PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

El ICAM pedirá a Justicia la Gran Cruz de San Raimundo de Peñafort a título póstumo para Juan Picón

Emotivo homenaje al abogado recientemente fallecido, en el CGAE en el que familiares, amigos, compañeros de despacho y competidores acudieron para ensalzar su figuraLa Mesa del Recuerdo a Juan Picón. De izquierda a derecha, Javier García de Enterría, de Clifford Chance; Pilar Menor, de DLA Piper; José María Alonso, decano del Colegio de Abogados de Madrid; José Antonio Sánchez-Dafos, de Latham & Watkins; Jaime Pérez Renovales del Banco Santander, y Brian N. Harnett de Squire Patton Bogs. Todos ellos -a excepción del decano Alonso- trabajaron codo con codo con el desaparecido abogado.
|

Nos lo decía un abogado de su despacho a poco de comenzar este acto: “Aún es difícil hacerse a la idea de que no volveremos a ver a Juan y a escuchar sus consejos”.

Aquel fatídico 19 de junio ya ha quedado en la memoria negra de la abogacía por la desaparición de Juan Picón, con casi 56 años, en aquel momento socio director de Latham & Watkins.

PUBLICIDAD

Picon era colegiado del Colegio de Abogados de Madrid (ICAM) desde 1988, con el número 40.306.

PUBLICIDAD

Desde aquella fecha, las muestras de solidaridad con María Torralba, su viuda, también abogada del ICAM, la madre de Juan, Doña Carmen y los hijos de éste, Juan y Carlos han sido incesantes.

María Torralba, viuda de Juan Picón, recibió una placa de recuerdo y reconocimiento de la Abogacía a su marido, que le entrego el decano del Colegio de Abogados, José María Alonso. Foto: Antonio del Rosal/ICAM.

En esta oportunidad fue el ICAM en colaboración con el Consejo General de la Abogacía Española (CGAE) quien organizó este sencillo acto.

PUBLICIDAD

Un evento en el que tomaron la palabra un representante de aquellos despachos y empresas en los que Picón labró su reputación como abogado, primero, y luego como gestor de despachos, llegando a la copresidencia Mundial de DLA Piper.

También hablaron José María Aznar, expresidente del Gobierno, Victoria Ortega, presidenta del CGAE y José Ignacio Monedero, secretario de la Junta del ICAM y amigo de Picón desde los doce años.

El expresidente José María Aznar era un gran amigo, y colaborador, de Juan Picón. Foto: Antonio del Rosal/ICAM.

Todos recordaron con emoción su ausencia.

PUBLICIDAD

Entre los asistentes, que abarrotaban el salón del actos del CGAE, socios directores de los principales despachos del país que discretamente ocupaban su butaca.

Fernando Vives, por Garrigues; Luis de Carlos por Uría Menéndez; Pedro Peréz Llorca, Carlos Rueda, por Gomez-Acebo y Pombo; Cesar Albiñana, por CMS Albiñana & Suárez de Lezo; Esteban Ceca Magán, por Ceca Magín Abogados; Gonzalo de Ulloa, por Gómez-Acebo & Pombo; Javier Fernández Samaniego, por Samaniego Law;José María Michavilla, por MA Abogados, entre otros.

PUBLICIDAD

También hicieron acto de presencia la consejera de Justicia en funciones, de la Comunidad de Madrid, Yolanda Ibarrola, abogada de profesión; Rodrigo Ogea, Santiago Martínez-Lage, Rosa Vidal, María Seguimon, Alejandro Ortiz, Francisco Palá, Carlos Pazos y otros tantos abogados que se acercaron a homejanear al malogrado Juan.

El acto se inició con un impactante vídeo realizado por el Departamento de Comunicación del ICAM donde, en blanco y negro, Juan Picón iba contestando diferentes preguntas.

Anotamos varias frases “el trabajo es importante pero no es lo único. Hay otras cosas que nos hacen tener los pies en la tierra”.

También confesaba que su padre, también abogado, le había inculcado el «veneno de esta profesión y estar prácticamente todo su tiempo pendiente de sus clientes y equipo de trabajo».

PUBLICIDAD

El video concluye y los aplausos atronan en la sala.

Doña Carmen, la madre de Juan Picón, también tuyo unas palabras de agradecimiento a todos los presentes, por el respeto y el cariño demostrado a su hijo. Foto: Antonio del Rosal/ICAM.

La voz del decano del Colegio de Abogados de Madrid, José María Alonso, hace de intermedio para hablar de Juan Picón con el que compartió diferentes momentos a nivel profesional.

Reconoce que fue un buen apoyo en su campaña electoral y lanza un mensaje al auditórium

“Esta Junta de Gobierno en su próxima reunión del 29 de julio aprobará una moción para que el Ministerio de Justicia otorgue, a título póstumo, la Gran Cruz de San Raimundo Peñafort a Juan Picón. Creemos que ha hecho méritos sobrados para lograrlo”.

Vuelven a sonar los aplausos de forma insistente.

Los hijos, la viuda y la madre de Juan Picón en la primera fila, en la que también estuvieron la consejera de Justicia de la CAM, Yolanda Ibarrola, el expresamente del Gobierno, José María Aznar, y la presidenta del CGAE, Victoria Ortega. Foto: Twitter.

Aznar habla de su amigo, Juan Picón

Empiezan las intervenciones, el expresidente del Gobierno, al que hemos visto esta mañana debatir con otro expresidente, Felipe González, sobre tecnología y digitalización, es el primero que toma la palabra.

Tendrá que ausentarse antes de que finalice el evento.

Ya es un gran logro que haya despejado su agenda para estar hoy con la familia de Juan Picón a la que conoce bien.

