PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

La posible recesión elevaría a 6.000 millones los bonos españoles con riesgo de impago

Ángel Zamora, socio de Zurbarán Abogados, advierte de que “los altos volúmenes de este tipo de deuda y la poca transparencia del mercado perjudica a los inversores a la hora de recuperar su dinero”
|

Si se produce una nueva recesión económica, como así parece, un 40 % de las emisiones de bonos tendría un altísimo riesgo de impago, con el descalabro sistémico que esto ocasionaría, tal y como han advertido algunos organismos internacionales», afirma Ángel Zamora, socio de  Zurbarán Abogados.

Así lo explicó en la jornada «Deuda de alto riesgo: cómo negociar con éxito su recuperación», celebrada en el campus de Madrid del IESE.

PUBLICIDAD

Zamora señaló que, en los once primeros meses de 2019, las empresas españolas han emitido renta fija por importe superior a los 15.100 millones de euros.

PUBLICIDAD

«Sólo en Europa, según Financial Times, se estima que la deuda corporativa de alto riesgo se eleva en estos momentos hasta los 450.000 millones de dólares, lo que ha dado pie a predicciones de enormes impagos generalizados en caso de producirse una crisis grave».

«Eso supone que el riesgo de impago se eleva hasta los 180.000 millones de dólares. En el caso de España, el volumen de emisiones que se puede ver afectado por impagos es de algo más de 6.000 millones de euros», explica Zamora.

PUBLICIDAD

Se ha multiplicado por seis el número de empresas españolas que emiten renta fija para captar fondos

Entre 2007 y 2017, se ha multiplicado por seis el número de empresas españolas que emiten renta fija para captar fondos; el número de esas emisiones se ha multiplicado por cinco en el mismo periodo de tiempo y su importe se ha cuatriplicado.

En la conferencia también participaron Sabrina Fox, consejera delegada (CEO) de la European Leverage Finance Alliance (ELFA), la Asociación Europea de Inversores en Deuda de Alto Riesgo, nacida el pasado abril para crear un mercado de deuda de alto riesgo más transparente, más eficiente y con más colaboración entre las instituciones públicas y privadas para defender los intereses de los inversores.

Treinta firmas de inversión de toda Europa ya se han afiliado o están en proceso de hacerlo a ELFA, como respuesta a su frustración por la pasividad de la veterana Asociación de los Mercados Financieros de Europa.

PUBLICIDAD

Según la ejecutiva de ELFA, la deuda de alto riesgo española más representativa en 2019 la tienen Telepizza, Cirsa y Grifols.

Telepizza es titular de una emisión de 335 millones de euros al 6,25 % que vence en 2026.

PUBLICIDAD

Cirsa, que ha adquirido Giga, ha emitido 390 millones de euros al 4,75 % hasta 2025 y otros 400 millones de euros al 7,25%. Grifols, ha emitido 1.360 millones de euros y que tiene vencimientos de 1.600 millones entre 2025 y 2027.

ELFA acaba de acordar su representación en España con Zurbarán Abogados, una firma con experiencia en recuperación de créditos de alto riesgo, en restructuraciones financieras y en análisis de contratos de financiación.

«Zurbarán Abogados será un socio esencial para nuestro crecimiento en España, dada su excelente práctica legal, su red de contactos en el sector financiero y su orientación permanente al mercado», relató Fox sobre el reciente acuerdo con el despacho español.

Según el informe de Zurbarán Abogados, el sector bancario había capitalizado, tradicionalmente, la financiación de las empresas españolas para el ejercicio de su actividad.

No obstante, la crisis financiera a partir de 2007 y 2008 puso de manifiesto los riesgos de la   dependencia de una única fuente de financiación y provocó un gran cambio: Se redujo de manera drástica la financiación bancaria y la emisión de valores de renta fija ha ido sustituyendo y repagando, en buena medida, los clásicos préstamos bancarios.

PUBLICIDAD

Emisiones de bonos de alta rentabilidad

Zamora explicó la importancia creciente que han cobrado en los mercados de valores las emisiones de bonos de alta rentabilidad, caracterizados por un vencimiento a largo plazo (más de 5 años), una rentabilidad superior a la de otros activos financieros y un riesgo más elevado, ya que, en la orden de prelación de pagos, en casos de crisis, suelen estar subordinados a otro tipo de deuda de su emisor.

Un estudio de la CNMV en 2015 concluyó que la rentabilidad de los bonos es, en proporción, superior a los impagos producidos.

El estudio se hizo antes de la crisis de Abengoa, que supuso el impago de más de 4.100 millones de euros de bonos previamente emitidos, por lo que sus conclusiones han quedado desfasadas.

El socio de Zurbarán Abogados considera urgente y necesario que el organismo supervisor actualice ese estudio, de forma que los inversores en la Bolsa española puedan tener más elementos de juicio a la hora de decidir dónde colocan su dinero.

Finalmente, Zamora ha explicado los posibles escenarios que pueden plantearse en caso de impago de un bono, identificando la problemática de cada uno de ellos y las soluciones que existen de acuerdo con la experiencia acumulada por el despacho en este tipo de supuestos.