PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Aforo completo en los Terceros Premios Confilegal, convertidos en referente del sector legal

Foto de familia con los premiados y los "premiantes". Sentados, en la primera fija, de izquierda a derecha, Adolfo Díaz-Ambrona, Enrique Sanz Fernández-Lomana, Gonzalo Jiménez-Blanco hijo, Ana Ferrer, Andrés Martínez Arrieta, Manuel Marchena, Vicente Magro y Andrés Palomo. De pie, en la misma dirección: Julián Sánchez Melgar, José María Alonso, Enrique López, Antonio del Moral, José Manuel Sieira, Dolores Delgado, Beatriz Martínez-Falero, Milagros Calvo, María Emilia Adán, Juan Ramón Verdugo, Carlos Berbell y Julen Ariza. En la foto falta uno de los premiados, Carlos Picón. Foto: Amapola.
|

El Salón Neptuno del Hotel Westin Palace, de Madrid, ayer por la noche colgó el cartel de «Aforo completo» con motivo de la celebración de los Terceros Premios Confilegal que distinguieron a los siete magistrados del tribunal del Supremo que juzgó el caso «procés», a los magistrados del Alto Tribunal Vicente Magro, Milagros Calvo y José Manuel Sieira, a los desaparecidos abogados Juan Picón y Gonzalo Jiménez-Blanco, a la abogada Beatriz Martínez-Falero y al Colegio Nacional de Registradores de la Propiedad, Mercantiles y de Bienes Muebles, en la persona de su decana-presidenta, María Emilia Adán.

Dolores Delgado, ministra de Justicia; Enrique López, consejero de Justicia, Interior y Víctimas de la Comunidad de Madrid; Enrique Fernández-Lasquetty, consejero de Hacienda; Yolanda Ibarrola, viceconsejera de Justicia; José María Alonso, decano del Colegio de Abogados de Madrid; Enrique Sanz Fernández-Lomana, presidente de la Mutualidad de la Abogacía; y Julián Sánchez Melgar, magistrado del Tribunal Supremo. Foto: Amapola.
El Salón Neptuno, del Hotel Westin Palace, presentó un lleno completo. Foto: Amapola.
El Salón Neptuno visto desde el lado del escenario. Foto: Amapola.

Todo bajo la presidencia de la ministra de Justicia en funciones, Dolores Delgado, a quien acompañaron el consejero de Justicia, Interior y Víctimas de la Comunidad de Madrid (CAM), Enrique López; el consejero de Hacienda de la CAM, Javier Fernández-Lasquetty; la viceconsejera de Justicia, Yolanda Ibarrola; y los diputados del PSOE, Juan Carlos Campo -miembro del jurado de Confilegal-, del PP, María Jesús Moro Antonio González Terol, de Ciudadanos, Edmundo Bal, y de Vox, Juan José Aizcorbe; la senadora del PSOE, Pilar Llop, y el del PP, Fernando de Rosa, entre otras personalidades del mundo de la política, la justicia, la empresa, la abogacía y el periodismo.

PUBLICIDAD

El momento cumbre de la ceremonia, que empezó con veinte minutos de retraso debido a los atascos, fue la entrega de los seis premios a la Independencia a los magistrados Manuel Marchena, Andrés Martínez Arrieta, Juan Ramón Berdugo, Antonio del Moral, Andrés Palomo y Ana Ferrer, seis de los siete que enjuiciaron el caso procés durante 52 jornadas de mañana y tarde.

PUBLICIDAD

El sexto, Luciano Varela, recién jubilado, no pudo estar por haberse trasladado a vivir a Galicia.

Le correspondió a su compañero de Sala, Julián Sánchez Melgar, exfiscal general del Estado, entregarles las estaquillas de la Justicia a cada uno de ellos. Después, tras recordar a su desaparecido compañero, José Manuel Maza, Sánchez Melgar elogió el trabajo realizado por sus compañeros en ese juicio.

