PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

El juez que suspendió la licencia para exhumar a Franco paraliza su actividad judicial tras un incidente de recusación de la Abogacía del Estado

La Abogacía del Estado entiende que se le debe apartar del procedimiento porque escribió un artículo en contra de la Ley de Memoria HistóricaEl titular del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 3 de Madrid escribió hace 12 años que la Ley de Memoria Histórica es "una maldad de Zapatero y el socialnacionalismo". Foto: Carlos Berbell
|

El magistrado José YustyBastarreche, que suspendió cautelarmente la autorización para exhumar los restos de Francisco Franco del Valle de los Caídos, ha paralizado su actividad como titular del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 3 de Madrid a raíz de que la Abogacía del Estado haya presentado un incidente de recusación contra él.

Ahora se hará cargo del procedimiento sobre Franco el titular del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 4 de Madrid, Carlos Gómez Iglesias.

PUBLICIDAD

El juez Yusti suspendió el pasado 25 de febrero la autorización de la exhumación porque considera que la medida, a la que daba luz verde un informe del Ayuntamiento de San Lorenzo de El  Escorial, no es urgente, porque Franco lleva enterrado en el Valle 44 años, y porque no se han elaborado los informes preceptivos y necesarios para garantizar que la obra se realiza con seguridad para los operarios.

PUBLICIDAD

Estimó la petición de medidas cautelarísimas planteada por la Familia Franco y acordó oír a las partes para mantener o levantar la suspensión urgente acordada.

El Gobierno, a través de la Abogacía del Estado, presentó el pasado 14 de marzo un incidente de recusación contra este juez por un artículo que escribió hace 12 años en el que mostraba su oposición a la Ley de Memoria Histórica afirmando que era «una maldad de Zapatero y el socialnacionalismo».

PUBLICIDAD

Por ello, la Abogacía del Estado entiende que se le debe apartar de este procedimiento.

Tras recibir el escrito de recusación, el magistrado ha suspendido toda actividad judicial, como marca la Ley cuando se producen estos casos, y ha dado trasladado del escrito a las partes para que hagan sus alegaciones. También tendrá que hacer uno en el que asuma o no la recusación.

Los escritos de las partes serán remitidos a la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM), que nombrará a un instructor para estudiar la recusación.

PUBLICIDAD