PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

La revolución digital pondrá a prueba la capacidad de adaptarse al cambio de los expertos en Derecho del Trabajo

El XIX Congreso ASNALA reunió a distintos profesionales que analizaron el impacto de la tecnología que ya se utiliza en el actual marco laboralMartin Godino, de Sagardoy y Ana Gómez,, presidenta de ASNALA en la sesión inaugural sobre el papel del laboralista en este nuevo entorno.
|

La revolución digital llama a la puerta de la sociedad y modificará de forma notable las relaciones existentes tradicionales entre empresas y profesionales. De ese nuevo enfoque emanará una nueva normativa necesaria para su regulación.

Los cerca de 200 expertos en derecho laboral convocados por la Asociación Nacional de Laboralistas (ASNALA) debatieron en Málaga este nuevo entorno y qué papel tendrá el experto en derecho del trabajo, abogados y graduados sociales.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

La presidenta de la Asociación Nacional de Laboralistas, Ana Gómez, inauguró el Congreso explicando que el objetivo del mismo era “anticipar los retos de los laboralistas ante la revolución digital“.

La sensación existente entre estos profesionales del Derecho es la de la necesidad de prepararse de forma conveniente para entender las innovaciones tecnológicas que llegan. Junto a ello, las nuevas normas como la Ley Orgánica de Protección de Datos y Garantía de Derechos Digitales (LOPDGDD) que agrupa en su título X a diecisiete derechos digitales, habrá que estudiarlas y ver su aplicación práctica.

Una mejor protección de los datos del trabajador, la necesidad de contar con su consentimiento expreso para usar esos datos laborales para otras cuestiones y el llamado “derecho a la desconexión digital”, ya operativo en Francia desde hace algo más de un año y que supondrá que los profesionales no tendrán que estar operativos fuera del horario laboral con su empresa, fueron otras cuestiones que se analizaron en este Congreso.

PUBLICIDAD

En este nuevo entorno tecnológico se espera un esfuerzo del legislador por adecuar la norma a este nuevo marco laboral digital. Y también habrá que ver en el caso de conflictos que surjan, fruto de la introducción de la tecnología en las relaciones laborales, cómo los propios jueces dilucidan este tipo de asuntos. Y es que nuestro poder judicial también tendrá que formarse y adecuarse al nuevo marco que llega empujado por la tecnología.

En este contexto, a  pesar de las diversas certidumbres originadas por la revolución digital, todos los ponentes del XIX Congreso ASNALA coincidieron en una certeza: la abogacía del trabajo tiene futuro.

PUBLICIDAD

En su intervención,  Martín Godino, presidente de Honor de ASNALA y socio director de Sagardoy Abogados abrió el debate señalando cómo el surgimiento de nuevas materias y la creciente complejidad del Derecho vaticinan la importancia cada vez mayor de esta especialización profesional.

PUBLICIDAD

Por su parte, Santiago García, cofundador del centro de estudios Future For Work Institute, fue el primero de los congresistas en introducir el concepto de disrupción, uno de los más inherentes a la revolución digital. La consolidación de los dispositivos tecnológicos en el ámbito laboral ha abierto numerosos frentes entre el trabajador y la empresa que deben ser solventados.

Mejor uso de los datos de los trabajadores

Entre ellos, las limitaciones en la gestión de datos de los empleados. A este respecto, Ana María Orellana, magistrada de la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, expuso las claves del Nuevo Reglamento Europeo de Protección de Datos (RGPD) y cómo enlaza con esta normativa europea la citada LOPDGDD.

La magistrada concretó muchos de los supuestos en los que se produce una vulneración en los derechos de datos personales, que se produce por ejemplo al recabar datos personales y no profesionales mediante la observación de las redes sociales de un candidato a un puesto de trabajo.

Precisamente el concepto de dato personal se relaciona con implicaciones digitales como el Big Data, recopilación masiva de datos personales sobre un tema para poder conocer una tendencia o una forma de comportamiento, tema central de una de las mesas redondas del congreso de laboralistas.

En este coloquio intervinieron Carlos Hugo Preciado, magistrado del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña; Eva Blázquez, profesora Titular de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social en la Universidad Carlos III; y José Varela, representante de UGT.

PUBLICIDAD

 

Además de introducir el Big Data en las relaciones laborales, se arrojaron conclusiones interesantes como la necesidad de que cada compañía establezca políticas corporativas con respecto al uso de herramientas tecnológicas como los teléfonos móviles o las tabletas. Esa políticas informativas deberán difundirse en toda la empresa para que se conozcan por todos los empleados.

Por su parte, Rodolfo Tesone, abogado experto en Derecho Digital, finalizó la primera jornada formativa del XIX Congreso ASNALA destacando el valor de contar con un plan de comunicación personalizado para adaptar los despachos de los abogados laboralistas y graduados sociales al contexto 2.0.

Tesone dibujó el camino para optimizar las oportunidades de saber estar presente en Internet sin descuidar la calidad de los métodos de trabajo tradicionales. En este contexto el uso de las redes sociales unido al blog corporativo ayuda mucho a crear un perfil descollante de cualquier abogado. Para este abogado, lo importante es saber lo que se va a publicar que no pueda comprometernos ni herir a terceros.

La mesa redonda ‘Controversias actuales en torno a la intimidad del trabajador’ marcó el inicio de la jornada formativa del segundo día del Congreso. Carolina San Martín, magistrada de la Sala de lo Social de la Audiencia Nacional y Catedrática de Derecho del Trabajo de la Universidad Rey Juan Carlos, expuso junto a Carlos González, magistrado del Juzgado de lo Social nº3 de Pamplona, la evolución de la legislación y la jurisprudencia en la protección e interpretación del derecho a la intimidad.

Por su parte, Adrián Todolí, profesor del Derecho del Trabajo de la Universidad de Valencia, clausuró el XIX Congreso ASNALA con una ponencia centrada en la economía de plataforma y su impacto en el trabajo de los profesionales laboralistas.

Todolí explicó cómo la precarización laboral o la ausencia de una política de prevención de riesgos laborales de las nuevas empresas digitales marcan el rumbo de los nuevos ámbitos de actuación para los laboralistas.

Los expertos reunidos en este encuentro advierten de la necesidad de formarse para afrontar estos retos digitales. Una tecnología que viene para quedarse y para hacer la vida más sencilla al profesional, en principio.

Para Ana Gómez, presidenta de esta asociación, hay que empezar ya a trabajar en este tipo de programas formativos para entender los efectos de la tecnología y cómo se va a adaptar a las particularidades de cada empresa. De nuevo, la lucha del Derecho frente a la tecnología, con el poder judicial vigilante ante cualquier exceso que se haga.