PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Las Haciendas de los 27 países de la Unión dejarán de ingresar 15.000 millones de euros por los productos falsificados

La Sala afirma que "no ha quedado acreditado, ni de forma indiciaria, atendida la versión de los hechos recogida en la querella, que no cumpliera con la obligación de proveer de los equipos de protección individual al personal sanitario a su cargo, en la medida de sus posibilidades".
|

Las falsificaciones de productos hacen mucho daño a las economías de los 27 países de la Unión Europea. Este año, las respectivas Haciendas Públicas dejarán de ingresar 15.000 millones debido a los impuestos directos e indirectos así como a las cotizaciones sociales que los fabricantes ilegales no pagan. 

Esa es una de las conclusiones principales del Informe de Situación de 2020 de la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea (EUIPO) sobre Vulneración de los Derechos de la Propiedad Industrial.

“La masiva pérdida de impuestos redunda directa y negativamente en el bienestar de una economía y una sociedad que necesitan todos los recursos posibles para su recuperación”, según José Antonio Moreno, director general de Asociación para la Defensa de la Marca (Andema), que el pasado miércoles celebró el Día Mundial Antifalsificación. 

José Antonio Moreno es director general de Asociación para la Defensa de la Marca (Andema).

Entre dichos productos falsificados se encuentran las mascarillas y otros productos sanitarios de protección contra el COVID-19.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

De acuerdo con el mencionado informe, los europeos que consumen productos falsificados están expuestos a peligros como el contacto con productos químicos nocivos, asfixia, descargas eléctricas y una gran variedad de lesiones.

Para el director de Andema, “más allá del material médico y sanitario falsificado, cuya existencia ahora conoce el ciudadano, hay una oferta amplia de productos falsos que pueden entrañar riesgos para la salud y la seguridad, puesto que no pasan controles de calidad ni tienen ninguna garantía. Los falsificadores no tienen escrúpulos, trata de maximizar el beneficio al menor coste”.

De acuerdo con los datos revelados por la EUIPO este año, en productos que tienen especial incidencia en la salud y seguridad de los consumidores, como en el sector de los cosméticos y el cuidado personal, el sector del vino y las bebidas espirituosas, el sector farmacéutico y el sector de los juguetes y los juegos, cada año se pierden en la UE hasta 19.000 millones de euros en ventas debido a la venta de falsificaciones.

PUBLICIDAD

Si extendemos el impacto a otros sectores, las falsificaciones provocan en la Unión Europea (UE) pérdidas en ventas por valor de 50.000 millones de euros al año, lo que causa la destrucción de 416.000 puestos de trabajo.