PUBLICIDAD
A Julián Sánchez Melgar, magistrado de la Sala de lo Penal y exfiscal general del Estado le correspondió entregar los premios a la Independencia a sus compañeros. Primero, Manuel Marchena, luego Andrés Martínez Arrieta, Juan Ramón Berdugo, Antonio del Moral, Andrés Palomo y Ana Ferrer. Foto: Amapola.

«Ha sido un ejemplo de transparencia para el mundo entero y un ejemplo de cómo actuar para muchos jueces. Con luz y taquígrafos. No han hecho falta observadores porque el proceso ha sido limpio  y claro. El trato que se ha dado a los acusados ha sido exquisito. Debería estudiarse en las escuelas de derecho», dijo durante su intervención.

Julián Sánchez Melgar explicando que el juicio por el llamado «procés» debería estudiarse en las Escuelas de Derecho. Foto: Amapola.
Sánchez Melgar entregando la estatuilla a su compañero, Andrés Palomo, ante la mirada de Ana Ferrer. Foto: Amapola.
Manuel Marchena tuvo palabras de recuerdo para María Antonia Cao, letrada de la Administración de Justicia, cuyo trabajo facilitó que todo funcionara a la perfección. Foto: Amapola.

Después tomaron la palabra Manuel Marchena, presidente del tribunal y de la Sala, que tuvo palabras de agradecimiento para María Antonia Cao, letrada de la Administración de Justicia del caso, que coordinó toda la intendencia, y para el ausente Luciano Varela. 

«He mantenido intensas deliberaciones con Luciano a lo largo de 12 años y me ha permitido aprender mucho derecho de él», dijo Marchena, elogiándolo.

PUBLICIDAD

Martínez Arrieta, por su parte, recordó que tenía 41 años de carrera judicial a sus espaldas, veinte de ellos en el Tribunal Supremo. Después de hacer una relación de los casos relevantes en los que tomó parte, afirmó con rotundidad: «El premio consolida la credibilidad de la ciudadanía hacia la independencia de los jueces».

Andrés Martínez Arrieta afirmó que, sin duda, el premio consolida la credibilidad de la Justicia ante la ciudadanía. Foto: Amapola.

Berdugo, por su parte, confesó que los 4 meses que ha durado el juicio, en los que ha tenido que compartir más de ocho horas diarias con sus compañeros, le han hecho «mejorar como juristas, como profesional y como persona. Ahora somos amigos y confidentes. Ha sido una experiencia inolvidable». 

PUBLICIDAD
Ocho horas al día durante cuatro meses y medio, mañana y tarde, ha ayudado a Juan Ramón Berdugo a conocer mejor a sus compañeros, y a apreciarlos. Foto: Amapola.
Antonio del Moral está orgulloso de que le reconozcan como el magistrado dos a la izquierda de Marchena. Foto: Amapola.

Del Moral, con su humor particular, relató que en una ocasión le presentaron de una manera que le llamó mucho la atención: «Antonio del Moral, magistrado de la Sala del procés. Marchena. Dos a su izquierda».

«Nunca me he sentido más orgulloso en una presentación», dijo, y agradeció el premio a la Independencia. 

Palomo fue contundente, tras agradecer el premio, al describir el papel de los jueces: «Nosotros seríamos los  guardianes de las promesas que nos hemos hecho para poder convivir. Promesas que están contenidas en nuestra Constitución».

Andrés Palomo definió a los jueces como los guardianes de los sueños que hacen posible la convivencia. Foto: Amapola.
Ana Ferrer recordó a todo el personal del Supremo y de la Policía que hicieron posible que el juicio saliera rodado. Foto: Amapola.

La única mujer del tribunal del caso, Ana Ferrer, afirmó que «un premio a la independencia es un honor para cualquier persona. Pero si lo recibe un juez, mucho más. Porque es sobre lo que pivota lo jurisdiccional». 

«El juicio ha sido un éxito del esfuerzo colectivo», señaló. Y recordó, al igual que Marchena, a María Antonia Cao, al Gabinete Técnico del Supremo, a los integrantes del dispositivo de seguridad, al Gabinete de Prensa, con Mayte Cunchillos al frente, que fueron la conexión con los medios, el publico y la ciudadanía.

