PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

La Organización Internacional del Trabajo alerta que lo peor la crisis del coronavirus está por llegar

Guy Ryder, director general de la Organización Internacional del Trabajo durante su intervención. Foto: Youtube.
|

El director general de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), Guy Ryder, denunció el viernes, en el foro ‘NEF online’, que ni el G-20 ni la Unión Europea “han estado a la altura” en su respuesta a la crisis mundial provocada por la pandemia de la COVID-19″.

“Cada país está actuando por su cuenta y eso es insuficiente”, advirtió Ryder en este evento organizado por Nueva Economía Fórum, donde afirmó que el G-20 emitió “una declaración muy bonita en la que faltaban compromisos concretos”.

También expuso en su intervención que lo peor está por llegar, en lo que a crisis económica se refiere.

En cuanto al impacto de la pandemia, afirmó que “las cifras son terribles y sin precedentes”.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

En concreto, indicó que en el segundo trimestre de este año se han perdido un 10,5% de las horas de trabajo en todo el mundo, lo que equivale a 305 millones de puestos de trabajo.

“Es un drama que nunca hemos visto”, prosiguió el director de la OIT, quien recordó que en la crisis financiera de 2008 y 2009 la pérdida global fue de unos 22 millones de puestos de trabajo.

En la misma línea, lamentó que las previsiones apuntan a que la caída del PIB mundial será de unos cuatro billones de dólares y que el comercio internacional se podría llegar a reducir un 32%, porcentaje no alcanzado desde la gran depresión de los años treinta del siglo pasado.

PUBLICIDAD

En cuanto a la Unión Europea, de la que consideró que “tiene un papel fundamental que jugar en esta crisis”, lamentó que al igual que en otros temas como la inmigración o el euro “cada vez es más difícil buscar y conseguir posiciones comunes”.

“Es importante que Europa lo haga y esperamos que lo haga lo antes posible”, añadió Ryder, quien destacó el papel del Gobierno de España para intentar alcanzar este consenso.

Por otro lado, Ryder defendió que para dar respuesta a esta situación “las reglas normales no se pueden aplicar”, por lo que defendió que “los países gasten todo lo que tienen y un poco más”. “Lo que necesitamos es no caer en la trampa de la austeridad exagerada”, sentenció.

PUBLICIDAD

A este respecto, advirtió de que, tras haber parado el proceso productivo de golpe, “mucho más compleja es la salida de este proceso de confinamiento”. “La recuperación será mucho más difícil de lo que fue el confinamiento”, reiteró.

PUBLICIDAD

España se acogerá al fondo SURE

Este sábado hemos sabido, tras la última comparecencia de Pedro Sánchez, presidente del Gobierno español, que nuestro país se acogerá al fondo SURE, aprobado el viernes viernes y que supone 100.000 millones de euros a repartir entre países como España, Francia o Italia.

El acuerdo político se ha logrado y la iniciativa será adoptada formalmente por el Consejo de la UE el próximo 19 de mayo, informó esa institución en un comunicado.

El nuevo fondo permitirá utilizar la financiación comunitaria para sufragar los sistemas de empleo temporal, por los que las empresas mantienen contratados a los trabajadores, aunque caiga o cese su actividad y el Estado interviene con ayudas públicas para pagar los salarios.

En España se trataría esencialmente de los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE). El objetivo es minimizar los despidos para que la economía pueda echar a rodar cuanto antes, una vez termine la emergencia sanitaria.

PUBLICIDAD

Los préstamos SURE estarán respaldados por el presupuesto de la UE y las garantías dadas por los estados miembros, según su participación en la Renta Nacional Bruta de la UE. El importe total de las garantías será de 25.000 millones de euros.

Guy Ryder, director general de la OIT, en el webminar, junto con la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, y José Luis Rodríguez, de Nueva Economía, que moderó el encuentro. Foto: Youtube. 

Recomendaciones de la OIT

Joaquín Nieto, director de la oficina de la OIT en España, fue otro de los invitados a este debate online. Sobre las recomendaciones de este organismo “será necesario un esfuerzo extraordinario para la recuperación. Estamos hablando de grandes inversiones económicas que tendrán que hacerse en todo el mundo”.

Este experto confía que en el caso de Europa sean inversiones comunes “estas inversiones tendrán que ser europeas que complementen las que haga cada país”.

