PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Los despachos de abogados apuestan por la tecnología para ser más eficientes: 11 bufetes de primera línea explican en qué la aplican

De izquierda a derecha, Enrique Rivas, responsable tecnología de Linklaters; José Manuel Medina de Andersen, Tax & Legal; Javier Durán, de Ceca Magán Abogados; Manuel Asenjo, de Eversheds Sutherland Nicea; Miguel Angel Romero y Gonzalo García-Valdecasas, ambos de ECIJA.
|

Juristas y tecnólogos impulsan un grupo de trabajo donde están representados once bufetes de primera línea que analizan  la aplicación de las herramientas tecnológicas en los bufetes

Desde hace algo menos de un año  juristas y expertos en tecnología de la información de diferentes despachos mantienen un contacto periódico a fin de intercambiar opiniones sobre el uso de dichas herramientas.

Manuel Asenjo, director de IT de Eversheds Sutherland Nicea explica que “Hace dos años aproximadamente, empecé a pensar en cómo resolverían en otros despachos los problemas qué yo mismo me estaba encontrando. Ciberseguridad, gobernanza IT, dispositivos, videoconferencias, etc.”.

Reconoce que “tenía el gran problema de que no conocía a ninguno de mis homólogos en otros despachos y era difícil contactar con ellos sin tener una presentación previa. Seguí dándole vueltas durante un tiempo hasta que le comenté a un proveedor mis inquietudes y se ofreció a ponerme en contacto con José Manuel Medina de Andersen Tax Legal”.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

A partir de ahí, el grupo fue arrancando “hablé con José Manuel y le conté la idea por correo, le pareció interesante, coincidiendo por esa época el mismo proveedor me puso en contacto con Javier Durán de Ceca Magán Abogados que también llevaba tiempo en paralelo buscando la manera de que se formase un grupo como este y claro, le comenté la iniciativa y se ofreció formar parte de él desde su creación”.

Al mismo tiempo recuerda que Linkedin ayudó a contactar con otros expertos “recibí contestaciones de Miguel Ángel Romero de ECIJA y en un evento abordé directamente José Coves, de Dentons, al ver que llevaba el nombre de su despacho en la identificación”.

Este grupo de experto lo configuran once despachos, con otros tantos expertos, de ellos Gonzalo García Valdecasas y Javier Durán son abogados.

PUBLICIDAD

“La idea es seguir creciendo e ir incorporando otros expertos de otras firmas jurídicas como grupo abierto que somos”, señalan a Confilegal.

Quienes lo forman a día de hoy.

PUBLICIDAD

En la última reunión de trabajo celebrada en las oficinas de ECIJA, a la que Confilegal acudió al finalizar la misma estuvieron presentes Romero y García-Valdecasas de ECIJA, Rivas por parte de Linklaters, Medina de Andersen Tax & Legal, Durán de Ceca Magán Abogados y Manuel Asenjo, por Eversheds Sutherland Nicea

PUBLICIDAD

Desde ECIJA, Miguel Angel Romero, “Chief Technology Officer” o CTO, director de tecnología, explica que “nuestro despacho gira en torno a la tecnología, y se está haciendo una fuerte apuesta por la misma. Estamos inmersos en un proceso de digitalización total bastante ambicioso que pretende revolucionar desde la imputación de horas, la gestión de las salas de reuniones a la generación de documentación automatizada”.

Por su parte, Gonzalo García-Valdecasas indica “somos un despacho que desarrollamos herramientas tecnologías para facilitar las tareas diarias de nuestros clientes. En este ámbito, hemos creado IPBlock, una solución basada en tecnología “blockchain” (cadena de bloques) para el registro y gestión de los derechos de propiedad intelectual para las empresas.

En cuanto a la adaptación de la tecnología por parte de los abogados, Romero indica que nuestro despacho “solo está compuesta por abogados, sino que destaca por tener un perfil diverso, compuesto así mismo por informáticos. Este es un hecho que nos diferencia del resto del sector y nos ayuda a dar un valor añadido”.

Al mismo tiempo reconoce que todos los profesionales de ECIJA “compartimos la misma cultura: la innovación, fuertemente basada en el componente tecnológico. Como resultado, tenemos un equipo multidisciplinar que cada día quiere dar lo mejor de sí mismo para estar a la vanguardia”.

PUBLICIDAD

Para García-Valdecasas “la mayoría de los departamentos de ECIJA están muy acostumbrados a lidiar con clientes tecnológicos, por ejemplo, trabajamos con Google, Yahoo!, Spotify, entre otros. Esto hace que sea fácil y se demande  por parte de los equipos la incorporación de estas tecnologías en su día a día”.

En cuanto al uso de la tecnología, Romero  señala que “mediante el uso de herramientas de automatización de contratos por ejemplo, despachos con menos recursos personales pueden competir de tú a tú con firmas con mucho más capital humano. Sin duda el despacho que más integre las nuevas tecnologías emergentes como la Inteligencia Artificial y el Procesamiento del Lenguaje Natural (PNL) obtendrá una ventaja competitiva para con el resto”.

