PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

OCU pide al Ministerio de Transición Energética que actúe con transparencia en la modificación de las tarifas eléctricas

|

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha exigido al nuevo Gobierno que complete la propuesta de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) para reducir y reestructurar las tarifas de peaje con una revisión completa de los otros cargos del sistema eléctrico.

La CNMC ha anunciado su propuesta de cambio de las tarifas eléctricas, pero no se aplicarán hasta que el nuevo Gobierno reforme otros costes de la electricidad. OCU insta a que se despejen las dudas de los usuarios cuanto antes.

Desde el 1 de Enero de 2020, la CNCM es la responsable de fijar los peajes eléctricos, es decir, los costes por el transporte y distribución de la energía.

Y ha estrenado sus atribuciones con una propuesta para reducir y reestructurar las tarifas de peaje y otros cargos del sistema eléctrico. Se ha hablado mucho de ello y estaba previsto que se empezarán a aplicar en enero de 2020, pero lo cierto es que aún se tardará unos meses en aprobar estos cambios y después habrá 6 meses para aplicarlos.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Con bastante probabilidad, los usuarios no verán bajar sus facturas hasta finales de 2020 o principios de 2021.

Desde la OCU se señala que el Gobierno todavía debe reformar los cargos que son de su competencia, como las primas a las renovables o el recargo por el llamado déficit de tarifa, que suponen el 60% de los costes de la parte regulada.

Con todo ello, se publicarán las tarifas de acceso, que es lo que tendrán que pagar los consumidores.

 Esta organización de consumidores insta al Ministerio a actuar con rapidez para despejar las dudas y trasladar lo antes posible las rebajas a los consumidores.

PUBLICIDAD

Según explica esta asociació,n la propuesta de la CNMC es recortar la cantidad que perciben las empresas distribuidoras por transportar y distribuir la energía, aunque la rebaja no será tan grande como la anunciada inicialmente.

Este recorte se traduciría en una rebaja del 1,5% sobre la factura eléctrica de un hogar medio.

La propuesta incluye también una nueva estructura de tarifas que detalla así OCU:

PUBLICIDAD

De tal forma que se crearía  una única tarifa de acceso, la 2.0TD (0 a 15 kW), con tres tramos:

Horario Valle: de 0h a 8h en días laborables y todo el fin de semana;

PUBLICIDAD

Horario Llano: de 8h a 10h, de 14h a 18h y de 22h a 24h en días laborables;

Horario Punta: de 10h a 14h y de 18h a 22h en días laborables.

OCU destaca que se abre la posibilidad de contratar dos potencias diferentes, con un precio muy reducido para el horario valle, lo que permitirá usar acumuladores eléctricos por la noche o recargar el coche  sin tener que pagar un fijo de potencia demasiado alto.

PUBLICIDAD

También se podría aumentar el peso del término fijo en la factura:  de esta forma, los hogares habitados pagarían algo más barata la luz, ya que las segundas residencias o las vacías pagarán más, al ser la parte fija más elevada.

Además del ahorro, estas medidas quieren promover que los usuarios desplacen su consumo hacia los horarios con menor saturación eléctrica y vayan cambiando de los combustibles fósiles a la electricidad, usando bombas de calor para la calefacción o vehículos eléctricos, por ejemplo.

Propuesta difícil de valorar

Para esta asociación, la propuesta de la CNMC es difícil de valorar y tampoco es posible saber ahora cuánto se reducirán las facturas de los usuarios mientras no se conozcan los planes del Ministerio para la Transición Ecológica sobre el resto de costes. Además, el cambio en la estructura de tarifas puede afectar de manera distinta a unos usuarios y a otros.

Algo que sí se sabe es que todos los hogares mantendrán un interruptor de control (ICP) de potencia que saltará si demandan más potencia de la contratada, al revés de lo que indicaban algunos rumores sobre que se pagaría por el exceso de potencia utilizada.

Solo en casos especiales en los que no se pueda interrumpir el suministro, como en los ascensores o los hogares con personas conectadas a algún soporte vital…, se controlará la potencia que demandan y se les facturará el exceso.

Propuestas de OCU para abaratar la factura

OCU exige tanto al Ministerio como a la CNMC y a las propias compañías que actúen con transparencia en todo este proceso de cambio y les propone siete medidas que podrían introducir para abaratar la factura y simplificarla:

Compartir con otros sectores (el del gas y otros combustibles fósiles) el gasto derivado de compromisos adquiridos con las energías renovables, cogeneración y residuos (RECORE) y el déficit generado por este motivo.

Buscar alternativas para reducir los sobrecostes de generación eléctrica extra peninsular, por ejemplo, traspasándolos a los Presupuestos Generales del Estado tal y como se hace con otros costes derivados de la solidaridad interterritorial.

Procurar que el reparto de los cargos del sistema eléctrico sea proporcional al consumo, evitando así que los hogares y pymes (baja tensión) subvencionen a las empresas suministradas en alta tensión.

Incluir la mayoría de estos cargos en el término de energía en vez de en el de potencia, para incentivar que se gaste menos energía y que se traslade el consumo eléctrico a los horarios menos saturados.

Eliminar de la factura el Impuesto de la Electricidad. En la actualidad es un mecanismo de financiación de las comunidades autónomas sin justificación alguna.

Reducir el IVA actual del 21% (el tipo general) al 10% (el tipo reducido), incluyendo la energía en la consideración de servicio básico, de primera necesidad.

Simplificar la factura: eliminar las diferencias de horarios Punta y Llano propuestas para Ceuta y Melilla y permitir que la potencia con tarifa reducida se puede aplicar también durante el horario valle.