PUBLICIDAD

«Gracias a ese trabajo colectivo hemos podido garantizar los derechos de los acusados y la confianza en la justicia», aseveró.

PREMIO AL COMPROMISO

El acto comenzó de la mano de «la maestra de ceremonias», Reyes Monforte, quien dio entrada a la ministra de Justicia en funciones, Dolores Delgado, para entregar el premio al Compromiso al magistrado de la Sala de lo Penal, Vicente Magro.

La ministra Delgado destacó las grandes aportaciones realizadas por Magro, a través de sus sentencias, en la articulación de una novedosa doctrina en materia de violencia de género, aportando una mayor protección legal a las víctimas. 

Magro agradeció el premio, pero manifestó que no lo consideraba un premio individual sino «un premio para la Sala. Como magistrados, nuestro compromiso es con la ley y con la aplicación del derecho. Ese es nuestro trabajo. Y agradecemos que se nos reconozca públicamente de esta forma».

La ministra de Justicia en funciones, Dolores Delgado, consideró justo y merecido el premio al Compromiso concedido a Vicente Magro, un magistrado que ha contribuido a articular una novedosa doctrina en materia de violencia de género para mayor protección de las víctimas. Foto: Amapola.
Magro consideró que el premio era colectivo, al trabajo de la Sala de lo Penal, en la que desarrolla su trabajo. Foto: Amapola.

PREMIO LEGAL TECH SANTANDER

El premio Legal Tech Santander le correspondió al Colegio Nacional de Registradores de la Propiedad, Mercantiles y de Bienes Muebles, en la persona de su decana-presidenta, María Emilia Adán, por la revolución tecnológica implementada a lo largo de los últimos años, materializada en los proyectos IMOLA y BRIS.

Fue Adolfo Díaz-Ambrona, secretario general y del Consejo de Santander España el que le entregó su premio a Adán.

Después de ofrecer el premio a todos los registradores de España y a la Comisión de Innovación, la decana-presidenta expresó un deseo: «Deseo que todos juntemos luchemos para que la tecnología sea un medio y no un fin. Porque lo importante es el fin. Que la tecnología no limite los derechos de los ciudadanos. Pero no hay que tener miedo al cambio porque la realidad social nos lo demanda». 

Adolfo Díaz-Ambrona, secretario general y del Consejo de Santander España, entregó el premio Legal Tech Santander a María Emilia Adán, decana presidenta del Colegio Nacional de Registradores de la Propiedad, Mercantiles y de Bienes Muebles. Foto: Amapola.
María Emilia Adán encantada con el Premio Confilegal Legal Tech Santander. Foto: Amapola.

PREMIO A LA TRAYECTORIA

Le correspondió al consejero de Justicia, Interior y Víctimas de la CAM, Enrique López, entregar al premio a la magistrada Milagros Calvo, la primera mujer en llegar al Tribunal Supremo, en 2002, y en formar parte de su Sala de Gobierno, entre 2004 y 2009.

López recordó que él formó parte del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) que la eligió –junto a Juan Carlos Campo, también presente en la Sala–, y que lo hicieron no porque fuera mujer sino por su excelente calidad técnica como magistrada. 

El consejero de Justicia, Interior y Víctimas, Enrique López, entregó el premio Confilegal a una Trayectoria a Milagros Calvo, magistrada recién jubilada del Supremo y la primera mujer en acceder al alto tribunal en su historia. Foto: Amapola.
Milagros Calvo tuvo una intervención muy divertida en la que reconoció que el premio le había dado una gran satisfacción. Foto: Amapola.

Calvo, que tuvo una intervención muy divertida, admitió que no sabía si ella se merecía el premio o no. «Pero me produce una gran satisfacción», reconoció.

«Por dos características: Una, por la oportunidad. Me llega al final de mi carrera profesional. Cuando he cumplido mis objetivos. Y dos, porque me permite escuchar en vida las amables palabras del consejero. Es muy agradable para un futuro ‘fallecible'», manifestó. Lo que provocó grandes carcajadas entre los asistentes.

