PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

El cambio horario que haremos esta madrugada puede tener los días contados a partir de 2021

Incrementa el riesgo de sufrir hipertensión y dispara los accidentes de tráficoHoy a las 2 serán las 3 de la madrugada; habrá que adelantar los relojes. Una medida que podría tener los días contados.
|

El presidente de la Comisión Europea, el luxemburgués Jean Claude Juncker, lanzó el pasado mes de septiembre la propuesta de terminar con el cambio de horario invierno-verano. Una propuesta, basada en una consulta ciudadana que duró dos mesas, que desató la polémica en toda Europa, entre los que se manifestaron en contra y los que estaban a favor de suprimirlo.

El Parlamento y el Consejo echaron el freno a la propuesta de Juncker, dando un plazo de tres años para estudiar el asunto y decidir si implementarla o no.

PUBLICIDAD

Es decir, 2021. 

PUBLICIDAD

En esa decisión tuvo que ver el informe aprobado por el Comité de Transporte y Turismo del Parlamento Europeo y realizado por la eurodiputada socialdemócrata sueca Marita Ulvskog, en el que se pedía retrasar la abolición del cambio horario estacional hasta 2021, en lugar de abril de 2019, como pretendía la Comisión. 

«La propuesta de la Comisión era algo prematura, ya que no se realizó una evaluación de impacto adecuada previa. Y la consulta abierta a la ciudadanía también se llevó a cabo durante un periodo relativamente corto, ocho semanas, en lugar de las 12 semanas habituales. Es una pena, ya que las evaluaciones de impacto son fundamentales para disponer de la información suficiente para tomar decisiones», explicó la eurodiputada.

PUBLICIDAD

Lo que se ha hecho, por lo tanto, es ganar tiempo. Un grupo de trabajo, integrado por un representante de cada uno de los 28 estados miembros y un representante de la Comisión Europea, llevará a cabo el estudio y análisis preceptivo que tendrá que estar terminado antes de abril de 2020, fecha límite para tomar una decisión.  

Si es positiva, los estados miembros que prefieran mantener su horario estándar, también conocido como «horario de invierno», podrían cambiar los relojes por última vez el último domingo de octubre de 2021.

Si la evaluación considera que la decisión última puede originar problemas operativos, de coordinación o funcionamiento del mercado interior o los servicios de transporte, se remitirá el resultado de esta evaluación al Estado referido, que tendrá de plazo hasta octubre del 2020 para explicar las medidas que adoptará para paliar los problemas señalados en el informe del órgano de coordinación.

PUBLICIDAD

La vicepresidenta del grupo ALDE en el Parlamento Europeo, Izaskun Bilbao (PNV), también ha considerado «una buena solución» que los Estados miembros dispongan de plazo hasta 2021 para efectuar por última vez el cambio de hora y que deban comunicar su decisión definitiva a la Comisión en abril de 2020.

REVÉS PARA JUNCKER

Se retrasa así el empeño de Jean Claude Juncker, tras estudiar el resultado de una consulta pública en la que el 80 % de los participantes, la mayor parte de los cuales eran alemanes, preferían poner fin a esta práctica que comenzó a aplicarse a principios del siglo XX.

PUBLICIDAD

La mayoría de los Estados miembros de la UE tienen una larga tradición de cambio de hora de verano a hora de invierno y viceversa en octubre y marzo de cada año, que puede remontarse, según los países, a la crisis del petróleo de la década de 1970, o incluso a la Primera o la Segunda Guerra Mundial.

En su momento, se perseguía sobre todo el ahorro de energía, pero también otros objetivos como la seguridad vial, el aumento de las oportunidades de ocio por la  prolongación de las jornadas o la adaptación a las prácticas de los países vecinos o de los principales socios comerciales.

LOS ESPAÑOLES, A FAVOR DE ELIMINAR EL CAMBIO HORARIO

Con todo esto no es de extrañar que 9 de cada 10 españoles estén de acuerdo con eliminar el cambio horario.

