PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Murcia lidera el ranking de mafias organizadas en provincias para estafar a las aseguradoras

|

Las redes organizadas para cometer fraudes y cobrar del seguro se han triplicado en España en los últimos años.

Es uno de los datos que refleja el Barómetro del Fraude en el Seguro de Autos y de Hogar.

Según el informe, que pone el foco en 60.000 fraudes en el seguro de Autos y más de 6.500 en el de Hogar detectados en los dos últimos años, el número de mafias organizadas que estafan al seguro se ha multiplicado por 3 desde 2013, superando las 500 detectadas en los 6 años analizados.

Este incremento fue especialmente acusado en 2018, en el que se registró un aumento de redes organizadas del 23% respecto al año anterior.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Según Francisco Valencia, director de Gobierno Corporativo de Línea Directa: “en esta quinta edición de nuestro Barómetro del Fraude al Seguro, hemos confirmado que las mafias se están convirtiendo en un gran problema para el sector asegurador debido a las cuantías y a la naturaleza de sus estafas”.

Se defrauda igual que durante la crisis

Otro tema que señala es que “la recuperación económica vivida en los últimos años apenas ha traído consigo un descenso del fraude. Por eso, es importante que todos tomemos conciencia de un problema en el que pagan justos por pecadores, ya que los conductores honrados, que son la inmensa mayoría, acaban pagando las estafas de unos pocos”.

Estas redes, que a veces presentan conexiones con otro tipo de delitos más graves, presentan una estructura muy jerarquizada y con una cúpula muy pequeña formada por 2 ó 3 personas.

Se centran sobre todo en reclamar las indemnizaciones por daños corporales con importes que superan de media los 10.500 euros, ocho veces más que los fraudes convencionales. Su “modus operandi” suele ser el llamado “fraude en carrusel”, en el que los implicados van estafando a distintas aseguradoras con montajes realizados en rotondas o en colisiones por alcance.

PUBLICIDAD

Un 6% de los partes declarados son falsos

Pese a la mejora de la coyuntura económica registrada en 2017 y 2018 respecto a los años anteriores, casi 6 de cada 100 siniestros declarados en nuestro país en estos dos últimos años fueron falsos, unas cifras muy similares a la de informes anteriores, aunque la estimación del coste total para el sector sí desciende respecto a anteriores Barómetros.

Según la estimación realizada en el barómetro, el importe de las estafas para el conjunto del sector asegurador de autos superaría los 800 millones de euros anuales (2017-2018), aunque si se computara la década entera, el coste total sería astronómico, ya que superaría los 9.200 millones, una cantidad equivalente al 0,8 % del PIB registrado por España en 2018.

Valencia comentó también que, en el ámbito del fraude entre particulares, el coste medio por fraude alcanzaría los 1.296 euros, casi un 1 % más que el registrado en el Barómetro anterior. Respecto a los daños materiales, la estafa más habitual es incluir en el parte daños ajenos al siniestro (85 %), mientras que, respecto a los daños corporales, lo más común es simular lesiones o pretender agravar las ya existentes (99,8 %).

PUBLICIDAD

En cuanto al perfil del defraudador, suelen ser hombres jóvenes, de 18 a 24 años, desempleado o con trabajo precario, aunque también se percibe un incremento de los fraudes cometidos por hombres de mediana edad (alrededor de los 40 años), profesionales y con estudios universitarios.

El sur de España, donde más fraudes se cometen

Para dibujar el mapa del fraude en nuestro país, se ha establecido un índice ponderado y proporcional, registrando todos los casos de fraude y cruzando los datos con el total de siniestros declarados en cada provincia.

PUBLICIDAD

En ese mapa, en lo referente a las mafias organizadas se ha establecido una proporción entre el número de redes organizadas que ha detectado y la población de cada Comunidad medida en millones de habitantes.

El ranking resultante lo lidera Murcia, que es la Comunidad Autónoma con el índice de mafias más alto. Tras Murcia se sitúan Cantabria, Andalucía y País Vasco.

PUBLICIDAD

En cuanto a lo relativo al fraude entre particulares, éste parece localizarse en el sur del país, en el que Jaén (8,2 %) encabeza el ranking de este V Barómetro, seguida por Sevilla (7,8 %) y la Región de Murcia (7,6 %), todas ellas muy por encima de la media nacional, situada en el 5,6 % de los partes.

En el lado contrario, es decir, las provincias en las que se ha registrado menos estafas al seguro en los dos últimos años, se encuentran Las Palmas (2,5 %), Huesca (2,7 %) y Lleida (3,0 %).

También se estafa en los seguros del hogar

Los fraudes cometidos en el Ramo de Hogar presentan unas características diferenciales: no es obligatorio, hay mucho menos conocimiento sobre el producto que en Autos y menor frecuencia siniestral.

Además, las peculiaridades del bien asegurado restringen la tipología de estafas. A la hora de fijar el concepto de Fraude en el Hogar se han eliminado aquellos casos en los que el asegurado desconocía las coberturas o las exclusiones de póliza.

Pese a todo ello, la proporción de fraudes en este Ramo es más alta de lo esperado, ya que el 2,4% de los siniestros que se declaran al seguro son un intento de estafa. Además, se percibe un importante incremento de la frecuencia del 31 % en el último año, que ha pasado del 2% en 2017 al 2,63% en 2018.

En lo referente al coste medio, el importe alcanza los 777 euros por parte falso, algo comprensible si se tiene en cuenta que la inmensa mayoría de los fraudes de Hogar se centran en los daños materiales, que cuentan con indemnizaciones más bajas que los daños corporales. Respecto al coste total para el sector, Línea Directa estima que el volumen anual del fraude alcanzaría los 166,2 millones de euros anuales.

En cuanto a la tipología, los montajes o las simulaciones de accidentes son los intentos de fraude más comunes en el seguro de Hogar (31 %), seguidos de la declaración de daños producidos antes de la contratación (25 %), los daños provocados por otro siniestro (18 %) y la ocultación de una exclusión previa (12 %).