Firmas

Nombramiento del nuevo secretario general del CGPJ: ¿Un guiño de Lesmes al PSOE?

Carlos Berbell
Nombramiento del nuevo secretario general del CGPJ: ¿Un guiño de Lesmes al PSOE?
José Luis de Benito, con Carlos Lesmes.
28/3/2019 06:15
|
Actualizado: 28/3/2019 16:06
|

Visto desde fuera, se podría interpretar así. El letrado de la Administración de Justicia, José Luis de Benito y Benítez de Lugo, de 62 años, tiene un aparente perfil progresista. Trabajó, de hecho, para un gobierno del PSOE durante cuatro años.

Fue en 2004 cuando abandonó su destino permanente en el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) para asumir el puesto jefe de Gabinete del desaparecido ministro de Interior y luego de Defensa, el magistrado José Antonio Alonso, íntimo amigo del presidente José Luis Rodríguez Zapatero.

De Benito y Benítez de Lugo fue revalidado en el puesto de jefe de Gabinete de Defensa por la sucesora de Alonso, Carme Chacón -también fallecida- el 14 de abril de 2008. En él duró siete meses. Hasta el 14 de noviembre, en que fue cesado.

Después de eso regresó al CGPJ, donde permaneció en un discreto segundo plano hasta 2014.

Su pedigrí «socialista» se le supone, como el valor a los soldados en el Ejército, cuando existía la mili.

De ahí lo del guiño a Pedro Sánchez. Aunque habría que especificar a qué «familia» del socialismo en concreto va dirigido dicho guiño, porque la cosa está complicada.

Y no todos los que ideológicamente son afines son amigos. Pueden ser los más acérrimos enemigos. Porque ejemplos haberlos haylos.

Susana Díaz y Pedro Sánchez. O  Soraya Sáenz de Santamaría y Pablo Casado. Y ya saben por donde derrota el barco en apuestas pasadas.

LESMES LE CAMBIÓ LA VIDA

Con la llegada del nuevo presidente, Carlos Lesmes, a De Benito y Benítez de Lugo le cambió la vida. De estar en el ostracismo más absoluto, saltó al centro de la pista del circo.

El presidente le nombro vicesecretario general del órgano de los jueces gracias al aval de su amigo Fernando Román García, entonces secretario de Estado de Justicia con el entonces ministro Alberto Ruiz Gallardón y actualmente magistrado de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo, en sus antípodas ideológicas, pero compartiendo la misma frecuencia de onda personal.

Hoy se dirime, precisamente, su nombramiento en el Pleno del CGPJ para el puesto de secretario general que dejó recientemente vacante Joaquín Vives de la Cortada Ferrer-Calbetó, quien regresó a la cosa privada, fichado por BDO, una firma multinacional de servicios legales que preside en España Alfonso Osorio.

Vives de la Cortada ocupó el cargo entre el 11 de mayo de 2015 y el 28 de febrero pasado.

Casi cuatro años como «jefe de máquinas» del CGPJ.

Ahora Lesmes ha propuesto a De Benito y Benítez de Lugo para ese cargo.

Porque le ha servido bien, un presidente conservador, con lealtad y fidelidad a tiempo completo, y a prueba de bomba, durante todo este tiempo.

De bien nacido es ser agradecido, dice el refrán. De Benito y Benítez de Lugo ha sido su hombre de máxima confianza. 

Mucho más que Vives de la Cortada, hay que decirlo con claridad, con el que el presidente en funciones pasó por épocas de ausencia completa de entendimiento. Pero fue su elección.

Después de la muerte del anterior secretario general, José Luis Terrero, y la imposibilidad de traerse del Ministerio de Justicia a Ricardo Conde, a Lesmes le pareció que Vives de la Cortada, que acababa de dejar Garrigues, era la mejor opción.

HA SIDO MÁS SECRETARIO GENERAL QUE VICESECRETARIO GENERAL, PIENSAN ALGUNOS VOCALES

Algunos de los vocales piensan -y opinan- que De Benito y Benítez de Lugo ha sido más secretario general que el secretario general que se ha marchado, y se lo ha ganado.

Y Lesmes, a pesar de que siempre había creído que para un puesto como ese la categoría de letrado de la Administración de Justicia no era suficiente sino que tenía que ocuparlo un magistrado, ahora ha cambiado de parecer. 

Facilita la cosa el hecho de que el presidente en funciones esté en tiempo de descuento y no sepa cuánto tiempo va a permanecer en el cargo.

Hoy por hoy es una incógnita.

Depende del resultado de las próximas elecciones del 28 de abril y de quién consiga formar gobierno.

En función de los encajes que se puedan hacer en el Parlamento, serán unos u otros los que configuren el futuro CGPJ, del que ya no será parte.

Pero De Benito y Benítez de Lugo, sí.

Un hombre de confianza en el futuro CGPJ es una buena apuesta. Hay que tener amigos en todas partes.

Por eso quiere dejar a De Benito y Benítez de Lugo bien posicionado para los que vengan detrás. Como vicesecretario general sería más prescindible mientras que como secretario general su valor se multiplica.

Sea quien sea, es lógico que Lesmes piense que la combinación de su aval personal, y el pedigrí «progresista» de su «patrocinado», junto al  profundo conocimiento de los intríngulis del CGPJ que tiene el letrado de la Administración de Justicia, puede contribuir a su continuidad.

El viejo dicho dice que «cuando lleguemos a ese puente, ya lo cruzaremos».

Pues eso.

Como siempre, el factor humano decidirá. Nada está escrito. Y quien crea lo contrario, se equivoca.

Otras Columnas por Carlos Berbell:
Últimas Firmas