Nieto revela que la OIT también ve necesario, visto lo que ha sucedido con el coronavirus, reforzar y mejorar los sistemas públicos de salud y de protección social de los trabajadores.

“Hay países que han podido atender a sus ciudadanos enfermos y proteger a trabajadores ahora en desempleo”, apunta.

Estas propuestas se encuentran incluidas en los Objetivos de Desarrollo Sostenibles de las Naciones Unidas “, el 1,3 habla de la protección social y todo el objetivo 3 hablar de sistemas de salud y bienestar que se deben reforzar”.

Desde esta organización internacional se cita a unos 1600 millones de trabajadores, de la llamada economía sumergida, que no reciben ningún tipo de ingreso y tampoco pueden trabajar.

“Son trabajadores sin contrato, sus empresas no pagan cotizaciones y no tienen derecho a ninguna protección social”, apunta.

De hecho, una de las propuestas de la OIT va también en la línea de que ese trabajo informal o de economía sumergida se convierta en trabajo decente, uno de las reivindicaciones de esta organización para evitar la precariedad del mercado laboral.

La OIT estima que se producen más de un millón de muertos en el trabajo cada año. además, que las estimaciones moderadas muestran que los trabajadores sufren aproximadamente 250 millones de accidentes del trabajo y 160 millones de enfermedades profesionales cada año.

Para Nieto la ayuda que la UE va a dar con SURE es una gran noticia “es posible que sea insuficiente pero hay que seguir esa línea de ayudas ya que los procesos de desescalada son complejos y lentos en cualquier país. Esperemos no haya mas rebrotes en ningún país aunque hay sectores como turismo y espectáculo que van a sufrir más en esta vuelta a la normalidad”.

Joaquín Nieto, director de la Oficina de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en España. Foto: RTVE.

Cuestiona el ingreso mínimo vital

En otro momento de su intervención Ryder advirtió que la aprobación de rentas universales, como el ingreso mínimo vital que ultima el Gobierno español, puede plantear problemas a largo plazo, ya que se pueden convertir en una forma de compensar la precariedad y debilidad del mercado de trabajo.

“No estoy convencido de que esta sea la mejor forma de plantear el futuro del trabajo”, afirmó Ryder en este evento organizado por Nueva Economía Fórum, donde añadió que “este es un gran debate”.

La propia OIT cree que todo ciudadano debe tener un ingreso y no se puede dejar nadie en la cuneta

A este respecto, señaló que es “necesario” diferenciar entre la conveniencia de una medida de este tipo a largo plazo o como respuesta a una situación como la generada por la Covid-19, “en la que hemos visto que tenemos enormes lagunas en nuestra protección social”.

 “Una renta universal tiene sus virtudes, pero como política a largo plazo hay muchas cosas que discutir, ya que plantea la idea de que en el futuro no se puede esperar que la gente reciba ingresos suficientes y permanentes de su trabajo”, prosiguió Ryder.

Por otro lado, incidió en la necesidad de articular mecanismos para proteger a las personas que trabajan en el marco de la economía informal, algo que afecta a unos 2.000 millones de personas en el mundo, seis de cada diez trabajadores, que perderán el 60% de sus escasos ingresos por el coronavirus.

“La formalización de la economía informal es un reto mundial”, defendió Ryder, quien apuntó que “esta pandemia ha mostrado el drama de la gente que tiene que trabajar día a día para ganarse la vida y alimentar a sus familias sin ninguna protección”. “Están completamente desamparados”, lamentó el director de la OIT, quien alertó de que para ellos “la alternativa es morir de hambre o morir por el virus”.

Sobre los propios ERTES, la propia Ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, también presente en este encuentro virtual, a preguntas de los medios informativos, indicó que de las 300.000 prestaciones por ERTE que quedaban por tramitar la semana pasada, ya solo faltan por resolver 46.000 que previsiblemente se gestionarán en los próximos días.

Al mismo tiempo también anunció que el próximo miércoles el Gobierno, junto con la patronal y sindicatos, comenzarán a definir los sectores que necesitarán prorrogar los ERTE más allá del 30 de junio, en el marco de esa comisión tripartirta creada para ello en el último Real Decreto ley, y apuntó que se necesita “rapidez” para salir de esta crisis. “Veremos el alcance de los esfuerzos que tenemos que hacer para proteger a las empresas y a los trabajadores”, precisó.