Un porcentaje que se encuentra por encima de la media europea -el 80 % de la consulta promovida por Juncker- comulga con hacerlo.

Y eso que en nuestro país el ahorro se mueve entre el 0,1% y el 0,5% y que es en otros países donde se nota más.

PUBLICIDAD

En cualquier caso, la mayoría apuestan por mantener el horario de verano.

El sector turístico y hotelero, de hecho, se vería muy beneficiado, pues tener más horas de luz por la tarde incrementa el consumo y la predisposición a salir a la calle.

También se estima que sin el cambio horario se tenderá a las jornadas intensivas, algo que favorecerá la anhelada conciliación trabajo-familia.

CÓMO AFECTA EL CAMBIO DE HORA A LAS PERSONAS

Mientras tanto, sigue la polémica sobre cómo afecta a las personas, tanto física como anímicamente, ya que según los expertos es inevitable pasar por una adaptación para superar los efectos en nuestro reloj biológico.

Unos efectos que van a hacerse sentir a partir del próximo domingo, 31 marzo, a todos los ciudadanos de la Unión Europea, entre los que nos encontramos los españoles.

Porque ese día toca retrasar los relojes una hora a las 2 de la madrugada. Dormiremos, en consecuencia, una hora menos.

Desde el comparador de seguros Acierto.com han analizado cómo afectará no solo a nuestra salud física y mental, sino también a nuestro rendimiento y hasta a las ganancias de las empresas.

Así y según los datos de la entidad, adelantar el reloj incrementa los riesgos de sufrir hipertensión y migraña e incluso eleva las tasas de suicidio y robo.

De hecho hasta la productividad de los trabajadores decrece y se disparan los accidentes laborales. Sobre todo en aquellos puestos más exigentes físicamente, donde las lesiones aumentan en un 6%. Pero, ¿a qué se deben estas consecuencias?

El quid de la cuestión radica en que este cambio altera nuestro ritmo interno y aumenta las posibilidades de que durmamos peor.

De hecho, son muchos los encuestados que aseguran que les cuesta más conciliar el sueño durante esa noche y las siguientes, en las que acaban durmiendo menos y peor.

Con el consiguiente estrés y consecuencias que esto genera en el organismo. Para más inri, la falta de sueño incrementa el apetito.

Cuando hablamos de accidentes laborales también nos referimos a los que ocurren durante la ida al trabajo, especialmente si se va en coche. Sí, porque las condiciones lumínicas en las que conducimos también cambian.

Un hándicap al que se suma la falta de atención causada por la falta de sueño. En definitiva una pescadilla que se muerde la cola y que puede resultar muy peligrosa.

Volviendo a la caída de la productividad, también tiene que ver con la sensación de cansancio que experimenta el trabajador, y con otras alteraciones que puede sufrir nuestro organismo como la falta de concentración, inestabilidad, sensación de debilidad, etcétera.

Unos efectos que pueden alargarse hasta diez días. Además en este caso surge otra duda: si la hora “de menos” ha de retribuirse en los trabajos nocturnos. Los convenios colectivos suelen prever esta situación.

CÓMO PROTEGERSE

Ante este tipo de riesgos comentados es muy importante protegerse. En el caso de los accidentes laborales, se considera como tal aquel percance que sufre el trabajador durante su jornada laboral o cuando se desplaza a su puesto de trabajo desde casa o viceversa -a no ser que se haya producido por imprudencia temeraria-.

Los seguros de accidentes, por fortuna, garantizan a empresarios y empleados una tranquilidad, pues responden ante este tipo de situaciones (y otras como el fallecimiento, invalidez permanente parcial y absoluta, total, etcétera).

Los hay de distinto tipo: para colectivos, temporales, centros de enseñanza, seguros de accidentes para convenios colectivos, para directivos -con coberturas concretas según la posición desempeñada- y demás.