PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

¿Por qué LaLiga y la RFEF no sancionan al FC Barcelona por las pancartas contra España?

¿Las pancartas políticas en el Camp Nou no merecen ninguna sanción por parte de LaLiga?
|

Un sector de los aficionados del FC Barcelona lleva meses utilizando al club azulgrana para impulsar la independencia de Cataluña y defender la excarcelación de los presos del “procés”.

Para ello, se han desplegado pancartas en el Camp Nou durante partidos de gran repercusión mundial, como los disputados frente a Real Madrid y Sevilla del pasado mes de octubre.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Only dictatorships jail peaceful political leaders”, o, lo que es lo mismo, “Solo las dictaduras encarcelan a líderes políticos pacíficos”, rezaba la pancarta.

El fin de semana pasado, en el Barça-Valencia, los aficionados culés desplegaron una nueva pancarta gigante: “La autodeterminación es un derecho, no un crimen”.

Todo ello con el beneplácito del FC Barcelona, que no ha puesto los medios necesarios para evitar que estas pancartas se desplieguen en la grada del Camp Nou.

PUBLICIDAD

Estas acciones han quedado sin denuncia por parte de LaLiga y, por tanto, el Comité de Competición de la RFEF no ha impuesto sanción alguna.

Ahora, muchos se preguntan por qué acusar a España de ser una dictadura queda sin sanción por parte de las instituciones competentes.

PUBLICIDAD

Un mensaje que nada tiene que ver con el fútbol y que, además, no representa a millones de aficionados culés cuyas ideas políticas son completamente diferentes.

PUBLICIDAD

¿Son sancionables estas pancartas según el Código Disciplinario?

El Código Disciplinario de la RFEF prohíbe los símbolos y cánticos en los estadios de fútbol que inciten a la violencia o tengan un contenido insultante o intolerante, por lo que sí podría sancionarse el FC Barcelona por insultar a España.

En virtud del artículo 15 del Código Disciplinario, cuando en un partido se exhiban símbolos violentos,racistas, xenófobos o intolerantes, incurrirá en responsabilidad el club organizador del mismo, salvo que acredite el cumplimiento diligente de sus obligaciones y la adopción de las medidas de prevención exigidas por la legislación deportiva para evitar tales hechos.

Concretamente, el artículo 69 del Código Disciplinario especifica que se entiende por conducta violenta en el fútbol la exhibición en las instalaciones deportivas de pancartas que inciten o fomenten los comportamientos violentos, racistas, xenófobos e intolerantes.

Por tanto, las pancartas que atacan directamente al estado español y a buena parte de los españoles tienen contenido insultante y se puede considerar que incitan a los comportamientos violentos o intolerantes.

¿Qué sanción podría caerle al FC Barcelona?

En función de la calificación de la infracción como leve, grave o muy grave, podría llegar a caerle al FC Barcelona una sanción de hasta 90.000 euros o, incluso, la clausura del estadio.

PUBLICIDAD

Para determinar la gravedad de los hechos, se tendrán en cuenta las circunstancias concurrentes, tales como el número de pancartas y la existencia de antecedentes.

Si la infracción cometida se califica como muy grave, porque no se adoptan las medidas necesarias para prevenir estos comportamientos, implicando riesgos para los espectadores, se pueden imponer multas de 18.001 a 90.000 euros, la clausura del estadio o incluso la pérdida de puntos (artículo 74 Código Disciplinario RFEF).

En caso de que la infracción sea grave, la multa podrá ser de hasta 18.000 euros y también es posible la clausura del estadio (artículos 101 y 107 Reglamento RFEF).

En cambio,si la infracción es considerada como leve, la multa puede ascender hasta 602 euros(artículo 110 Reglamento RFEF).

¿Quién sería el encargado de castigar estas conductas?

Después de cada jornada, LaLiga denuncia los cánticos o pancartas de los estadios de fútbol que incitan a la violencia o tienen un contenido insultante o intolerante.

Sin embargo, el órgano encargado de imponer las sanciones es el Comité de Competición de la RFEF (Real Federación Española de Fútbol).

Por tanto, el Comité de Competición es el principal órgano de la RFEF con potestad disciplinaria y puede imponer sanciones en base a las denuncias de LaLiga.

¿Reformar el Código Disciplinario?

Hay quien piensa que es preciso reformar el Código Disciplinario para acabar con los pitos al himno o las pancartas contra el Estado Español.

Sería necesario incluir en el Código un precepto específico para sancionar ofensas dirigidas contra el Estado.

Carece de sentido que, en una liga de repercusión mundial como la española, el Código prevea sanciones para los jugadores por mandar ánimo a las víctimas de una tragedia o recordar a un familiar fallecido, mientras queda impune llamar “dictadura” a tu propio país.

La UEFA sancionó al Barcelona por las esteladas, pero no por las pancartas

Los símbolos relacionados con la independencia de Cataluña ya le han causado problemas al club blaugrana a nivel europeo.

Y es que en las últimas temporadas la UEFA ha impuesto sanciones al FC Barcelona por la exhibición de esteladas en gran parte del Camp Nou en partidos de Champions League.

La primera sanción llegó tras la final de la Champions League de 2015, disputada entre Juventus y Barcelona en el Estadio Olímpico de Berlín. La UEFA multó al Barça con 30.000 euros, en base al artículo 16.2 del Reglamento de Disciplina de la UEFA.

Posteriormente, los aficionados del Barcelona volvieron a mostrar las esteladas en el Camp Nou en septiembre de 2015, frente al Bayer Leverkusen. En esta ocasión, por reincidente, el Barça recibió una multa superior: 40.000 euros.

Un año más tarde, la UEFA sancionó al Barcelona con 150.000 euros, por la acumulación de expedientes a lo largo de la temporada 2015/2016 y teniendo en cuenta la reincidencia por las dos sanciones impuestas por los partidos frente a Juventus y Bayer Leverkusen.

Sin embargo, la UEFA no ha sancionado al FC Barcelona por las pancartas en favor de la independencia de Cataluña.

Las pancartas desplegadas en las gradas del Camp Nou, que decían “Welcome to Catalan Republic” y “SOS Democràcia”, no han sido consideradas por la UEFA como insultantes ni provocativas.