PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

AJA Madrid celebró su V gala de Premios en lo más alto y por lo más alto

Foto de familia de premiados, entregadores de premios y personalidades; de izquierda a derecha, Juan Luis Maza Martín, Antonio Agúndez, Pedro Martín, Isidro Moreno, Sara Antúnez, Juan José Sánchez Puig, Alberto Cabello, Juan Antonio Sagardoy, Natalia Velilla, Ángel Garrido, Escarlata Gutiérrez, Maria Jesús del Barco, Juan Gonzalo Ospina, Yolanda Ibarrola, Paloma Aladros, Begoña Castro y Francisco Javier Vieira. Foto: Carlos Berbell/Confilegal.
| | Actualizado: 08/01/2019 18:03

Y fue literal, en ambos sentidos. En lo más alto porque tuvo lugar en la planta 13 del Hotel Silken Puerta de América, con toda la ciudad iluminada a sus pies, y por lo más alto porque la respuesta del respetable fue óptima. No cabía un alfiler en el lugar. Alberto Cabello, presidente de AJA Madrid, no podía estar más contento. Lo mismo que Juan Gonzalo Ospina, diputado quinto del Colegio de Abogados de Madrid -próximamente Colegio de la Abogacía de Madrid-, antecesor de Cabello en el cargo, con el que guarda una amistad y una empatía próxima a la telepatía.

La respuesta de las autoridades también fue óptima: Ángel Garrido, presidente de la Comunidad de Madrid, la presidenta del Parlamento regional, Paloma Adadros, la consejera de Justicia, Yolanda Ibarrola, el presidente del Tribunal Superior de Justicia, Francisco Javier Vieira, el presidente de la Audiencia Nacional, José Ramón Navarro, la juez decana de los Juzgados de Madrid, María Jesús del Barco, el vocal del Consejo General del Poder Judicial, Gerardo Martínez Tristán, el exministro de Justicia y diputado del PP, Rafael Catalá, la vicedecana del Colegio, Begoña Castro -el decano, José María Alonso, se encontraba en París-, y un sin fin de jueces, como Natalia Velilla, fiscales, como Escarlata Gutiérrez, abogados, procuradores, periodistas y demás «moradores» del planeta justicia.

La gala fue conducida al alimón por Ana Puerto y Pilar Vilella, vicepresidenta y secretaria de AJA Madrid, respectivamente, una organización que representa a 20.000 jóvenes abogados en la Comunidad de Madrid.

Aunque fueron muchas las intervenciones, sin embargo no se hicieron pesadas. Cada una tenía su enjundia.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
La juez decana de Madrid, María Jesús del Barco, durante su intervención flanqueada por Pilar Villa y Ana Puerto, las dos conductoras de la gala. Foto: Carlos Berbell/Confilegal.

La juez decana Del Barco que dijo cosas tan evidentes, pero tan profundas, como que «sin ley no hay nada» y «ten fe en la libertad, porque sin libertad no hay paz, no hay derechos, no hay justicia».

Del Barco se está revelando como una magnifica comunicadora. Hay que decir que ya apuntaba antes de asumir esa responsabilidad.

Begoña Castro, por su parte, subrayó el protagonismo que los jóvenes abogados tienen en esta Junta de Gobierno, en las que Cabello participa. «Los jóvenes abogados son el futuro. En estos momentos estamos poniendo en marcha un programa de ‘mentoring’ para ellos», dijo Castro en línea con la moda extendida en España de rebatuizar con «palabros» ingleses lo que ya tiene descripción autóctona.

Begoña Castro, vicedecana del Colegio de Abogados de Madrid, en su turno de intervención. Foto: Carlos Berbell/Confilegal.
En primera fila, Juan Gonzalo Ospina, diputado del ICAM, Gerardo Martínez Tristán, vocal del CGPJ y magistrado, Rafael Catalá, diputado por el PP, y Juan José Sánchez Puig, director general del Instituto Superior de Derecho y Economía (ISDE). Foto: Carlos Berbell/Confilegal.

PEDRO MARTÍN, POR FEDEJ

El primer premio, bautizado como «Compromiso Jóvenes Juristas» fue para Pedro Martín Molina, socio director del despacho Martín Molina e impulsor de la Fundación Española de Debate Jurídico (FEDEJ), al que le entregó el premio el magistrado del Juzgado de lo Mercantil 10 de Barcelona, Manuel Ruiz de Lara.

PUBLICIDAD

Martín Molina, visiblemente emocionado, dio las gracias, con referencia expresa a Ruiz de Lara.

