo cual ayuda mucho a los fiscales que persiguen delitos de corrupción a nivel internacional. Entre los países que más están avanzando en este ámbito señaló a España, Alemania, Francia, Reino Unido, Argentina, Brasil, Sudáfrica, Ruanda, Marruecos, Malasia, Vietnam o Japón; así como reveló que el Departamento de Estado de Estados Unidos está trabajando en ello.

“Es clave que se involucre la sociedad civil, porque en este apartado las sociedades no parecen estar muy dispuestas a ser un aliado”, reconoció el experto italiano, que manifestó que uno de los problemas es que deportistas que puedan haber colaborado en una conducta ilícita puedan ser considerados “héroes nacionales” por el público.

En dicho encuentro, Transparencia Internacional explicó su colaboración dentro del proyecto europeoAnti Match-Fixing Top Training (AMATT) en el que esta entidad participa junto a otros capítulos y socios procedentes de diferentes países del entorno europeo.  Fue Jesús Lizcano, su presidente, quien explico la enorme incidencia de la corrupción en el deporte en general y recordó los diferentes esfuerzos que TI-España está realizando en la materia, como la Comisión de Integridad y prevención de la corrupción en el deporte, o los índices de transparencia en los clubes de fútbol y las Federaciones deportivas.

PUBLICIDAD

Esta entidad creó una Comisión de Trabajo de la que forman parte Francisco Moreno, Fiscal del tribunal Supremo en el área contenciosa administrativa. Jose Juan Castro, jefe Grupo Antidopaje de la Comisaría General de la Policia Judicial. Noe de la Rubia, Jefe Grupo Amaño de partidos y corrupción de la Comisaría General de Policia.  Esperanza Bernal, responsable de cumplimiento normativo de la Liga de Fùtbol Profesional, Beatriz Saura, abogada experta en derecho penal y económico o Jaime Lissavetky del Comité Internacional Antidopaje y ex Secretario de Estado para el Deporte.

En el documento que han elaborado organizado en ocho temáticas, hay uno específico sobre la corrupción y amaño de las competiciones deportivas con diez medidas.

PUBLICIDAD

Entre ellas se pide el compromiso por escrito en forma de declaración jurada de deportistas, técnicos, dirigentes, árbitros, etc., sobre su no participación en apuestas, al igual que la inclusión de cláusulas concretas en los contratos de los deportistas y otros estamentos que recojan su compromiso de no participar en apuestas y amaños de partidos.

PUBLICIDAD

Uno de los problemas es que deportistas que puedan haber colaborado en una conducta ilícita es que puedan ser considerados “héroes nacionales” por la opinión pública

También se habla de la  necesidad de que las casas del sector de las apuestas deportivas participen activamente en esta materia, fluyendo más y mejor la información entre ellas y las instituciones y entidades organizadores, así como con las autoridades, siendo importante además que se desarrolle la D.A. 6º de la Ley del Juego, dada su importancia en esta materia.

E incluso de la posibilidad de crear una plataforma nacional, a semejanza de otros países de nuestro entorno, en el marco del Convenio del Consejo de Europa sobre manipulación de competiciones deportivas con el fin de realizar un seguimiento, análisis y evaluación de los riesgos relacionados con el amaño de partidos y facilitar el intercambio de información entre todos los actores implicados del ámbito publico (fiscalía, policía y organismo regulador), privado (casas de apuestas) y deportivo (federaciones). En este sentido se recomienda seguir la normativa sobre esta materia elaborada por el Comité Olímpico Internacional.

El deporte, sin transición ordenada

Posteriormente tomó la palabra Alberto Palomar, profesor Titular de Derecho Administrativo (Acreditado por la ANECA), Universidad Carlos III de Madrid. Este magistrado de lo contencioso-administrativo e integrante del citado grupo de trabajo en Transparencia Internacional, destacó que el amaño de partidos es el final de una patología, de un problema mucho más grande. El catedrático resaltó que “el problema que tiene el deporte es que no se hizo una transición ordenada de una actividad estrictamente privada a una con clave económica”, señalando la presencia social y económica tan relevante que tienen los deportes, en especial el fútbol.

