PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Zaragoza acoge la presentación de “El derecho no es para tanto, o sí”, del jurista Luis Murilllo

El autor, con su ingenio, acerca la compleja realidad jurídica al público en generalDe izquierda a derecha: Ana Farré, directora de Ibercaja Patio, Luis Murillo, jurista, escritor y exconsejero de Cuatrecasas, Juan Manuel Cendoya, vicepresidente del Banco de Santander y Javier Garanto, socio director de Cuatrecasas en Zaragoza.
|

El jurista y escritor Luis Murillo, exconsejero de Cuatrecasas, presentaba hace unos días su libro “El derecho no es para tanto, o sí” en Ibercaja Patio de la Infanta, en Zaragoza. La obra, patrocinada por la Fundación Cuatrecasas en su primera edición, ha sido publicada por Wolters Kluwer.

El libro es una muestra del conocimiento jurídico adquirido durante años de profesión, unido a un tono divertido e informal que le confiere un sello muy particular.

PUBLICIDAD

El autor explica en un lenguaje sencillo “para que lo entienda todo el mundo” qué es el derecho español y qué objetivos persiguen sus diferentes ramas.

PUBLICIDAD

Al acto acudieron más de 250 personas, entre las que se encontraban autoridades como el alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, y el alcalde de Monzón, Isaac Claver.

En la presentación participaron Juan Manuel Cendoya Méndez de Vigo, vicepresidente del Banco Santander; Javier Garanto, socio director de Cuatrecasas en Zaragoza, y Ana Farré, directora de Ibercaja Patio de la Infanta.

PUBLICIDAD

El propio Luis Murillo, columnista de Confilegal, nos explicaba que “esta crónica tiene dos cosas especiales. La primera es la procedencia del libro. Surge tras diagnosticarme una enfermedad neurodegenerativa».

«Consecuencia de ello, y tras un inicio completo del proceso habitual, viendo a todo tipo de médicos, a finales de 2016 la Seguridad Social me da la baja permanente para todo trabajo, con lo cual se acaba mi relación laboral con Cuatrecasas”.

Murillo recuerda que “en marzo de 2017 tengo una comida con mis ya ex compañeros de la Firma, a la que asistió Rafael Fontana; en dicha comida me regalan, entre otras cosas, la posibilidad de escribir un libro».

PUBLICIDAD

«Me dieron un formato en blanco con el título de “La Casa aragonesa” que era de lo que pensaba escribir”.

Este jurista describe las dificultades de crear este libro “al folio número 12 lo dejé por puro aburrimiento, además, yo no soy foralista y pensaba que me estaba metiendo en camisa de once varas».

PUBLICIDAD

«El aburrimiento total llegó en septiembre de 2017 coincidiendo con un nuevo periodo español de ignorancia jurídica, además, no era extraño en un país con muchos licenciados en Derecho y poco sentido común”.

Sin embargo, recuerda que “de ahí surgió “El derecho no es para tanto, o sí”, una obra generalista como su Autor. Es una explicación, muy personal, de cómo va surgiendo el Derecho, de sus diferentes ramas y de sus límites».

«Me recordaban mi obligación de escribir: Javier Garanto, socio director de Cuatrecasas Zaragoza, mi mujer, Marta, y mi hija, Casilda, que amenazó con dejar de hacer de hacer los deberes si yo dejaba de escribir. Además, la enfermedad progresaba, con lo cual, no había mucho tiempo”.

Murillo recuerda el apoyo familiar y de sus amigos para poner en marcha esta iniciativa y no morir en el intento “tuve un consejo asesor formado por Sofía de Salas, profesora de Derecho Civil, Mª Esther López, socióloga, Isabel Roy, abogada, y María Lacruz, notaria».

«De las fotos se encargó mi amigo Enrique Fantova, de coordinar diseño e ilustración mi mujer, Marta López Benedicto, de ejecutar la ilustración Carolina Albalá”.

PUBLICIDAD

En diciembre de 2018 el libro estaba acabado y en abril de 2019 lo editaba y difundía Wolters Kluwer tanto en formato físico como digital.

Una multitudinaria presentación

Sobre la presentación de la obra, recordaba que “La segunda especialidad es que el Autor no podía presentarlo».

«Así se lo comenté a la editorial en mayo de 2019, dado que no me veía con voz para presentar nada. Pero en junio de 2019 mi mujer me dijo que habría presentación y que me dejara de monsergas que ella hablaría por mí”.

Al final “la presentación tuvo lugar a finales del mes de junio en el salón Rioja del Patio de la Infanta (Sede Central de Ibercaja en Zaragoza), facilitado por su directora, Ana Farré, con quien, habitualmente colabora mi mujer».

«Marta consiguió también azafatas y proveedores de jamón, snaks y vino para el acto”.

El salón Rioja tenía una capacidad de 260 plazas que se desbordó notablemente. Por la misma razón los 50 libros que trajo Wloters Kluwer se agotaron enseguida.

En cuanto a la presentación “el acto lo moderó Ana Farré, muy en su papel de anfitriona y muy correcta en la explicación de la obra y del Autor. Luego tomó la palabra Javier Garanto y, dado que nos conocemos mucho, hizo una glosa de la persona del Autor que estuvo muy bien”.

Siguió en el uso de la palabra Juan Manuel Cendoya Méndez de Vigo, “amigo desde la Facultad, vicepresidente del Banco de Santander en España, quien glosó, detenidamente, y de un modo divertido, la obra. De hecho, reparó en cosas de las que no me había dado ni cuenta».

«Puso el broche final mi mujer con unas palabras muy bonitas que, se supone, eran sólo mías (dado que suprimió todas las tontadas, por tanto, lo sustituyó por algo mejor que era suyo”.

Fue un acto con muchas personalidades y amigos de Murillo. “Vino muchísima gente, no citaré a casi nadie, por si, involuntariamente, me dejo alguno”.

No obstante, citaré a unos pocos. Nos acompañó el nuevo alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, el ex presidente de la DGA, Hipólito Gómez de las Roces, el Director Gerente del Instituto Aragonés de Fomento, Ramón Tejedor, la Directora General de la Corporación Aragonesa de Radio y Televisión, Teresa Azcona, el alcalde de Monzón, Isaac Claver, el subdirector general de Ibercaja, Francisco Serrano, y mi antiguo preparador, Emilio Jiménez, que vino ex profeso desde Madrid.

“Como dijeron los intervinientes, se trata de un libro sencillo dirigido a no juristas. Algo para incrementar el conocimiento del Derecho entre el público en general, algo fácil de leer y, se ha tratado, de entender”.

Ahora el propio Luis Murillo le da la vuelta a una segunda parte, quizás esta vez con colaboraciones de sus amigos juristas.