PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Un joven abogado del Máster de ISDE, jefe de la asesoría jurídica del Club Atlético Pinto

Eduardo Garzón en las gradas del Club Atlético Pinto, que tiene una capacidad para 2.500 personas. Foto: Carlos Berbell/Confilegal.
|

Eduardo Garzón tiene 23 años y está cursando el Máster en Derecho y Gestión del Deporte Grant Thornton de ISDE. Le falta completar el periodo de prácticas. Pero lo tiene tan claro que, como se suele decir, se ha buscado la vida para subirse a un proyecto prometedor en el Club Atlético Pinto como jefe de su asesoría jurídica.

“¿Que si me produce mareo esta responsabilidad? ¿A quién no? Pero tengo muy claro que quiero dedicarme al derecho deportivo y, de forma específica, enfocado al fútbol, que es mi pasión”, explica Garzón.

El desafío es muy ilusionante. La nueva Junta Directiva recién elegida, está presidida por Arcadio Fenol Murcia. Y de ella forman parte dos exgrandes jugadores de fútbol de la Primera División: Gabi Moya (Atlético de Madrid, Sevilla y Real Mallorca) y Francisco Medina Luna, “Piti” (Real Zaragoza, Rayo Vallecano y Granada), junto con Pablo Acosta, hermano de Antonio Acosta, también exjugador de Primera (Atlético de Madrid, Logroñés, Getafe y Royal Antwerp FC).

El proyecto va muy en serio. 

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Los nuevos miembros de la directiva, Francisco Medina Luna, “Piti”, Pablo Acosta y Gabi Moya, con su joven asesor jurídico. Foto: Carlos Berbell/Confilegal.Foto

“El objetivo es llevar al Club Atlético Pinto a la Segunda B o, incluso, a la Segunda División, en un periodo de 4 a 6 años. Hacerlo grande. Y se puede conseguir”, precisa. Tiene las cosas claras. 

“El club cuenta con divisiones inferiores de pitufos, prebenjamines, benjamines, cadetes, juveniles y aficionados, además del primer equipo. Queremos potenciar la cantera, siguiendo el ejemplo organizativo del Leganés, el Getafe o el Alcorcón. El Club Atlético Pinto no está en el lugar que debería estar. Y de toda la vertiente legal, que es bastante, me voy a ocupar yo”, aclara.

¿Y el hecho de ser un novato, un “rookie”, no le preocupa?

PUBLICIDAD

“Sí, claro. Pero hace que sea más responsable, si cabe, para hacer las cosas bien. Como deben de ser”, cuenta Garzón.

Garzón sabe que le tendrá que echar muchas horas, mucho trabajo, pero es lo que quiere. Lo que ha buscado desde que hacía la carrera y ahora ve, con la formación que está adquiriendo en ISDE que todo es posible.

“Antes no me habría atrevido, ahora, sí”, remacha.

PUBLICIDAD

UN EQUIPO CON SOLERA, DE 59 AÑOS DE ANTIGÜEDAD, CREADO POR UNA MUJER

El equipo fue creado en 1961 por una mujer, Amelia del Castillo. El estadio municipal lleva, por eso, su nombre. Fue la primera mujer en presidir un club de fútbol en España.

PUBLICIDAD

El primer nombre que tuvo fue el de “Fecha de Pinto”, pero cambió su nombre merced a la ayuda que le prestó el presidente del Atlético de Madrid, Vicente Calderón, uno de los grandes constructores de la época.

Amelia del Castillo fue a venderle unas papeletas a Calderón, para recaudar fondos para la construcción de un campo de fútbol, y le cayó en Gracia. El presidente del Club Atlético de Madrid utilizó sus recursos para construir uno. De ahí que cambiara su nombre a Club Atlético Pinto cuando finalmente vio la luz de forma oficial el 15 de octubre de 1963.

El estadio fue conocido, en un primer momento, como Municipal de Pinto y era de tierra hasta 2000, que concluyó su remodelación, con capacidad para 2500 espectadores y hierba artificial. Aquel año fue rebautizado con el nombre actual. Se encuentra en la Avenida de Asturias, en pleno centro de esta localidad de 50.000 habitantes del sur de la Comunidad de Madrid.

El Club Atlético Pinto debutó en la Cuarta Regional en 1963. Durante los años siguientes fue subiendo posiciones hasta que en 1980 llegó a la Tercera División, de la que no se ha movido desde entonces.

PUBLICIDAD

En la temporada 2003-2004, el equipo se clasificó para los “play-off” de ascenso a la Segunda División, pero no lo logró.

La nueva directiva cree que con trabajo y con dedicación el sueño es factible.