“En general no se hizo el esfuerzo que sí hizo la sociedad civil de adaptarse y realizar una gestión económica ordenada” destacó el experto, recordando que la organización del deporte mezcla aspectos público y privados y que no hay certeza sobre donde comienzan unos u otros. También habló de la cuestión de la gobernanza dentro de las entidades organizadores de las competiciones deportivas, que calificó de “escasa”, considerando que si realmente funcionaran bien, no se hubieran tomado ciertas decisiones a su juicio erróneas, como la realización del próximo Mundial de Fútbol en Qatar.

PUBLICIDAD

Finalizó su intervención advirtiendo los riesgos que entrañan los amaños deportivos, remarcando que afectan “a la gobernanza y a la especial posición estratégica del deporte como soporte de otras actividades”; y enumerando un “inventario” de los problemas a solucionar: las fuentes de financiación de los clubes, el endeudamiento, la falta de sometimiento a controles, la opacidad, los conflictos de intereses y la falta de claridad en cuanto a las responsabilidades y lo competencial.

Paolo Bertaccini, Jesús Lizcano de Transparencia InternacionaI y Alberto Paloma, magistrado de lo contencioso, en la mesa de debate.

Labor preventiva de la corrupción en la sociedad

El segundo bloque de la Jornada comenzó con la Mesa Redonda, cuya presentación corrió a cargo de Nefer Ruiz Crespo, abogada experta en Derecho del deporte, colaboradora de TI-España y moderadora de la mesa. Nefer Ruiz destacó la importancia de que existan foros de debate sobre este tipo de temas que comienzan a preocupar a la sociedad en su conjunto, para luego pasar a presentar el proyecto AMATT en el que participa Transparencia Internacional España y los ponentes de la mesa, que cuentan con un perfil multidisciplinar, lo que enriquece el debate.

El primer turno de intervención corrió a cargo de David Espinar, periodista deportivo, quien resaltó que este tipo de prácticas corruptas resulta una “perversión del sistema de competición, del deporte en sí y de sus resultados. Por su parte, Marcelo Moriconi, Investigador del Instituto Universitario de Lisboa (ISCTE), quien señaló que nos encontramos ante un problema ético más que institucional o jurídico. Resaltó que en la actualidad “tenemos todos los datos pero estamos llegando a conclusiones erróneas”, afirmando que en la actualidad la legalidad dejó de ser un imperativo categórico en nuestra sociedad pasando a ser ahora una “sociedad de mercado donde todo tiene precio”.

Por su parte, Marcelino Elena, ex–jugador y representante deportivo, señaló que hay que diferenciar entre el jugador de más alto nivel y que juega en primera línea del que no, afirmando que muchos de estos últimos se encuentran en situación de vulnerabilidad y que por tanto son más proclives a este tipo de prácticas. Terminó su reflexión afirmando que en la actualidad se estigmatiza al deportista como presunto corrupto, siendo estos comportamientos una cuestión que tiene que ver más con factores externos que no son inherentes a la práctica deportiva. “Al jugador se le educa para ganar y el resto de valores tiene que ver con la sociedad en la que viven” apuntó el ex–jugador.

Por último, Ramón Barba, subdirector General de Régimen Jurídico del Deporte, Consejo Superior de Deportes  (CSD), señaló que en un primer momento había considerado que la magnitud del problema de los amaños se había sobredimensionado en España, sin embargo luego comprobó que el problema es real y que por tanto “hay que actuar con firmeza, impulsando iniciativas y actuaciones más o menos eficaces de manera paulatina”.

El directivo del CSD, destacó que la problemática “no es tangible ni se percibe de forma clara”, concluyendo que “nos halló desprevenidos”. Prosiguió su intervención afirmando lo complejo que resulta “educar a la ciudadanía cuando se caen los valores presuntamente incuestionables de una sociedad” para luego realizar un repaso jurídico-legal de las diferentes normativas implicadas en materia de prevención de la corrupción en el deporte. Cerró su reflexión concluyendo que la manera de apostar está teniendo hoy en día un impacto negativo en las actividades deportivas, aclarando que “existe un mercado no regularizado de las apuestas deportivas que es preciso abordar”.

Desde el CSD se insiste en  el problema de los amaños deportivos es real y que por tanto “hay que actuar con firmeza, impulsando iniciativas y actuaciones más o menos eficaces de manera paulatina”.