«Manuel es el ideólogo. Es él el que tenía que recibir el premio», afirmó. Y lo recibió, una semana antes, en otro escenario, los premios Confilegal, por esta misma iniciativa. 

Pedro Martín, a la izquierda, recibiendo el premio de Manuel Ruiz de Lara. Foto: Carlos Berbell/Confilegal.
Pedro Martín reconoció que el ideólogo de los debates jurídicos universitarios era Ruiz de Lara. Foto: Carlos Berbell/Confilegal.

«El abogado para ser excelente tiene que saber comunicar. La Fundación nació en 2015 con ese objetivo: enseñar a debatir, a hablar en público, a trabajar en equipo y a respetar las opiniones contrarias«, explicó Martín Molina.

PUBLICIDAD

«Y hemos conseguido nuestros objetivos. Hemos organizado torneos nacionales en Madrid, Córdoba y Barcelona. También hemos viajado a Argentina, Chile y Estados Unidos. Ha sido, es un éxito. Los jóvenes han tenido que sacrificar mucho. Han tenido que dejar aparte el ocio, la familia y los amigos. Han tenido que aprender  a formarse para debatir. Porque han tenido que buscar doctrina y legislación por sí mismos y prepararse para debates académicos», añadió.

En los jurados han participado, y participan, jueces, fiscales, abogados, juristas, periodistas y políticos. Uno de ellos fue, precisamente, el desaparecido fiscal general del Estado, José Manuel Maza. 

PUBLICIDAD

«El año pasado hicimos un certamen entre abogados juniors de despachos, y que vamos a repetir próximamente. Lo que hemos hecho se puede resumir por una palabra: éxito».

TURNO DE OFICIO

El segundo premio fue bautizado con el título «Participación de la Abogacía» y lo recibió el presidente de la Asociación de Letrados por un Turno de Oficio (ALTODO), Isidro Moreno, de manos del director de Confilegal, Carlos Berbell -el que esto suscribe-.

Moreno afirmó que el turno de oficio necesita de los abogados jóvenes. «Nos necesitamos mutuamente».

PUBLICIDAD

En su intervención, el presidente de ALTODO contó que tanto su padre como su abuelo fueron abogados y sirvieron en el turno de oficio.

«Un día le pregunte a mi abuelo, mirando su vieja toga, que por qué tenía un agujero en el hombro. ‘Fue en un juicio, durante la guerra civil. Yo defendía, por el turno, a un falangista. Un ciudadano que estaba entre el público no vio con buenos ojos mi trabajo y, armado, como estaba, se levantó y dijo que ‘tan fascista es el acusado como su abogado’. Y disparó contra mí. Me alcanzó en el hombro, pero hice como si no hubiera sentido nada. Me dirigí al tribunal y le dije al magistrado presidente, ‘por mí, que siga el juicio'», explicó.

Su abuelo, relató, le transmitió el compromiso con la defensa de los más necesitados. «Pero el turno no tiene por qué adolecer de medios. Tenemos que mejorarlo. Para que la gente diga, ‘qué rabia que por unos pocos euros no he podido acceder al turno de oficio. Aquello que me contó mi abuelo despertó mi vocación por el turno de oficio, pero no comparto su visión de que las cosas son lo que son. Las cosas se pueden cambiar. Siempre se pueden cambiar«.

Isidro Moreno con Carlos Berbell, recibiendo su galardón. Foto: Paloma Díaz Lorente/Confilegal.
El presidente de ALTODO reveló porqué él pertenece al turno de oficio. Foto: Carlos Berbell/Confilegal.

DERECHO DE DEFENSA

De esa forma, AJA Madrid bautizó su cuarto premio, que fue a parar a Antonio Agúndez, letrado -también- del turno de oficio, quien consiguió del Tribunal Constitucional una sentencia histórica la 21/2018 de 5 de marzo sobre el acceso al atestado policial en comisarías.

El máximo tribunal de garantías subrayó, de forma obligatoria, el derecho de los detenidos a ser informados de las razones de  su detención y a facilitar el acceso a las actuaciones. La información tiene que ser suficiente y debe ser suministrada al detenido por escrito a través de un documento que debe serle entregado antes de su primer interrogatorio por parte de la policía.

«La sentencia motivó la redacción de una Circular de la Fiscalía General. Es muy importante porque describe los derechos de los detenidos en un sentido muy llano y habla de la aplicación del derecho comunitario», explicó al auditorio, bajo la atención de la magistrada Natalia Velilla, que fue la que le entregó el premio. 

Antonio Agúndez en el momento de recibir su premio de la magistrada Natalia Velilla. Foto: Carlos Berbell/Confilegal.
Agúndez fue breve, pero reivindicó el estado de derecho y la defensa de las libertades; a su lado, la magistrada Velilla escucha atentamente. Foto: Carlos Berbell/Confilegal.