“Siempre estuve orgulloso del triunfo de los españoles allá donde estuvieran y la carrera de Juan es digna de elogio”, afirmó.

De Juan, porque todo el mundo le conocía así, habla con emoción: “ha sido una persona de gran talento y esfuerzo que quiso estar siempre entre los mejores, Solo revisar su carrera profesional nos ofrece una perspectiva de un líder nato. Que hoy estén junto con familia y compañeros de despacho, otros abogados, a veces rivales en otros asuntos, da cuenta de su valía profesional”.

Aznar es contundente: “Deja un vacío enorme que nadie ocupará”.

A la intervención de Aznar le siguen otras de profesionales que compartieron momentos a lo largo de su carrera profesional.

El Salón de Actos del Consejo General de la Abogacía, en Madrid, donde se celebró el homenaje, estuvo lleno hasta los topes en este sencillo acto de recuerdo y homenaje a uno de los hombres que más han marcado el devenir de la abogacía española en los últimos años. Foto: Antonio del Rosal/ICAM.

Una carrera que se inició en el Banco de Santander.

Jaime Pérez Renovales, secretario del Consejo de Administracion de esta entidad financiera: “Pese a no coincidir con el directamente, sí estoy al tanto de su trabajo y profesionalidad respecto a todo lo que se le encomendaba”.

También destaca que incluso estando enfermo siguió dando ánimos a su entorno  y mostrando vitalidad.

Del Banco de Santander, Juan Picón salto a Clifford Chance en 1989 que, cuatro años atrás, había abierto oficina en España.

“No era aún el gran despacho que era ahora, pero eso a Juan no le importó”, cuenta Javier García de Enterría, socio de la firma internacional y amigo suyo con e que compartió muchos ratos libres de maratón o ciclismo”.

Junto con el trabajo y la práctica deportiva que le ayudaba a relajarse, la familia era el tercer pilar de la vida de Juan Picón.

En su intervención Brian Hartnett, actual socio director en la oficina de Bruselas y codirector del área de Regulación de Squire Patton Bogs, explicó a los asistentes como fue la llegada de Picón a esta firma, que antes respondía con el nombre de Squire, Sanders & Dempsey en España.

Hartnett elogio la capacidad su capacidad de trabajo y lo bien que empatizaba con los clientes de la firma.

De esta etapa de Squire muchos profesionales siguieron a este abogado que parecía no tener límites en su capacidad de trabajo y gestión.

Era el momento de DLA Piper en España y de poner en marcha la oficina de Madrid. Fue en 2006.

Pilar Menor, le acompaño en Squire y recaló con otros abogados en DLA Piper.

En la actualidad es la  socia directora  del despacho y responsable del área laboral.

Resumió esos dieciocho años que trabajo con Juan Picón, codo con codo: “Siempre apoyó la diversidad y el talento femenino. Reconozco que me ayudo mucho en mi carrera y que fue clave su apoyo para dirigir el despacho con posterioridad desde el 2013”.

Menor recordó la energía que transmitía a lo largo de su carrera profesional.

“Siempre establa disponible para su equipo y clientes. Nadie se podía relajar. Nos exigía mucho pero también, el era el primero en estar en primera línea de combate”, reveló.

Fruto de esa forma de trabajar su carrera profesional desde el 2006 fue marcando hitos hasta ser nombrado en el 2016 copresidente mundial de DLA Piper.

José Antonio Sánchez-Dafos, compañero de Juan desde hace catorce años tanto en Squire como en DLA Piper, fue el último en intervenir para explicar la actividad de su compañero en Latham & Watkins.

“Fue una decisión dura de tomar, la de salir de DLA Piper a Latham, pero al final se dio cuenta que era otro proyecto muy ilusionante. Tanto Ana González Linares, como Ignacio Gómez Sáncha y yo nos fuimos con él”.

El proyecto que Juan Picón tenía para Latham & Watkins, ahora lo liderará Ignacio Gómez Sancha, otro abogado y colaborador suyo desde hace muchos años.

Públicamente el decano Alonso le dio ánimos para este nuevo reto profesional para este letrado muy vinculado a Juan en los últimos catorce años.

En este año y medio al frente de la oficina de Madrid se ha duplicado el número de abogados, con fichajes de primer nivel y situado a la firma en todos los escenarios jurídicos de primer nivel.

Pilar Menor trabajó con Picón en DLA Piper, despacho que abandonó, junto con Sánchez-Dafos -a la derecha- para recalar en Latham & Watkins. Foto: Antonio del Rosal/ICAM.

Para Sánchez-Dafos “Juan era muy exigente con todos pero al mismo tiempo ejercía mucha atracción con los clientes. Siempre que podía estaba en las operaciones más destacadas”.

Y llegó el turno de palabra de Victoria Ortega, presidenta del CGAE, quien alabó la convicción, pasión y compromiso de Juan Picon con su profesión y su familia.

Lo cual dio paso al momento más emotivo de la noche, cuando el decano Alonso entrego a María Torralba, viuda de Juan Picón, una placa conmemorativa de este evento, quien luego agradeció este gesto. Al igual que Doña Carmen, madre del propio Juan Picón.

La finalización del acto provocó que los asistentes, hasta ese momento en sus butacas fueran a charlar con la familia de Juan Picón e intercambiar opiniones.

En los pasillos todo el mundo recordaba algún gesto de Juan a nivel profesional.

“Fue un líder positivo que siempre supo motivar a su equipo».

Ahora muchos de ellos esperan impaciente la respuesta del Ministerio de Justicia después de que la Junta de Gobierno del ICAM solicite la famosa «Raimunda», a título póstumo, para Juan Picón.

Pero eso será otra historia para otro reportaje.