PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

La Ingobernable no ha sido desalojada, pero irá a la vía judicial

El edificio lleva vacío desde 2012 y anteriormente acogió desde dependencias de la UNED hasta un centro de salud para RetiroEl edificio de 'La Ingobernable'. Foto: EP.
|

El edificio de La Ingobernable seguirá «lleno de actividades», así lo han confirmado sus portavoces, pese a la notificación de desalojo entregada este miércoles por parte del Ayuntamiento de Madrid.

El propio alcalde de la ciudad, José Luis Martínez-Almeida, quiso valorar la situación en redes sociales, y puso un ‘tuit’ al respecto:

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

El colectivo abrió este miércoles las puertas del inmueble para ofrecer un desayuno gratuito a todos aquellos simpatizantes de su labor.

Consideran que el Consistorio llevaba a cabo su desahucio para aprovechar que Madrid se «vacía en verano». Pero también estaba previsto que se deje caer por este céntrico personas diametralmente opuestas a la asociación.

Varios miembros de la política madrileña acudieron al lugar, entre ellos uno de los concejales «díscolos» de Carmena, Carlos Sánchez Mato. También acudió Sol Sánchez, diputada regional de IU. Asimismo, el actor Juan Diego Botto se ha acercado a mostrarles su apoyo, según La Razón.

PUBLICIDAD

No se permitía la entrada al edificio, donde se en al menos un centenar de personas que han hecho «vigilia».

En torno a las 10:00, y con un pequeño cordón policial formado por seis agentes municipales, llegó la orden de desahucio, de manos de dos técnicas del Ayuntamiento.

PUBLICIDAD

En rueda de prensa, representantes de La Ingobernable han asegurado haber recibido una notificación de que «no ha sido posible realizar el desahucio por la enorme cantidad de gente que había».

Sin embargo, el Ayuntamiento, tal y como tenía previsto ante un desahucio que no iba a ser voluntario, acudirá en breve a sede judicial para desalojar al colectivo «lo más rápidamente posible», aseguró a Antena 3 la portavoz municipal, Inmaculada Sanz.

Vacío desde 2013

El edificio lleva vacío desde 2012 y anteriormente acogió desde dependencias de la UNED hasta un centro de salud para Retiro.

En 2013, el empresario argentino Emilio Ambasz firmó un convenio de colaboración con la entonces alcaldesa, Ana Botella, por la que el Consistorio cedía el inmueble por 75 años con fines culturales a cambio de diez millones de euros.

El objetivo parecía reservarlo al Museo del Arte, Arquitectura, Diseño y Urbanismo. Sin embargo, tras su ocupación, Ahora Madrid firmó un acuerdo en 2018 con la Fundación Ambasz para destinar parte del edificio a la biblioteca de mujeres Marisa Mediavilla.

PUBLICIDAD

Sin embargo, la propuesta tampoco gustó a La Ingobernable, que criticó el hecho de que Carmena «quería la mitad» del edificio «saltándose los procesos colectivos».