PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

La OIT hace 7 recomendaciones clave para el siglo XXI en una gran «cumbre sobre el empleo»

La OIT aprobara una declaración institucional sobre el futuro del trabajo digno en su 108 Conferencia MundialImagen de la 107ª Conferencia de la OIT, anterior a la actual, que marcará el centenario de la organización.
|

Junio es un mes de celebración para la Organización Nacional del Trabajo (OIT). Porque hace 100 años que vio la luz. Y a partir de 1947, con el nacimiento de la ONU, la OIT adquirió la importancia mundial que hoy tiene.

En su seno reúne a gobiernos, empresarios y trabajadores de los Estados miembros para establecer estándares laborales, desarrollar políticas y elaborar programas que promuevan un trabajo decoroso para todos.

PUBLICIDAD

A partir de hoy, 10 de junio, y hasta el próximo 21, se celebrará en Ginebra, Suiza, donde tiene su sede, la 108ª Conferencia Internacional del Trabajo (CIT), a la que asistirán 5.700 delegados de todo el mundo, en lo que será una gran «cumbre sobre el empleo».

PUBLICIDAD

Jefes de  Estado, directores de organizaciones internacionales participarán en las diversas sesiones redondas, foros temáticos  y mesas plenarias.

Para el día 11 está prevista la presencia del presidente de Francia, Emmanuel Macron; la canciller alemana, Ángela Merkel, y el primer ministro de Rusia, Dmitri Medvedev.

PUBLICIDAD

El 21 de junio la Conferencia será impartida con la visita del secretario general de Naciones Unidas, el portugués António Guterres. 

UN INFORME CLAVE PARA DEBATIR

Las recomendaciones de la Comisión Mundial sobre el Futuro del Trabajo Trabajar para un futuro más prometedor, publicadas a principios de este año, como trabajo realizado por 23 expertos, marcarán gran parte de las actividades de la CIT del centenario. 

En dicho trabajo las personas y sus capacidades son centro del trabajo donde se insiste en proteger un trabajo decente y sostenible

PUBLICIDAD

Entre las recomendaciones de dicho informe hay que destacar:

1.- PROTECCIÓN AMPLIA DE LOS TRABAJADORES 

Una garantía universal de empleo que proteja los derechos fundamentales de los trabajadores, garantice un salario que permita un nivel de vida digno, horas de trabajo limitadas y lugares de trabajo seguros y saludables.

PUBLICIDAD

2.- PROTECCIÓN SOCIAL DURANTE TODA LA VIDA DEL TRABAJADOR 

Una protección social garantizada desde el nacimiento hasta la vejez que atienda las necesidades de las personas a lo largo de su ciclo de vida.

3.- FORMACIÓN, DERECHO CLAVE

Un derecho universal al aprendizaje permanente que permita que las personas se formen, adquieran nuevas competencias y mejoren sus cualificaciones.

4.- CAMBIO TECNOLÓGICO Y TRABAJO DECENTE

Una gestión del cambio tecnológico que favorezca el trabajo decente, incluso a través de un sistema de gobernanza internacional de las plataformas digitales de trabajo.

5.- APOYO A LAS COMUNIDADES RURALES 

Mayores inversiones en las economías rurales, verdes y del cuidado.

6.- BÚSQUEDA DE LA IGUALDAD DE GÉNERO 

Desarrollar una agenda transformadora y mensurable a favor de la igualdad de género.

PUBLICIDAD

7.- INCENTIVOS DE EMPRESA MÁS SOCIALES 

La reestructuración de los incentivos a las empresas a fin de estimular las inversiones a largo plazo.

MADRID, UN REFERENTE

El pasado  5 de marzo se celebró en Madrid la II Conferencia Nacional Tripartita en la que participaron tanto  el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el director general de la OIT, Guy Ryder, como también la ministra de Trabajo y Seguridad Social, Magdalena Valerio, los interlocutores sociales, las Comunidades Autónomas, el Consejo Económico y Social y el mundo académico.

Las conclusiones se incorporan a esta CIT de Ginebra como contribución  de nuestro país en estos temas.

El director de la Oficina para España de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y exvicepresidente de la Comisión Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo, Joaquín Nieto,  recientemente entrevistado por Confilegal, aseguraba que uno de los objetivos debe ser el de acabar con el déficit de «trabajo decente» que se da en la actualidad.

