PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

El Centro Iberoamericano de Arbitraje cambia su Secretaría General del ICAM al CGAE

Victoria Ortega en Ciudad de México junto al ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, José Ramón Cossío y el presidente de CIAR, Luis Martí Mingarro. CIAR.
|

Madrid seguirá albergando una de las tres sedes con las que cuenta el Centro Iberoamericano de Arbitraje (CIAR) constituido en marzo de 2015 y que preside Luis Martí Mingarro. Sin embargo, su Secretaría General cuyo responsable es Javier Íscar no se mantendrá en la que ha sido su ubicación desde el inicio, el Colegio de Abogados de Madrid (ICAM).

Durante la IV Asamblea Extraordinaria del CIAR celebrada este miércoles en Ciudad de México, se acordó por unanimidad -incluido el voto a favor del ICAM como socio- que la nueva sede sea a partir de ahora el Consejo General de la Abogacía Española (CGAE). 

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Este acuerdo ha permitido que Madrid mantenga estratégicamente una de las tres sedes de CIAR, junto a San José (Costa Rica) donde el Colegio de Abogados y Abogadas de Costa Rica es la sede de la Presidencia, y Sao Paulo (Brasil) cuya Ordem dos Advogados do Brasil acoge el órgano de designación de árbitros.

Con la llegada en enero de la nueva Junta de Gobierno al ICAM que encabeza el decano José María Alonso, tener a CIAR en las dependencias de la corporación madrileña tenía los días contados si tenemos en cuenta que su secretario general, Javier Íscar, fue quien encabezó la candidatura rival en las elecciones como sucesor de la anterior decana Sonia Gumpert.

De hecho, en la Junta General que el ICAM celebró en marzo para aprobar los presupuestos de este ejercicio 2018, no estaba incluida la partida de los 30.000 euros que costaba anualmente la Secretaría. Y en junio, la Junta de Gobierno acordó poner fin a esa colaboración.

PUBLICIDAD

Ahora, en una buena maniobra diplomática para mantener en Madrid este Centro que ya ha recibido las primeras solicitudes de arbitraje, y puesto que el CGAE participó en su proceso fundacional y forma parte como asociado, se ha resuelto de forma satisfactoria una situación que parecía incomodar a todos.

De hecho, durante la Asamblea, se leyó una carta del decano José María Alonso en la que manifestó a los asistentes que ha sido “un placer” trabajar estos 3 años para el proyecto de CIAR pero que “era momento de hacer el relevo”. Además, anunció que el ICAM se mantendrá como socio y que, en su calidad de vicepresidente primero del CGAE, está satisfecho con el acuerdo alcanzado.

PUBLICIDAD

Victoria Ortega, presidenta del CGAE, hizo un viaje relámpago hasta Ciudad de México -venía de Bruselas-, para ratificar “la satisfacción de la Abogacía Española por este acuerdo y el compromiso que se adquiere para impulsar el arbitraje en Iberoamérica”.

PUBLICIDAD

El acuerdo suscrito es idéntico al que había con el Colegio madrileño, es decir, se mantiene la aportación económica anual de 30.000 euros, así como los medios personales y logísticos.