PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Manuel Sánchez de Diego: “En España falta una cultura de transparencia”

Codirector del III Congreso Internacional de Transparencia y Acceso a la InformaciónManuel Sánchez de Diego, codirector del III Congreso Nacional de Transparencia.
|

Manuel Sánchez de Diego, profesor titular de la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense, de Madrid, es uno de los grandes expertos internacionales en materia de transparencia. Es un tipo brillante, con una mente muy rápida que, como ocurre con los grandes jugadores de ajedrez, es capaz de analizar todos los movimientos posibles en un corto espacio de tiempo y anticiparse con acierto a cualquier desafío.

La transparencia es una de las especialidades del profesor Sánchez Diego y el tema central del III Congreso Internacional de Transparencia que tendrá lugar en Cádiz entre el 26 al 28 de septiembre próximos, del que es codirector.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Un foro privilegiado en el que, como ocurrió en sus dos ediciones anteriores, celebradas en Madrid, se analizará el debate de la cuestión, se debatirá, se reflexionará y se harán nuevas propuestas para promover la transparencia en las sociedades democráticas.

¿No es una apuesta arriesgada organizar el Congreso en Cádiz cuando en Madrid ha sido un éxito en sus dos previas ediciones?

Es una apuesta por una ciudad magnífica, cuna de la Constitución de 1812. Estoy convencido que. como ciudad acogedora. va a ser un referente de los congresos bien organizados con excelentes encuentros académicos y una intensa y divertida actividad “postcongreso”.

PUBLICIDAD

Para algunos será una tentación la playa de la Caleta a pocos metros de la Facultad de Económicas, donde se desarrollará la mayoría del Congreso.- o la oferta de ocio que se encuentra en cada esquina del Cádiz histórico.

Gracias a Renfe, que nos permite una reducción del 40% en los billetes para los congresistas y sus acompañantes, vamos a tratar de superar la participación de pasadas ediciones.

PUBLICIDAD

En todo caso, la calidad está garantizado por las personas que han confirmado su asistencia.

PUBLICIDAD

Parece que el tema de la transparencia ya está llegando a su culmen o a un cierto agotamiento. ¿A cuál de los dos?

Esto me recuerda a aquello del Comisionado de la Oficina de Patentes de Estados Unidos, Charles Holland Duell, que en 1899 dijo “que todo lo que puede inventarse ya ha sido inventado”, proponiendo el cierre de la citada oficina.

No, la transparencia aún no está efectivamente implantada.

Me atrevería a decir que hay hechos que apuntan en sentido contrario. Se está produciendo una restricción de la transparencia. ¿Pruebas? Se ha producido una reducción del presupuesto de Consejo de Transparencia y Buen Gobierno –un 22% menos en este año-, impugnaciones sistemáticas de las Administraciones Públicas ante los tribunales contra las resoluciones del Consejo, argumentaciones peregrinas para negar el acceso a informaciones que deben ser públicas, según una Ley Orgánica …

Nos falta mucho hasta llegar a lo que el embajador de Suecia, Lars-Hjalmar Wide, dijo el año pasado sobre el hecho que en su país la transparencia ya estaba incorporada en el ADN de los suecos.

PUBLICIDAD

¿Realmente se acepta la transparencia en España?

De cara a la galería, sí. La transparencia como referente positivo se proclama por la casi totalidad de los políticos, funcionarios, profesores… aunque a la hora de la verdad, se buscan límites y excusas para negar el derecho de acceso y ofrecer una limitada publicidad activa.

Nos falta mucho hasta llegar a lo que el embajador de Suecia, Lars-Hjalmar Wide, dijo el año pasado sobre el hecho que en su país la transparencia ya estaba incorporada en el ADN de los suecos

Falta por tanto una cultura de transparencia, ¿no es así?

En efecto, en España falta una cultura de transparencia, pero a ello hay que añadir que falta dinero para los archivos, los sistemas informáticos y los portales de los pequeños ayuntamientos.

Aún quedan por hacer cosas en la formación de los servidores públicos y en informar a los ciudadanos sobre su derecho a saber.

Debemos ser capaces de coordinar a los órganos de control, de conseguir una doctrina más o menos uniforme, pues no es admisible que un español tenga derecho de acceso a una determinada información en una Comunidad Autónoma y, en otra no.

Y, por supuesto, mejorar la Ley 19/2013 de Transparencia.

De todos los temas que se tratarán en el congreso, ¿cuáles señalaría como más relevantes?

Siempre es interesante ver que ocurre en otros países, por eso el tiempo dedicado al derecho comparado y a lo que está ocurriendo en nuestro país es muy importante.

También resaltaría el seminario dedicado a la transparencia en empresas, entidades privadas y partidos políticos, se trata una cuestión que exige una reflexión serena en aspectos como la comprensibilidad o el secreto empresarial.

Y, por supuesto, lo que tiene que ver con el desarrollo normativo, tanto en lo referente al desarrollo reglamentario de la Ley de Transparencia, como el encaje de la transparencia con el Reglamento Europeo de Protección de Datos o la nueva Ley de Contratos del Sector Público.

Pero hay otros muchos temas importantes relacionados con la corrupción, la transparencia universitaria, los planes de Gobierno Abierto, el encuentro de representantes de los órganos de control de la transparencia…

¿Alguna carencia en el Congreso?

Al tratarse de un congreso abierto a propuestas y sugerencias si hay un número suficiente de interesados siempre es posible incorporar talleres de trabajo o seminarios.

A quien si vamos a echar de menos es a Esther Arizmendi, fallecida el pasado mes de noviembre, primera presidenta del Consejo de Transparencia y Buen Gobierno que, en pasadas ediciones, clausuró e inauguro los congresos.

Su paso por el Consejo ha dejado una importante doctrina en la aplicación de la Ley de Transparencia y un competente equipo.

Hace un año apuntaba a otros proyectos como el Máster de Transparencia.

Sí, hemos finalizado con gran éxito a juicio de los alumnos, la primera edición del Máster Propio de la UCM sobre Transparencia y Acceso a la Información.

Se trata de un máster semipresencial que puede iniciarse con el Congreso de Transparencia y permite a los alumnos latinoamericanos seguirlo a lo largo de todo un curso y finalizarlo en dos semanas presenciales en el mes de junio en Madrid.

En estos momentos se ha iniciado el plazo de preinscripción a través de esta dirección web: https://www.ucm.es/cseg/preinscripcion-26.

Además seguimos organizando encuentros en el ámbito profesional y académico, como el seminario hispano chileno del pasado mes de febrero sobre transparencia con asistencia de diputados chilenos.

Lo inmediato es el Congreso de Transparencia en Cádiz. A sus lectores, les diría, si me lo permite, que apunten las fechas del 26 al 28 de septiembre. Es una ocasión única para aportar, ponerse al día y hacer relaciones con los mejores expertos de Europa y de Iberoamérica.  Y si pudieran, les aconsejaría que se quedaran el fin de semana para vivir el espíritu gaditano. Toda la información la pueden encontrar en congresotransparencia.com.