«STOP HATERS»

El premio al «Compromiso social» se lo llevó la Asociación Stop Haters, en la persona de Sara Antúnez. 

Stop Haters (Parad a los que odian, podría traducirse) es un grupo transversal de mediadores, psicólogos, abogados e informáticos que proporcionan ayuda en todos campos para combatir el odio en la red.

«Ofrecemos asesoramiento a las víctimas del ciberacoso. Por desgracia son muchas las víctimas», reveló Antúnez, a la que le entregó su premio Escarlata Gutiérrez, fiscal. 

Sara Antúnez, de Stop Haters, con la fiscal Escarlata Gutiérrez, a quien le correspondió hacerle la entrega de su premio. Foto: Carlos Berbell/Confilegal.
El auditorio estaba lleno a rebosar, como se puede comprobar. Foto: Carlos Berbell/Confilegal.

SAGARDOY

Juan Antonio Sagardoy, autor del Estatuto de los Trabajadores y abogado laboralista, recibió el premio «Excelencia a la Trayectoria Profesional», que le entregó Rafael Catalá. 

«Que merezca el premio o no es indiferente. Lo más importante es que penséis que me lo merezco», dijo con su tradicional socarronería. Pero dejó perlas en forma de frases como «La vida sólo puede ser entendida mirando hacia atrás  y sólo puede ser vivida mirando hacia delante».

O, para seguir vivo «Hay que tener siempre algo que hacer, algo que desear y algo que soñar».

Y uno último: “La autoestima es fundamental para sobrevivir en este mundo competitivo. Y en esa línea es muy saludable tener el lema que siempre cuento a los jóvenes abogados: Hay que ganar los pleitos como propios y perderlos como ajenos. Si no, está asegurado el infarto”.

Juan Antonio Sagardoy, uno de los abogados más experimentados y más graciosos, hizo las delicias de los presentes con su intervención que escuchó atentamente el diputado Rafael Catalá. Foto: Carlos Berbell/Confilegal.
Las intervenciones fueron grabadas en vídeo, como en la foto, o fotografiadas por gran parte de los presentes. Foto: Carlos Berbell/Confilegal.

JOSÉ MANUEL MAZA

AJA Madrid quiso premiar, por último, a un hombre que dejó una honda huella: José Manuel Maza Martín, fiscal general del Estado fallecido en otoño del pasado año en Buenos Aires, Argentina.

Juango Gonzalo Ospina, que entregó el premio a «Título Postumo Defensa Estado de Derecho» al hermano del magistrado, Juan Luis Maza Martín, recordó la bondad, la integridad y la valentía del que fuera fiscal general del Estado en los momentos más difíciles para España.

Ospina rememoró cómo interpuso la querella por los delitos de rebelión, sedición y malversación de fondos públicos contra los políticos separatistas catalanes. «Contra la gente que quería romper nuestro país. José Manuel Maza fue un jurista íntegro», añadió.

Juan Luis Maza Martín, hermano del fiscal general del Estado desaparecido, dando las gracias por el premio a título póstumo, bajo la atenta mirada de Juan Gonzalo Ospina. Foto: Carlos Berbell/Confilegal.

CABELLO Y GARRIDO

El acto fue clausurado por el presidente de AJA Madrid, Alberto Cabello, y por el presidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido. 

«La Abogacía debe ir más allá del puro ejercicio profesional para reclamar un rol mucho más activo en la sociedad civil», dijo Cabello. «Hemos de rebelarnos frente al abuso de poder cuando este se produzca. Hemos de alzarnos frente a los poderes públicos que pretendan vulnerar nuestro ordenamiento jurídico. Hemos de actuar como un termómetro permanente y determinante del buen funcionamiento de la Administración de Justicia, denunciando y ayudando a corregir aquellas disfunciones que se produzcan», expuso Cabello.

El presidente madrileño intervino brevemente, recordando a Paul AusterSi la justicia existe tiene que ser para todos, de otra forma no es justicia«-, y prometiendo que se harían más cosas para mejorar el turno de oficio.

Alberto Cabello, presidente de AJA Madrid, dirigió unas palabras antes de ceder el cierre del acto al presidente de la CAM, Ángel Garrido. Foto: Carlos Berbell/Confilegal.
El presidente de la CAM, Ángel Garrido, cerrando el acto.
Y al final la foto de familia, extendida. Foto: Carlos Berbell/Confilegal.
Alberto Cabello, Begoña Castro, Ángel Garrido y Francisco Javier Vieira.