PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

El juez Ruiz de Lara, premiado por Confilegal, hace un alegato personal en defensa de la independencia judicial

Manuel Ruiz de Lara, magistrado del Juzgado de lo Mercantil 10 de Barcelona, a la izquierda, recibiendo el premio a la Innovación de manos de Ignacio Gomá, presidente de la Fundación Hay Derecho. Foto: Amapola.
|

Manuel Ruiz de Lara, magistrado del Juzgado de lo Mercantil 10 de Barcelona, aprovechó su turno de palabra para agradecer la concesión del premio a la Innovación, decidido por el jurado de 15 miembros de Confilegal, para hacer un alegato personal en defensa de la independencia judicial, lo que levantó una gran ovación entre los más de 300 asistentes al acto, celebrado ayer en el Hotel Palace de Madrid.

El premio le fue entregado por el presidente de la Fundación Hay Derecho, Ignacio Gomá, quien hizo un elogio de su dedicación a la promoción desinteresada de la Liga de debates jurídicos universitarios -razón por la que se le entregó el premio- y también por ser un activista contra la politización de la justicia y en pos de recuperar el derecho de los 5.500 miembros de la carrera judicial a elegir a los 12 vocales jueces -por votación secreta y directa-, como se hizo en 1980.

PUBLICIDAD

En 1985 la reforma Bandrés, llamada así porque la impulsó el entonces diputado de Euzkadiko Ezkerra, Juan Mari Bandrés, transfirió esa función a las dos cámaras parlamentarias, con el apoyo del PSOE de entonces, que contaba con una mayoría de 202 diputados de un total de 350 que tiene la Cámara Baja.

PUBLICIDAD

La renuncia del presidente de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo, Manuel Marchena, a ser elegido próximo presidente del Consejo General del Poder Judicial y del Tribunal Supremo, tras conocerse un «WhatsApp» del senador por el PP, Ignacio Cosidó, en el que «informaba» a los senadores de su partido que el acuerdo de renovación alcanzado era bueno porque así iban a dominar el CGPJ y la Sala de lo Penal del Alto Tribunal, la que va a juzgar a los separatistas, ha devuelto al centro de la pista informativa el debate de quien debería elegir a los 12 vocales jueces.

Por su evidente interés noticioso reproducimos aquí sus palabras:

PUBLICIDAD

«»Jamás he concebido el ejercicio de mi  función jurisdiccional al servicio de una u otra opción política para controlar el desenlace de un proceso penal«. Quiero comenzar con estas palabras de un excepcional magistrado brindando este premio a los verdaderos artífices de este proyecto: a la Fundación Española de Debate Jurídico Universitario, a los magistrados y magistradas y fiscales que han apoyado esta iniciativa que contribuye a mejorar nuestro Estado de Derecho y a fomentar la oratoria y el conocimiento jurídico.

»Son ellos, los auténticos galardonados en el día de hoy. Sin ellos nada de éste maravilloso proyecto habría sido posible. Vaya aquí mi más sincero agradecimiento.

»En el conocimiento jurídico y en la vocación por el derecho, en la voluntad infinita de cambiar el mundo, radica el futuro de una sociedad libre y de un país con instituciones fuertes y creíbles.

PUBLICIDAD

»Es por ello que quiero convertir también este momento en un homenaje a los jueces y fiscales que, cada día, ejercen su jurisdicción de forma absolutamente  independiente desde el Tribunal Supremo hasta todos los órganos que conforman el Poder Judicial.

»Es una profesión idealista, cuya alma es una vocación de servicio público y la firme convicción de que resulta posible mejorar España. Un reto mayúsculo, el noble y difícil arte de hacer justicia, la constante y perpetua voluntad de dar a cada uno su derecho.

PUBLICIDAD
Manuel Ruiz de Lara durante su intervención. Foto: Amapola.
El Salón Hemingway del Hotel Palace presentó un lleno hasta la bandera. Foto: Amapola.

DENUNCIA LA «ENORME FARSA INSTITUCIONAL» DE LA RENOVACIÓN DEL CGPJ

»En el día de ayer los jueces y juezas, magistrados y magistral de este país secundaron una huelga en pos de reivindicar mejoras en la Administración de Justicia, un Consejo General del Poder Judicial fuerte y creíble, con plenas competencias, elegido por jueces, una inversión adecuada en justicia, creación de plazas judiciales, un régimen disciplinario con garantías, un verdadero sistema de nombramientos judiciales que garantice la motivación y la adecuación a los principios de mérito y capacidad. Todo con el fin de ofrecer una justicia de calidad al ciudadano.

»Vivimos tiempos difíciles, huérfanos de referencias y de liderazgos ideológicos, la gente debería convertir las calles en ágoras de debate efervescente en pos de mejorar la calidad de nuestra democracia. En un contexto de golpismo institucional emprendido por determinados responsables políticos en Cataluña, la credibilidad y fortaleza de nuestras instituciones resulta vital.

»La valentía, la independencia judicial y la palabra libre constituyen nuestro único patrimonio, el único éxito profesional que queremos obtener y es por ello que quiero aprovechar la ocasión para denunciar la enorme farsa institucional en la que los tres partidos políticos han convertido la renovación del Consejo General del Poder Judicial.

»Sus líderes han traicionado los principios, han omitido las exigencias de GRECO (el informe del Grupo de Estados contra la Corrupción, del Consejo de Europa), el clamor de la carrera judicial en pos de la elección por jueces de los 12 vocales judiciales, hasta determinados responsables políticos se han acatado de forma falaz, irresponsable e imprudente de controlar la Sala Segunda del Tribunal Supremo o a los futuros vocales del CGPJ.

»Ya les digo que nunca lo conseguirán. No hay margen de duda sobre su independencia.

PUBLICIDAD

MARCHENA HA DIGNIFICADO A LA CARRERA JUDICIAL

»Por dignidad y por compromiso con España, no podemos dejar de denunciar un engaño institucional que, pese a la indudable independencia del Poder Judicial, resta credibilidad a nuestras instituciones en el peor momento posible. No podemos ser cómplices de esta farsa, no vamos a serlo.

»Cuando las instituciones se corrompen solo queda el recurso a la dignidad personal. Es por ello que expreso mi respeto a un magistrado encomiable, Manuel Marchena, que no solo ha demostrado, por su trayectoria, ser un excepcional magistrado independiente sino que, en el día de hoy, pese a que habría sido un gran presidente del Tribunal Supremo, ha dignificado a la carrera judicial con un gesto que sólo puede calificarse de grandeza y dignidad. 

»Desde la carrera judicial, desde la Plataforma Cívica por la Independencia Judicial, desde las asociaciones judiciales, nos demostraremos a nosotros mismos que podemos preservar el Estado de Derecho, que podemos sobrevivir a la amenaza política, si fuera necesario, durante años, toda una vida. Si fuera necesario, solos, hasta que, cuando Dios, Europa o el nuevo mundo parlamentario, decida con todo su poderío y su fuerza de un paso al frente al rescate y la liberación del Consejo General del Poder Judicial.

»Esa es la determinación que nos exige nuestra nación. No vamos a callar. No vamos a flaquear ni a fallar. Lucharemos con creciente confianza y cada vez con fuerza mayor e idealismo imperturbable. Defenderemos nuestra patria, la separación de poderes y nuestros Estado de Derecho. No importa cuan alto sea el precio. Y no nos rendiremos jamás».