«A lo largo de mi trayectoria he tratado de que fuera consistente y coherente y ausente de altibajos. Y creo que lo he conseguido», concluyó.

PREMIO A LA TRAYECTORIA A TÍTULO PÓSTUMO

Fue uno de los momentos más emotivos del acto; un recuerdo y un reconocimiento público a dos gigantes del derecho desaparecidos en junio y julio de este año: Juan Picón y Gonzalo Jiménez-Blanco.

El decano del Colegio de Abogados de Madrid, José María Alonso, entregó sendas estatuillas de la Justicia a los hijos de estos dos grandes abogados, Carlos Picón y Gonzalo Jiménez-Blanco junior. 

Alonso recordó que fueron dos personas excepcionales que «nos dejaron en plena juventud. Pero también dos grandes líderes que trabajaron bajo el prisma de la excelencia, de la calidad y del compromiso con los clientes. Impulsaron a la abogacía a cotas altísimas».

José María Alonso, decano del Colegio de Abogados de Madrid, entregando el premio a la Trayectoria a título póstumo a Juan Picón y a Gonzalo Jiménez-Blanco, dos grandes abogados fallecidos este año, en las personas de sus hijos, Carlos Picón, al que da la mano en la fotografía, y a Gonzalo Jiménez-Blanco hijo, que mira al decano. Foto: Amapola.
Carlos Picón recordó que su padre era un gran motivador y un gran líder. Foto: Amapola.
Gonzalo Jiménez-Blanco hijo recordó lo que su padre le decía, que todo era posible y que nada estaba fuera del alcance de una persona. Foto: Amapola.

El joven Carlos Picón relató que su padre «dedicó todas las energías e ilusión a su trabajo y a su familia. Tenía una personalidad empática y un innegable don de gentes, lo que le permitió crear equipos, motivarlos e innovar donde nadie antes lo había hecho. Era un gran líder que poseía una gran visión y una valentía inmensa«.

Gonzalo Jiménez-Blanco hijo, en su intervención, rememoró que durante los dos últimos años Confilegal fue el medio en el que más publicó en los últimos años.

«Los artículos de 2017 y 2018 son una guía práctica para los nuevos abogados. El creía, y te convencía, de que todo era posible, de que nada está fuera de nuestro alcance. Eso sí, el esfuerzo, el tiempo y las ganas no te los regala nadie», contó. 

Y recordó una frase en latín que su padre siempre mencionaba y que él atesora en su corazón: «Tendit in ardua virtus», la virtud se crece en la dificultad.

PREMIO A LA INNOVACIÓN

Beatriz Martínez-Falero, directora de la Asesoría Jurídica y secretaria del Consejo de Mahou San Miguel, recibió el premio a la Innovación, que le entregó Enrique Sanz Fernández-Lomana, presidente de la Mutualidad de la Abogacía y miembro del jurado de Confilegal.

Martínez-Falero agradeció el premio como representación de los abogados de empresa, los «in house», en la terminología inglesa. 

Enrique Sanz Fernández-Lomana, presidente de la Mutualidad de la Abogacía Española, que entregó el premio a Beatriz Martínez-Falero, directora de la Asesoría Jurídica en Grupo Mahou San Miguel. Foto: Amapola.

La galardonada, que implementó una política de funcionamiento interno que combina la calidad, la eficiencia y la innovación, proporcionando un asesoramiento integral a todas las áreas de negocio de la empresa y, en especial, en la de proyectos, relató que «la innovación es el punto central de nuestro negocio».

«Cambiamos nuestra mentalidad radicalmente. Nos integramos en los equipos de proyectos. Nos convertimos en sus ‘business partners’ [socios de negocios], aportando nuestra vertiente jurídica. Contribuimos a diseñar la estrategia de la compañía, cubriendo todas las especialidades», explicó.

Martínez-Falero admitió que, en esta estrategia, ha jugado un papel fundamental las nuevas tecnologías «porque te permiten medir el grado de cumplimiento de cada proyecto».

