PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Un exdetective de Método 3 será juzgado en Barcelona por un supuesto secuestro

El Palacio de Justicia que alberga al Tribunal Superior de Justicia de Cataluña y a la Audiencia Provincial de Barcelona, donde tendrá lugar el juego contra el exdetective de Método 3 y 3 personas más.
|

El tribunal de la Sección 21 de la Audiencia Provincial de Barcelona juzgará, a partir del próximo martes, al exdetective de Método 3, Julián Peribáñez, y a otras tres personas por, supuestamente, secuestrar a una mujer a la que reclamaban una deuda de 25.000 euros por una operación inmobiliaria fallida en 2013.

Método 3 fue un grupo empresarial que se dedicaba a la seguridad privada y que estuvo en el centro de un caso que llevó su nombre -caso Método 3-, centrado en la grabación de una conversación de 2 horas y 22 minutos entre Alicia Sánchez Camacho, entonces presidenta del Partido Popular de Cataluña y Victoria Álvarez, pareja sentimental de Jordi Pujol Ferrusola en el restaurante La Camarga de Barcelona, ocurrido el 7 de julio de 2010.

PUBLICIDAD

En esa conversación, Victoria Álvarez reveló que Pujol Ferrusola supuestamente trasladaba periódicamente a Andorra bolsas repletas de billetes de 200 y 500 euros y que ella había denunciado ante la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal de la Policía (UDEF) y se había ratificado ante la Audiencia Nacional.

PUBLICIDAD

Aquel caso supuso la debacle para la empresa de detectives. La mayor parte de sus empleados prosiguieron su profesión como autónomos.

FISCALÍA PIDE 8 AÑOS DE CÁRCEL

Peribánez y los otros tres acusados se enfrentan a una petición de condena de la Fiscalía de ocho años de cárcel por un presunto delito de secuestro, la prohibición de aproximarse a la víctima a menos de un kilómetro hasta diez años más a la condena, y de indemnizarla con 8.000 euros.

PUBLICIDAD

Además, el Ministerio Público pide condenar a una multa de 480 euros al principal acusado, con quien la víctima había hecho el negocio inmobiliario, por una falta de lesiones al haberle propinado un puñetazo.

Según el relato de la Fiscalía, los hechos se remontan al 29 de julio de 2013, cuando uno de los cuatro acusados, Moisés C.V., llamó a la víctima para reclamarle 25.000 euros que le había entregado en concepto de intermediaria para una operación inmobiliaria.

En la conversación acordaron ir al despacho del responsable de la operación para comprobar la situación de la misma, descubriendo que había sido desahuciada y que no lograban contactar con dicha persona.

PUBLICIDAD

Entonces, este procesado insultó y golpeó en la cara a la mujer, siempre según la fiscal, y junto a Peribáñez, que estaba con él, «metieron» a la mujer en la parte trasera de un vehículo alquilado, que conducía el exdetective.

El procesado Moisés C.V. amenazó a la mujer con que la llevaría a un piso y la tendría encerrada hasta que le devolviera el dinero, y avisó a otro acusado, Manuel P.P., para que preparara el inmueble donde pretendía encerrar a la víctima.

PUBLICIDAD

«ENCERRADA»

Desde las 19 horas del 29 de julio los acusados mantuvieron a la mujer bajo custodia, en un piso de Julián Peribánez en Gavá, Barcelona), y en otro inmueble del procesado Iván G.P., en El Prat de Llobregat, también Barcelona, «lugares donde la víctima estuvo encerrada y privada de su libertad ambulatoria», afirma la fiscal.

Durante su cautiverio, los procesados le dejaron usar su móvil para hacer gestiones para conseguir el dinero que le exigían para liberarla, y durante este tiempo la cuñada de la mujer envió 3.000 euros por giro postal, y un amigo del marido otros 491,85 euros, que ahora la fiscal reclama.

A las 13.15 horas del 1 de agosto de 2013, los procesados Manuel P.P. e Iván G.P. fueron detenidos por los Mossos d’Esquadra cuando salían junto a la víctima de una oficina de correos de Gavà donde habían ido a cobrar un giro del marido de la víctima, y ella pudo ser liberada.

Por estos hechos estuvieron en prisión provisional Moisés C.V. y Manuel P.P. entre el 4 de agosto de 2013 y el 10 de septiembre de ese año.

PUBLICIDAD