PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Irán mantiene el veto a las mujeres en los estadios pese a la polémica tras la muerte de una joven que se inmoló

Tienen prohibido el acceso a los estadios desde hace cuatro décadasUn responsable gubernamental dice que "en las circunstancias actuales, la presencia de los mujeres en los estadios no es recomendable". Foto: Mazyar Asadi/ZUMA Wire/dpa
|

Irán prevé mantener la prohibición de que las mujeres puedan acudir a acontecimientos deportivos en estadios, pese a la ola de críticas provocadas tras la muerte de una joven que se prendió fuego para protestar por no poder ver un partido de fútbol.

En Irán, las mujeres tienen prohibido el acceso a los estadios desde hace cuatro décadas.

PUBLICIDAD

«En las circunstancias actuales, la presencia de los mujeres en los estadios no es recomendable», ha manifestado hoy Mahmud Vaezi, jefe de gabinete del presidente del país.

PUBLICIDAD

Según Vaezi, aunque el Gobierno no pone objeciones en principio, los «requisitos de la moral» deben anteponerse, algo que aún no ocurre ya que los hombres que acuden a los estadios siguen haciendo «insultos vulgares».

Un ambiente de este tipo no es el adecuado para las mujeres islámicas, ha defendido el jefe de gabinete de Hasán Rohani.

PUBLICIDAD

La joven fallecida quería ver un partido de su equipo, el Esteghlal Teherán, en el estadio Asadi de la capital, y pese a la prohibición intentó entrar al estadio vestida de hombre, pero fue detenida y condenada a seis meses de cárcel por presuntamente insultar a un policía.

Aunque fue puesta en libertad bajo fianza de forma inicial, el veredicto fue confirmado la semana pasada, lo que motivó que la mujer, de 30 años, se prendiera fuego ante el tribunal en protesta.

El lunes por la noche falleció por las heridas sufridas.

PUBLICIDAD

Su muerte ha provocado críticas y protestas en las redes sociales contra el sistema judicial y la actuación policial, denunciando que sus normas arbitrarias han motivado el fallecimiento.

«Se vio obligada a llevarse su deseo a la tumba», ha expresado el club de fútbol Esteghlal.

PUBLICIDAD

El capitán de la selección nacional de fútbol, Masud Shojaei, también se ha hecho eco de la»desgracia», y su ‘número dos’, Ashkan Dejagah, ha pedido a las autoridades que se replanteen su postura.

«¿Cuando pararéis por fin estas cosas? Ya basta», escribió el jugador en Instagram.

El actor iraní Amir Jadidi también ha denunciado que el país es una burla de sí mismo.

«El mundo se ríe de nosotros por una parte y por otra lloran por nosotros», ha escrito en Twitter.

MOVIMIENTO CONTRA LA INTOLERANCIA PIDE AL CONGRESO UNA CONDENA EXPLÍCITA DEL RÉGIMEN IRANÍ

Recientemente, Movimiento contra la Intolerancia ha pedido al Congreso de los Diputados una condena explícita del régimen iraní, «por tener instituida una represión brutal hacia la mujer, la ejecución de los homosexuales y violaciones muy graves de derechos humanos».

PUBLICIDAD

Esta asociación de derechos humanos, que preside Esteban Ibarra, hizo este llamamiento el pasado 4 de septiembre, en un comunicado, tras la visita a la Cámara Baja el pasado día 3 de una delegación de Irán que «ha desatado una gran polémica a partir de conocerse el grave planteamiento machista del saludo protocolario a realizar».

El protocolo inicial enviado a los grupos parlamentarios indicaba que las mujeres no podían dar la mano a los representantes masculinos de Irán ni mirarles a los ojos.

Esteban Ibarra fundó Movimiento contra la Intolerancia en 1992, a raíz de los «crímenes racistas» en aquella época, como el de Lucrecia Pérez.

Movimiento contra la Intolerancia indica que «más allá de la polémica banalizadora en cuanto a lo que supone el reconocimiento a un régimen retrógrado y teocrático, el Congreso debe adoptar una posición común ante países que violan gravemente los Derechos Humanos».

«Las vejaciones, humillaciones, misoginia y machismo del régimen iraní se torna brutal cuando recientemente una mujer que protestaba contra la obligatoriedad de la ley del ‘hijab‘, que obliga a cubrirse la mayor parte del cuerpo, ha sido condenada a 24 años de cárcel por salir a la calle sin velo, acusándola por ello de prostitución», expresa Ibarra, en alusión a la condena impuesta a la activista iraní Saba Kord Afshari por el Tribunal Revolucionario de Teherán.

Además, subraya que «las mujeres iraníes son discriminadas en cuestiones de estatus personal relacionadas con el matrimonio, el divorcio, la herencia y la custodia de los hijos».

Relata, por ejemplo, que «una mujer virgen necesita la aprobación de su tutor masculino para contraer matrimonio, independientemente de su edad», que «no puede transmitir su nacionalidad iraní a un cónyuge extranjero ni a sus hijos», que «las mujeres casadas no pueden obtener un pasaporte o viajar fuera del país sin el consentimiento escrito de sus esposos», o que según el Código Civil iraní, el marido tiene el derecho de elegir el lugar de residencia y puede evitar que su mujer tenga ciertas ocupaciones si las considera contrarias a los “valores familiares”.

Movimiento contra la Intolerancia denuncia también que el régimen iraní «viola las libertades civiles y políticas encarcelando a defensores de derechos humanos, sindicalistas y políticos», como advierten sistemáticamente numerosas ONG.

Frente a ello, reclama al Congreso de los Diputados una condena explícita ante «la violación grave y sistemática de derechos humanos por el régimen de Irán», y pide la libertad de todos los detenidos por la represión de esta «dictadura teocrática».

Ciudadanos también registró el pasado 3 de septiembre una iniciativa parlamentaria pidiendo al Ejecutivo de Pedro Sánchez que condene la presión sobre las mujeres en Irán «por algo tan sencillo como es que no tengan libertad para quitarse el velo».

«Creemos que es indispensable que España se posicione por los derechos humanos en todo el mundo», ha subrayado la portavoz de Exteriores del partido, Melisa Rodríguez.