Beatriz Martínez-Falero reveló que la asesoría que ella dirige se incrustó en todos los proyectos del grupo, aportando la visión legal como un «business partner» (socio de negocios). Foto: Amapola.
Carlos Berbell, director de Confilegal y Julen Ariza, editor del medio, que explicó durante su intervención que Confilegal iba a iniciar una política limitada de pago por suscripción manteniendo el acceso libre. Foto: Amapola.

PLACA AL «RIGOR JURÍDICO»

Al margen del jurado de Confilegal, la dirección del medio decidió otorgar al magistrado José Manuel Sieira Míguez, de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo, de la que fue presidente entre 2010 y 2015, una placa como reconocimiento a su «rigor jurídico» y su entrega a la Justicia y a la democracia.

El director del medio, Carlos Berbell, recordó la historia –verdadera o apócrifa– de Miguel de Unamuno, cuando, en septiembre de 1936 se encaró con los asistentes del bando nacional a un acto celebrado en el Aula Magna de la Universidad de Salamanca, y les espetó: «Venceréis pero no convenceréis, porque para convencer hay que persuadir».

El director de Confilegal, Carlos Berbell, entregando la placa de reconocimiento a su «rigor jurídico» y su contribución a la defensa de la Justicia y la democracia, que le otorgó la dirección del medio.
El magistrado Sieira subrayó que es fundamental que la Justicia tenga autonomía económica y, en especial, el Supremo porque de ello depende que los asuntos se resuelvan más rápido o más lento. Foto: Amapola.

«El magistrado Sieira ha sido un ejemplo, durante toda su carrera profesional, que se termina el próximo 15 de diciembre, de diálogo y de persuasión. Una forma de ser que le ha permitido evitar, en muchas ocasiones, desactivar conflictos y ser extremadamente eficaz en la gestión de las relaciones humanas«, declaró Berbell.

Sieira, por su parte, hizo una reflexión sobre la justicia, los jueces y su independencia y abogó por la necesidad de que los tribunales, y en especial el Tribunal Supremo, tuviera autonomía económica.

«Esto es algo que ya planteó en 1950 el entonces presidente del Tribunal Supremo, José Castán Tobeñas. La independencia económica es esencial. Porque de eso depende de que los tribunales podamos ser más rápidos a la hora de dictar sentencias o no serlo. La disponibilidad de medios decide la celeridad de nuestro trabajo», dijo Sieira.

«Este debate debe abordarse más pronto que tarde, porque aquí reside, en parte, muchos males de la justicia tardía», agregó.

CLAUSURÓ LA MINISTRA DE JUSTICIA 

La ceremonia fue clausurada por la ministra de Justicia, quien hizo referencia al papel que está jugando Confilegal, publicando información seria, contrastada y en tiempo. «Confilegal ya es un referente», dijo.

La ministra de Justicia en funciones, Dolores Delgado, elogió a Confilegal, calificándolo de referente en el mundo legal. Foto: Amapola.

Entre los asistentes se encontraron Esmeralda Rasillo, directora general de las Relaciones con la Administración de Justicia, Ángel Calderón, vicepresidente en funciones del Tribunal Supremo y presidente de la Sala de lo Militar, los magistrados del Alto Tribunal Pablo Llarena, Carmen Lamela, Miguel Colmenero, Juan Manuel Bandrés, Isabel Perelló, Javier Borrego, Lourdes Arastey, María Rosa Virolés, Juan Molins García-Atance, José Manuel López García de la Serrana, María Luisa Segoviano Astaburuaga, Eduardo de Porres, Susana Polo y Miguel Colmenero, entre otros.

También Celso Rodríguez Padrón, presidente del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM), Juan Pablo González, presidente de la Audiencia Provincial de Madrid, María Jesús del Barco, decana de los Juzgados de Madrid y Susana González, decana de Móstoles.

