PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

L’Oreal, el gigante de la cosmética, castigado con una lluvia de sanciones

Cuarteles generales de L'Oreal en Madrid.
|

L’Oreal, el gigante de la cosmética y la belleza que aglutina hasta 36 marcas, con presencia en 150 países, y con una facturación de 27.992 millones en 2020, lleva varios años enfrentándose a una crisis reputacional debido a las millonarias multas con las que la compañía ha sido sancionada en países como China, Estados Unidos, Francia o España.

En nuestro país, L’Oreal, junto a otras marcas del sector de la peluquería profesional, fue sancionada por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), con una multa de 51 millones, de los cuales la compañía francesa tuvo que asumir 23,2 millones, más de la mitad.

Esta sanción por pactar precios e intercambiar información está dentro de las 15 más altas que ha impuesto la CNMC.

L’Oreal también ha caído en delitos como el espionaje industrial, práctica que se ha convertido en una auténtica industria.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Según un informe de PWC supone más de 3.000 millones de euros a las empresas que son víctimas de robo de propiedad intelectual o información secreta de productos o fórmulas.

Este mismo año la firma francesa fundada por Eugène Schueller en 1909 ha sido condenada por la Justicia del país galo por un caso de espionaje.

La denuncia del grupo Guinot, empresa líder en institutos de belleza en Francia, y con centros en otros territorios, acusaba al gigante de los cosméticos de espiar sus centros para obtener datos e información sobre como los centros captaban y trataban a sus clientes.

Así, el Tribunal Comercial de París, condenó a L’Oreal a pagar 370.000 euros de multa (muy alejada de la millonaria que pedia Guinot) por “apropiarse de elementos del saber de la empresa Guinot y utilizar medios desleales para apropiarse información de un competidor directo”, según explica en su sentencia.

PUBLICIDAD

También en Francia, cuna y sede de la multinacional, L’Oreal ha tenido problemas con su Hacienda.

La compañía tuvo que llegar a un acuerdo con las autoridades fiscales francesas con respecto a tres de sus filiales, la marca de lujo Lancome, Cosmétique Active International y Prestige & Collections International, para el pago de 320 millones de euros, que corresponderían al impuesto de sociedades de cinco ejercicios financieros entre 2014 y 2018.

En China, un país con estrictas normas en lo que se refiere a la publicidad, L’Oreal ya ha sido condenada y sancionada en tres ocasiones recientemente por vulnerar la ley china de publicidad.

PUBLICIDAD

La primera fue de 25.000 euros, la segunda de 26.230 y la tercera y mas cuantiosa de 169.620 euros. Las autoridades chinas consideraron que L’Oreal estaba realizando “anuncios engañosos” con respecto a sus productos.

Por último, tampoco se ha librado de las autoridades de Estados Unidos donde tuvo que someterse a un juicio por espionaje industrial acusada del robo de una fórmula de un decolorante de la empresa Olaplex.

PUBLICIDAD

Un tribunal de California condenó a L’Oreal a indemnizar con 91,4 millones de dólares a la compañía Olaplex con sede en Santa Bárbara, al considerar culpable a la compañía francesa de incumplir relaciones comerciales, de romper un contrato, infringir dos patentes y robar secretos relacionados con el decolorante de pelo.