PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Borrell: La ‘cantinela’ independentista no tiene éxito en el extranjero aunque ‘siempre hay alguien dispuesto a bailarles el agua’

Se ha pronunciado así tras la reunión de Torrent con la comisaria de Derechos Humanos del Consejo de Europa para pedirle que visite a los políticos presos por el 'procés' Borrell señala que el presidente catalán, Quim Torra, "va a piñón fijo" con sus criticas hacia la Justicia española y sus llamamientos a una mediación internacional, pero que "la comunidad internacional sigue sin hacerle ningún caso". Foto: EP
|

El ministro de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación en funciones, Josep Borrell, ha manifestado que «la cantinela» que repiten los independentistas en el extranjero «hasta ahora materialmente no ha tenido ningún éxito», aunque en distintos sitios «siempre hay alguien dispuesto a bailarles el agua».

Borrell se ha pronunciado así hoy, en una entrevista en RNE, preguntado por el viaje del presidente del Parlamento catalán, Roger Torrent, el pasado martes al Consejo de Europa en Estrasburgo (noreste de Francia, para pedirle a la comisaria europea de Derechos Humanos, Dunja Mijatovic, que visite a los políticos en prisión preventiva por el proceso independentista, «para que pueda hablar directamente y pueda conocer de primera mano la injusticia que están viviendo».

PUBLICIDAD

En declaraciones a los periodistas tras la reunión, Torrent explicó que trasladó a Dunja Mijatovic la situación de «regresión» y vulneración de derechos que considera que se da en Catalunya, y que le reclamó que el Consejo de Europa vele por los derechos de representación política de los presos que han sido elegidos diputados en el Congreso, senadores y que pueden ser eurodiputados.

PUBLICIDAD
El presidente del Parlament, Roger Torrent, junto a la comisaria de Derechos Humanos del Consejo de Europa, Dunja Mijatovic. Foto: Parlamento catalán

Torrent también destacó «la receptividad y el conocimiento» que ha mostrado Mijatovic sobre la situación en Cataluña, y dijo que la comisaria le ha asegurado que visitará el resto del Estado.

Al respecto, Borrel ha dicho que «todos los días en alguna parte hay un movimiento del independentismo catalán llamando a la puerta de alguna institución» para repetir la «cantinela» de que «en España hay presos políticos, que los derechos humanos son violados sistemáticamente, que no hay separación de poderes o que el juicio es una farsa».

PUBLICIDAD

En el caso del Bundestag (Cámara Baja del Parlamento), ha explicado que van «de la mano de la extrema izquierda», porque «siempre encuentran a alguien que les lleve de la mano, unas veces es la extrema izquierda y otra es la extrema derecha».

Con todo, ha defendido que, hasta ahora, esas iniciativas no han tenido «ningún éxito».

Preguntado sobre si promoverá una reforma de la euroorden para ampliar los delitos que supongan una extradición automática entre Estados miembros de las personas reclamadas, Borrell ha señalado que la euroorden es «un proceso en marcha» que se basa en la confianza recíproca entre los distintos sistemas judiciales.

PUBLICIDAD

El ministro ha dicho que «se trata de avanzar en el automatismo» para que haya más delitos en esa lista, pero ha apuntado que la confianza entre 27 sistemas judiciales «no se consigue de la noche a la mañana».

Borrell ya ha dicho en anteriores ocasiones que el presidente catalán, Quim Torra, «va a piñón fijo» con sus criticas hacia la Justicia española y sus llamamientos a una mediación internacional, pero que «la comunidad internacional sigue sin hacerle ningún caso».

PUBLICIDAD

«Tenemos que acostumbrarnos a que seguirá haciéndolo», dijo el pasado 23 de abril.

También subrayó que pese a lo que intenta vender el independentismo, el juicio por el proceso independentista que celebra el Tribunal Supremo «no es un juicio político», y se hace «con todas las garantías y toda la publicidad».

«Estos llamamientos a la comunidad internacional no tienen eco, nadie le escucha y nadie le hace caso pero él seguirá diciéndolo», añadió.

Uno de esos llamamientos de Torra:

En esta una declaración institucional por Sant Jordi, Torra criticó que miembros del anterior ejecutivo catalán están «en prisión o en el exilio (huidos de la Justicia) por la represión del Reino de España», y pidió que Europa y la comunidad internacional se involucren para resolver el asunto de forma democrática.

El presidente autonómico catalán manifestó a principios de año que “irá allí donde haga falta en todo el mundo a explicar la gravedad de la situación política catalana con presos políticos (políticos presos) y exiliados” y defender el derecho a la autodeterminación.

El pasado enero visitó en Waterloo (Bélgica) a su antecesor en el cargo, Carles Puigdemont, huido de la Justicia, y se fue de viaje oficial a EE UU para intentar internacionalizar el proceso separatista.

En 2018 gastó unos 120.000 euros en viajes, una cantidad que supera el coste de los que hizo su predecesor en el cargo, Carles Puigdemont.

Entre estos gastos figuran 51.013 euros en un viaje a la capital estadounidense entre el 26 y el 29 de junio para participar en el Smithsonian Folklife Festival, 21.453 euros en un viaje a Suiza el 17 y 18 de octubre que incluyó una reunión con la secretaria general de ERC, Marta Rovira, y otra con la exdiputada de la CUP en el Parlamento catalán Anna Gabriel, huida de la Justicia.