PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Cuatro candidatos se disputarán la Presidencia del Consejo General de la Abogacía Española

De izquierda a derecha, Victoria Ortega, hasta ahora presidenta del CGAE; Javier García, exdecano del Colegio de Vitoria; Vanessa González, líder de ALTODO Cataluña; y Manuel Hernández, decano del Colegio de Sabadell, son los contendientes en las elecciones a la Presidencia del CGAE convocadas para el próximo 17 de enero.
|

Victoria Ortega, la presidenta en funciones del Consejo General de la Abogacía Española (CGAE) y convocante de las elecciones a la Presidencia que tendrán lugar el próximo 17 de enero, va a vérselas con cuatro contendientes: Javier García, exdecano del Colegio de Abogados de Vitoria y exconsejero del CGAE; Vanessa González, presidenta de la Asociación de Letrados por un Turno de Oficio Digno (ALTODO), en Barcelona, y Manolo Hernández, decano del Colegio de Abogados de Sabadell.

Ninguno de los cuatro va a tener que hacer campaña por el voto de los 154.583 abogados ejercientes en España.

Ni tampoco por los de los 100.329 no ejercientes, según cifras oficiales de principios de 2019.

El cuerpo electoral es mucho menor: 83.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Porque sólo votan los decanos de los 83 colegios de España.

Cada voto tiene el mismo valor.

Es decir, tiene el mismo peso el voto de José María Alonso, decano del Colegio de Madrid, que cuenta con 45.730 abogados ejercientes, o el de Maria Eugènia Gay, decana del Colegio de la Abogacía de Barcelona, con 16.727 abogados ejercientes, que el de Luis Goñi, decano de Tafalla, con 33 abogados ejercientes, el de Bernardo Lacarra, decano de Estella, con 52 abogados ejercientes, o el de Luis Miguel Arribas, de Tudela, con 122, todos de la Comunidad Foral de Navarra.

PUBLICIDAD

Por no citar otros colegidos cuyos afiliados no superan los 500 miembros, como Soria, Palencia, Valladolid, Teruel, Segovia o Ávila.

Esta circunstancia, un cuerpo electoral tan ínfimo para la elección de un puesto tan importante, ha sido objeto de fuertes críticas desde diversos sectores de la abogacía que han coincidido en describirlo y calificarlo con la misma palabra: anacrónico.

Máxime cuando los decanos tienen las manos libres para decidir, personalmente, por quien optar sin tener la obligación de convocar ninguna asamblea extraordinaria para plantear a los colegiados a quien es mejor apoyar.

PUBLICIDAD

VICTORIA ORTEGA, LA FAVORITA

La actual presidenta en funciones del CGAE, que el pasado 13 de diciembre, durante el pleno de la corporación, anunció su dimisión y el adelanto de elecciones al 17 de enero citado, es la favorita en esta contienda anticipada.

PUBLICIDAD

De acuerdo con fuentes de toda solvencia, este movimiento de pieza anticipada –las elecciones debían celebrarse dentro de dos años, en 2022, ya que el mandato es por 5 años y las anteriores tuvieron lugar en 2016– se debió a la irrupción, como una seria candidata de futuro de la decana del Colegio de Barcelona, Maria Eugènia Gay. 

El apoyo con el que podría contar, a día de hoy, Victoria Ortega, podría estar entre los 35 y 40 votos, de los 83 en liza.

Necesita 42 para conseguir la renovación por otro lustro.

En esta ocasión, como ya ocurrió en 2016 con los contendientes de entonces (Francisco Javier de Lara, decano del Colegio de Málaga; Pere Huguet, entonces decano de Reus, y Marcos Camacho, decano de Jerez y Vanessa González), la división entre sus contrarios le favorece.

PUBLICIDAD

Entonces, Ortega logró 47 votos frente a los 21 obtenidos por el segundo, De Lara, y Camacho y Huguet, con 7 votos cada uno; González no logró ninguno.

¿UN PACTO ENTRE GARCIA Y HERNÁNDEZ?

Javier García, el último en hacer pública su candidatura –hoy–, al igual que Hernández, tiene un pedigrí impecable.

Fue decano del Colegio de Abogados de Álava entre mayo de 2010 y marzo de 2018; 7 años y 11 meses.

Durante ese tiempo fue consejero del CGAE y, entre abril de 2013 y febrero de 2016, presidente de la Comisión de Derecho Regulatorio.

Actualmente es socio del despacho Arabera Abogados S.L.P., que tiene su sede en Vitoria-Gasteiz.

Según las mismas fuentes, «La única opción para vencer a Ortega es que ambas candidaturas unan sus fuerzas en una. Sólo de esa manera el que se acuerde que sea el elegido tendrá alguna oportunidad de conseguir la victoria».

Esa es la ecuación que los candidatos opositores tendrán que resolver en los próximos días.

De otra forma, el resultado sería similar al de 2016.