En opinión de García-Valdecasas “dentro de las funciones propias del abogado, las herramientas tecnológicas ayudan a éstos a centrarse en las tareas de verdadero valor añadido. Tener una relación dinámica y fluida con los clientes a través de la tecnología es algo que cada vez se está demandando más”.

Y señala que “el despacho que no pueda integrar soluciones de comunicación y de control tecnológico de las tareas jurídicas externalizadas, perderá competitividad en relación con otros despachos”.

De izquierda a derecha, David Marques experto en cibeserguridad; Gonzalo García-Valdecasas y Miguel Angel Romero de ECIJA; Manuel Asenjo de Eversheds Nicea. En el lado derecho, Javier Duran de Ceca Magán Abogados, Eduardo Rivas de Linklaters y José Manuel Medina de Andersen Tax & Legal.

ABORDAR LA TRANSFORMACIÓN DIGITAL 

Para Javier Durán, de Ceca Magán Abogados, “nuestra firma se aboca a un proceso de transformación digital, donde no solo juega un papel importante el estar implementando nuevas herramientas tecnológicas, sino que lo que realmente está suponiendo un hito importante es el cambio cultural que estamos afrontando”.

Reconoce que “los abogados se van adaptando mejor, “pero, evidentemente, cambia mucho dependiendo de la edad del profesional y del área de especialización. Nos encontramos que con los más jóvenes, apenas encontramos resistencia a la innovación digital, y no sólo es que se adapten bien, es que necesitan la tecnología, la demandan y ven en ella un valor añadido, saben que son más productivos utilizando las nuevas herramientas tecnológicas que van surgiendo”.

Sobre el uso de las herramientas tecnológicas, Durán lo ve más “de cara a mejorar nuestra productividad (herramientas inteligentes de búsqueda de jurisprudencia, de imputación de tiempos, etc…) y esa mejora redunda directamente en mayor calidad de servicio para nuestros clientes pudiendo dedicarles tiempo de calidad, más personalizado, más cercano, amén de unas tarifas cada vez más competitivas frente a las de nuestros competidores”.

Por su parte, Manuel Asenjo señala que “la tecnología en una firma como Eversheds Sutherland Nicea juega un papel importante. Hemos pasado del papel, boli y fotocopias a los documentos ‘on-line’ y el correo electrónico. Actualmente si hubiera algún tipo de problema qué impidiera el acceso a internet y por tanto al correo y a los documentos el despacho se paralizaría”.

En cuanto a cómo se adaptan lo abogados a dicha innovación tecnológica, señala que “existen tres perfiles  que en la mayoría de los casos (no en todos) van asociados con la edad. Están los nativos digitales, abogados jóvenes cuyo medio no podría existir sin la tecnología. Los abogados de mediana edad cuya adaptación depende del interés que demuestre la persona por los avances tecnológicos y por último, los abogados cercanos a la jubilación que en su mayoría usan lo mínimo imprescindible para realizar su trabajo”.

Respecto a herramientas que se usan en un despacho, Asenjo señala que “herramientas cómo la firma digital avanzada, la gestión de expedientes en la nube, ‘intranets’, ‘chatbots’, CRM’s, etc, hacen que la tecnología sea una herramienta de diferenciación importante cara a los clientes. Desde un cuadro de mandos con la información de sus expedientes a un robot que responde las consultas jurídicas básicas”.

TECNOLOGÍA COMO ELEMENTO DE UNIÓN 

A su juicio “en este universo cada vez más global donde la tecnología nos une en lugar de separarnos, las colaboraciones entre despachos son cada vez más frecuentes en los VDR (‘Virtual Data Rooms’) o en espacios conjuntos de trabajo con herramientas como ‘Teams’ o ‘Slack’. En estos espacios se pueden ver a grupos heterogéneos formados por abogados de diferentes áreas, de diferentes despachos y a clientes trabajando codo con codo”.

Desde Linklaters, Enrique Rivas, su responsable de tecnología, señala que “la tecnología es un medio que hace posible, o puede complicar mucho, el trabajo de nuestros abogados. Las mejoras y actualizaciones en tecnología y movilidad brindan seguridad al entorno y aumentan la productividad para contribuir cada día más a un equilibrio imprescindible entre vida laboral y personal”

En cuanto a la adaptación de los abogados a dicha innovación, destaca que “cada generación y persona tienen intereses o aptitudes tecnológica distintas, y hay que vencer la resistencia al cambio con buenas formaciones y con herramientas cada día más potentes y usables”.

Para este experto en tecnología, “sacando provecho a las novedades tecnológicas, podremos llevar nuestros negocios a un nuevo nivel”.

Sobre el uso de la tecnología en las firmas jurídicas señala que “el interés por la productividad es algo que existe en todos los negocios, y hacer las cosas bien posibilita volcar en nuestros clientes el beneficio de todas las mejoras que hacemos a nivel tecnológico. Ellos, a su vez, escogerán aquellas empresas más preparadas y mejor adaptadas a un mundo cada día más competitivo”.