A su juicio 300 millones de personas con empleo viven en la «extrema pobreza».

Otro dato que Nieto mencionaba en sus últimas comparecencias publicas es que a principios de siglo había 260 millones de niños trabajando, hoy hay 150 millones, se ha reducido en un tercio, pero todavía queda mucho por delante.

En los primeros años del siglo XXI, el 60% de la población mundial estaba sin protección social, hoy es el 55%.

Hay avances, pero son insuficientes y hay nuevos riesgos. La desigualdad del año 2000 a hoy se ha incrementado.

Para Carlos de la Torre, «of counsel» [consejero legal] de Baker Mckenzie y vicepresidente de Adirelab “se trata de reorientar los incentivos hacia un modelo empresarial y económico, centrado en las personas, pidiendo un cambio en la gobernanza y las conductas empresariales que pasa por una mayor transparencia y rendición de cuentas de sus actividades ampliando la representación de las partes interesadas y con incentivos para el éxito de las empresas a largo plazo”.

Al mismo tiempo, destaca que “el informe también recoge su preocupación por la concentración de poder en manos de las empresas tecnológicas actuales señalando la conveniencia de que los modelos empresariales altamente digitalizados paguen efectivamente la cuota de impuestos que les corresponde”.

LOS DESAFÍOS DE LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS 

La inteligencia artificial, la automatización y la robótica darán lugar a una pérdida de empleos, en la medida que las competencias se volverán obsoletas.

Sin embargo, estos mismos avances tecnológicos, junto a la ecologización de las economías, también crearán millones de empleos, si se aprovechan las nuevas oportunidades.

“El mundo del trabajo experimenta grandes cambios que crean numerosas oportunidades para más y mejores empleos. Pero los gobiernos, los sindicatos y los empleadores necesitan trabajar juntos a fin de hacer que las economías y los mercados laborales sean más inclusivos. Este tipo de diálogo social puede contribuir a que la globalización nos beneficie a todos”, declaró el primer ministro sueco y copresidente de la Comisión Mundial, Stefan Löfven.

El informe además pone de manifiesto el “papel único” que la OIT debe desempeñar en la elaboración y puesta en práctica del “programa centrado en las personas” en el sistema internacional y exhorta a la Organización a dar prioridad a la implementación de las recomendaciones del informe.

“Las cuestiones destacadas en este informe son relevantes para las personas en todas partes y para el planeta”, comentó el director general de la OIT, Guy Ryder.

“Pueden ser desafiantes, pero si las ignoramos lo hacemos por nuestra cuenta y riesgo”.

A su juicio, “el mandato de la OIT, que reúne a gobiernos, empleadores y trabajadores de todas las regiones del mundo, significa que la Organización está bien situada para servir de brújula y de guía para contribuir a abrir nuevas perspectivas en el trabajo para las futuras generaciones.”

LUCHAR CONTRA LA VIOLENCIA Y EL ACOSO EN EL LUGAR DE TRABAJO

La violencia y el acoso en el trabajo afectan la salud, la seguridad y el bienestar de las trabajadoras y los trabajadores.

Después de la discusión inicial que tuvo lugar el año pasado, la Conferencia del centenario examinará la adopción de un Convenio acompañado por una Recomendación sobre esta cuestión crítica.

La OIT señaló que 80 países han aprobado leyes que prohíben la discriminación basada en la orientación sexual, la identidad de género o las características sexuales en el mundo laboral.

Pero expuso, el ritmo de avance es demasiado lento y, en algunos casos, está retrocediendo.

A fin de estimular el debate, una serie de eventos y foros temáticos tendrán lugar del 13 al 18 de junio.

Con un formato interactivo y la participación de destacados oradores e invitados especiales, ofrecerán la oportunidad de llevar a cabo discusiones animadas sobre un gran número de cuestiones que determinan el futuro del trabajo.

Así se analizarán cuestiones como la de  los empleos y las competencias, la tecnología al servicio del trabajo decente, la libertad sindical y la negociación colectiva, las empresas a favor del trabajo decente, el multilateralismo y el futuro del trabajo, las transiciones profesionales a lo largo de la vida.

Un debate sobre la construcción de un futuro mejor sin trabajo infantil será organizado para celebrar el Día Mundial contra el Trabajo Infantil.