De la misma manera, María Jesús Muriel, del TSJM, Joaquín Delgado y Eduardo Urbano, de esa misma Audiencia Provincial, Carmen Gámiz, magistrada de Violencia sobre la Mujer de Madrid, Pablo Ruz, actualmente destinado en Móstoles, Natalia Velilla e Ignacio de Torres Guajardo, magistrados de la Asociación Judicial Francisco de Vitoria, Manuel Almenar, presidente de la Asociación Profesional de la Magistratura, y Fernando de la Fuente, coordinación de la Sección Territorial de Madrid de Juezas y Jueces para la Democracia.

De la Audiencia Nacional, José Ramón Navarro -miembro del jurado de Confilegal-, su presidente; Concepción Espejel, presidenta de la Sala de lo Penal de ese órgano; y los magistrados Santiago Pedraz, titular del Juzgado Central de Instrucción 1 y decano; María Tardón, titular del Central de Instrucción 3; y Alejandro Abascal, magistrado de refuerzo del Juzgado Central de Instrucción 6; y Ángel Hurtado, de la Sala de Apelación; así como José Javier Polo, fiscal de ese mismo órgano judicial.

Los vocales del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) Gerardo Martínez Tristán, Roser Bach -miembro del jurado de Confilegal-, Juan Martínez Molla, Carmen Llombart, María Ángeles Carmona, Rafael Mozo, Juan Manuel Fernández, José Antonio Ballestero, Rafael Fernández Valverde –vicepresidente en funciones del CGPJ– y José María Macías; y Ricardo Conde, promotor de la Acción Disciplinaria del CGPJ.

Del mundo de la procura, Juan Carlos Estévez, presidente del Consejo General de los Procuradores de España, y Gabriel María de Diego Quevedo, decano del Colegio de Procuradores de Madrid -miembro del jurado de Confilegal-.

Del universo de la abogacía, entre otros, Luis de Carlos, socio presidente de Uría Menéndez; Pedro Ramón y Cajal -miembro del jurado de Confilegal-, socio presidente de Ramón y Cajal Abogados; Nicolás González-Cuéllar, socio director de González-Cuéllar Abogados; Miguel Durán, socio director de Durán y Durán Abogados; Adolfo Prego, socio director de Adolfo Prego Abogados; Jesús María Ruiz de Arriaga, director general de Arriaga Asociados; José María Garzón -miembro del jurado y asesor legal de Confilegal – y su hermano, Jesús, de Garzón Abogados; Isabel Winkels, social directora de Winkels Abogados -miembro del jurado de Confilegal-; Ofelia Tejerina, presidenta de la Asociación de Internautas; Sonia Gumpert socia directora en Monereo Meyer Abogados y exdecana del Colegio de Abogados de Madrid; Rafael Catalá, abogado y presidente de Grupo Belagua -miembro del jurado de Confilegal-; Ángel Juanes, «of counsel» de CSS Abogados; Emilia Zaballos, socia directora de Zaballos Abogados; José Manuel Maza Muriel, de la Asesoría Jurídica del Real Madrid, Juan Gonzalo Ospina, de Ospina Abogados; Enrique Arnaldo, Marcos Molinero; Gregorio Arroyo Hernánsanz; Agustín Azparren; Bárbara Royo; Montserrat Suárez; Manuel Álvarez de Mon; Marta Moreta, Beatriz Hernández; Iñigo Segrelles; Isidro Moreno; Antonio Abellán; Alberto Cabello y Paloma Díaz Lorente, presidente y vicepresidente de AJA Madrid respectivamente y Maia Román, presidenta de la Confederación Española de la Abogacía Joven. Y de la empresa, Miguel Ángel Domínguez, Socio fundador de Add4u.

Por Santander Justicia, su máximo responsable, Gregorio García Torres. Por ISDE, Jordi Pintó, su presidente -miembro del jurado de Confilegal-, y Juan José Sánchez, su director general.

Y por el mundo del periodismo, Nacho Abad, Juan Luis Galiacho, director de Elcierredigital.com, Ángela Martialay, por El Mundo, el profesor Felicísimo Valbuena, columnista de Confilegal, y Julio Ariza, presidente de Eltoro.tv.

El acto estuvo patrocinado por Arriaga Asesores, Wolters Kluwer, Lenovo, la Mutualidad de la Abogacía, ISDE y Hadoq.