PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

La APFP denuncia que ‘sólo en algunas cárceles’ se dispone de ‘algún medio’ de protección frente al coronavirus

También critica que "no haya unas instrucciones de obligado cumplimiento iguales para todos" los centros penitenciarios y reclama un protocolo propio para el ámbito penitenciarioDenuncia la situación vivida el pasado domingo respecto a la celebración y suspensión de las comunicaciones en diferentes centros; dice que ha sido "un despropósito, una improvisación, y una descoordinación absoluta".
|

La Asociación Profesional de Funcionarios de Prisiones (APFP) denuncia que “sólo en algunas cárceles” se dispone de “algún medio” de protección frente al coronavirus, como mascarillas, guantes o dispensadores de gel hidroalcóhico.

Dice que en algunos centros “ni siquiera” tienen medios, y que “como mucho disponen de guantes”.

Así lo manifiesta a Confilegal Francisco Llamazares, presidente de la APFP.

También critica “no haya unas instrucciones de obligado cumplimiento iguales para todos” los centros penitenciarios.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Explica que hasta el momento, lo que ha hecho la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias ha sido mandar recomendaciones, “por lo que cada centro va por libre ya que las interpreta a su manera”.

Asimismo, reclama un protocolo propio para el ámbito penitenciario. 

La APFP también denuncia la situación vivida el pasado domingo en las cárceles respecto a la celebración y suspensión de las comunicaciones familiares por locutorios. Dice que fue “un despropósito, una improvisación, y una descoordinación absoluta” porque cada centro las realizó de diferente forma y que los familiares de los presos no disponían de información acerca de los turnos de comunicaciones.

PUBLICIDAD
Francisco Llamazares, presidente de la Asociación Profesional de Funcionarios de Prisiones (APFP).

Francisco Llamazares informa que ayer envió una carta al secretario general de Instituciones Penitenciarias, Ángel Luís Ortíz, “denunciando esta situación y reclamando que se tomen medidas de forma inmediata y se abastezca de material a todos los centros penitenciarios para prevenir el contagio del coronavirus”.

Llamazares informa que algunos trabajadores penitenciarios ya han dado positivo en coronavirus. Por ejemplo, en la cárcel de Navalcarnero (Madrid), donde él trabaja, donde “de momento hay un positivo oficial” y varios trabajadores de baja por síntomas.

La carta de la APFP al secretario general de Instituciones Penitenciaria comienza denunciando la situación vivida el domingo en las cárceles respecto a la celebración de las comunicaciones familiares por locutorios, y le dice a Ortiz que ha sido “un despropósito, una improvisación, y una descoordinación absoluta”.

PUBLICIDAD

Le traslada que “nunca” habían visto “tal caos” de desorganización en las cárceles, ya que cada centro penitenciario actuó de forma diferente.

PUBLICIDAD

Según explica en la misiva, “en unos centros se mantenían las comunicaciones por la mañana, en otros centros se suspendían, en otros se celebraron todas, en otros centros las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado fueron las que las suspendieron”.

“Un desastre”, añade.

Indica que “todo ello, sumado a las situaciones que sucedían a los trabajadores de los departamentos de comunicaciones que se encontraban sin mascarillas, sin medios”, y “teniendo que hacer frente a la situación de caos y de órdenes contradictorias”.

Asimismo, señala que esta situación generada el domingo se une a los diferentes incidentes regimentales que se han producido en el interior de diferentes centros penitenciarios, como Castellón 1, Fontcalent, Tahiche, o Albolote.

PUBLICIDAD

La Asociación Profesional de Funcionarios de Prisiones destaca que todo esto quienes lo sufren son “los trabajadores penitenciarios que se encuentran sin medios de protección para poder desempeñar sus funciones con las debidas garantías de seguridad y para evitar el contagio y propagación del coronavirus en el lugar de trabajo”.

Apunta que están realizando el trabajo “sin que la administración facilite los medios que otros profesionales del mismo Ministerio disponen”, pese a que los trabajadores penitenciarios están en contacto directo y diario con una población reclusa a la que no se pueden aplicar las normas establecidas para el resto de ciudadanos: distancias, aglomeraciones, etc.

Llamazares señala que “es inadmisible que sólo algunos centros dispongan de medios materiales para hacer frente a la pandemia que amenaza el país”.

Asimismo, traslada al secretario general de Instituciones Penitenciarias que ven “con preocupación” que “cada centro penitenciario va por libre”, cuando las actuaciones deberían ser las mismas para todos los centros “para que todos los trabajadores actúen y sigan las mismas ordenes ante la situación que se está produciendo, donde es fundamental el rigor en la aplicación de las normas y la información a los trabajadores”.

Francisco Llamazares expone en la misiva que “las medidas de prevención, como mascarillas, guantes antivirus, batas, EPIS, gafas, termómetros sin contacto, etc., que no hay en los centros penitenciarios se van a adquirir mediante compra centralizada para todos los efectivos del Ministerio del Interior” y posteriormente se envirán a cada centro penitenciario.

Considera que esto “va a suponer unas semanas de retraso, por lo que su entrega será tarde”.

“Todo por la falta de previsión desde el Ministerio del Interior y de la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias, causando unas consecuencias negativas para la población reclusa y para los trabajadores penitenciario que las sufriremos”, agrega.

Por otro lado, destaca en la carta que ya hay funcionarios que han dado positivo en coronavirus y  que otros trabajadores que están cumpliendo la cuarentena a la espera de que las correspondientes pruebas dictaminen si son positivo o asintomáticos, “lo que supone un menor número de trabajadores disponibles para cubrir los servicios”, sumado al “deber inexcusable para cuidar niños y personas dependientes” y a la “falta de personal”.

“Los trabajadores penitenciarios no sólo estamos haciendo frente a la prevención del contagio del coronavirus en prisiones sin medios. Además, tal y como se presenta la situación, si llevamos un día con la aplicación de las normas establecidas en el Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, y se han producido diversos incidentes, pueden ocurrir incidentes regimentales muy graves, incluidos plantes o motines, en los que los trabajadores penitenciarios tenemos que hacer frente a estos actos para garantizar el orden y la seguridad del centro penitenciario”, explica Llamazares en la carta a Ortiz.

Dice que los funcionarios de prisiones son muy concientes de lo que se espera de ellos en su ámbito y que harán “lo posible mantener la calma y el buen orden” en los centros penitenciarios y evitar altercados.

Añade que también son concientes que con el paso de los días la tensión puede ir en aumento, por lo que piden a la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias que les dote del material y medios adecuados y necesarios.

Además, ante esta situación la APFP solicita a la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias información actualizada de las actuaciones que va a realizar “ante la falta de material para prevenir el contagio de los trabajadores penitenciarios”; información actualizada de la compra de mascarillas, guantes o batas de forma centralizada por el Ministerio del Interior y en qué fechas llegará este material a los centros penitenciarios.

También reclama información actualizada de las medidas previstas ante los incidentes regimentales que se pueden producir por la suspensión de las comunicaciones y permisos dentro de los centros penitenciarios; información actualizada de las medidas previstas “ante la falta de personal que se padece, unido a los trabajadores que se encuentran en cuarentena y los que puedan encontrarse de baja a medida que avanza el coronavirus, y pide conocer qué medidas tiene previstas para cubrir los servicios en su caso.

Asimismo, reclama información de si se va a establecer un gabinete de crisis para Instituciones Penitenciarias convocando a todos los sindicatos y asociaciones del ámbito de prisiones independientemente de su representatividad.