PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

«Fuego cruzado» de alto calibre PP-PSOE en el Senado a cuenta de la renovación del CGPJ

La ministra de Justicia, Pilar Llop, y el senador por el PP, Fernando de Rosa, protagonizaron un duro enfrentamiento en la Cámara Alta por el bloqueo en la renovación del CGPJ. Foto: Senado.
| | Actualizado: 14/09/2021 21:51

No puede describirse de otra forma tan precisa lo que sucedió hoy en el Pleno del Senado. PP y PSOE protagonizaron un «fuego cruzado» que, en determinados momentos, pareció tomar la forma de carga de balloneta. Especialmente entre sus dos principales protagonistas: el senador por el PP, Fernando de Rosa, y la ministra de Justicia, Pilar Llop, los dos magistrados en servicios especiales.

Los dos bien conocedores de las entrañas del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), porque no en vano los dos sirvieron en ello. Uno como vocal y la otra como letrada.

La cosa venía «calentita» cuando De Rosa y Llop se enzarzaron en su intercambio dialéctico.

La senadora Cristina Ayala, había acusado a la ministra de no creer en la separación de poderes porque en su anterior condición de presidenta de la Cámara Alta había anulado una votación en la que se reducía el 10 % el IVA de las peluquerías.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

«¿Que respeto podemos esperar a la independencia judicial y a la separación de poderes si en su anterior responsabilidad publica ha hecho que el Ejecutivo mangonee al Legislativo?», se preguntó públicamente Ayala.

La ministra Llop, que hay que reconocer que cada día se siente más a gusto en su papel, libre de los costreñimientos que le imponía la Presidencia del Senado, respondió a la senadora del PP con un misil Stringer, de esos que los estadounidenses facilitaron secretamente a los talibanes para derribar los helicópteros rusos.

Le aseguró que el Gobierno del que formaba parte era respetuoso con la separación de poderes y con la independencia del poder judicial. Un Gobierno que cree en las instituciones y en la Constitución. No como el PP, que pasa de la Constitución.

«Y lo están demostrando, bloqueando el Consejo General del Poder Judicial, el Tribunal Constitucional, el Tribunal de Cuentas, la Defensoría del Pueblo. ¿Y con qué excusa están bloqueando los órganos constitucionales? Acusan al órgano de gobierno de los jueces y juezas de estar ‘partirizado’, de estar politizado. Y por ende, acusan al Tribunal Supremo de no ser independiente. Y además, señoría, me sorprende que me haga usted esta pregunta. Cuando su anterior portavoz (Ignacio Cosidó), que estaba ahí sentado, y usted se sentaba junto a él, envió un famoso ‘WhatsApp’ diciendo que iba a controlar al Tribunal Supremo por la puerta de atrás», le contestó.

PUBLICIDAD

CUERPO A CUERPO CON DE ROSA

Tras la respuesta de la ministra le correspondió el turno al senador De Rosa, quien reprochó a la ministra que no apoye la propuesta de que sea la carrera judicial, los 5.500 jueces y magistrados, los que elijan a los 12 vocales jueces del CGPJ, de los 20 que lo conforman, tal como defiende el PP.

«En el Grupo Popular estamos muy sorprendidos por su planteamiento tan caduco, rancio y antiguo sobre la renovación del órgano de gobierno de los jueces. ¿Cuál es el motivo por el que usted no quiere modernizar la legislación tal como lo exige la Unión Europea?«, le interpeló el senador del PP.

La ministra no se amilanó: «Esa pregunta debería hacérsela usted al Partido Popular».

PUBLICIDAD

Llop le recordó que cuando el PP tuvo mayoría absoluta, en 2011, con 187 diputados –el Congreso tiene 350 escaños–, no solo no reformaron la Ley Orgánica del Poder Judicial en el sentido que ahora plantean sino en el contrario. «Para hacerlo más débil».

De Rosa le contestó afirmando que el PSOE no creía en la división de poderes, tal como la planteó Montesquieu. Y sin citarlo, recordó la famosa frase que pronunció en la década de los 80 el entonces vicepresidente del gobierno y vicesecretario general del partido socialista, Alfonso Guerra, de que «Montesquieu ha muerto».

PUBLICIDAD

«Cada vez estamos más convencidos de que el Partido Socialista de tanto retroceder en el tiempo, de tanto querer mirar atrás en el retrovisor quiere volver al modelo de justicia franquista. Esa que a usted le debe de gustar en el que el ministro de Justicia de turno eligía a los magistrados del Tribunal Supremo. Ahí es donde ustedes quieren llegar», atacó el senador.

Y trató de hacer ver a la ministra que las naciones más avanzadas de Europa prevén que los órganos de gobierno de la judicatura sean elegidos, en parte, por los propios jueces. No como en España, donde son elegidos por el Congreso y por el Senado.

Para echarle en cara, a continuación, que quiera un modelo como el de Polonia.

PUBLICIDAD

«Ignoro porqué ustedes no quieren seguir los modelos fijados por el resto de países europeos, que están reforzando la independencia judicial como freno al populismo y autoritarismo. O a lo mejor es que ustedes se encuentran muy cómodos con esos modelos populistas y autoritarios».

«La Comisión Europea y el informe GRECO apuestan por este modelo. Y usted lo sabe. Por eso no es de recibo que diga que el Grupo Popular debe volver a la senda de Constitución. Los únicos que están fuera de la Constitución, y así lo ha declarado el Tribunal Constitucional, son ustedes. Su primer decretazo del estado de alarma ha sido declarado inconstitucional lo mismo que el segundo, próximamente. Ustedes han sido declarados inconstitucionales», remachó de Rosa.

REGRESO A 2013

Sin embargo, Llop, lejos de acobardarse, respondió de forma contundente volviendo a la historia. A los hechos.

A 2013, cuando el PP, con mayoría absoluta, reformó la Ley Orgánica del Poder Judicial, creando vocales de primera categoría –los 5 que formaban la Comisión Permanente–, vocales de dedicación absoluta, y el resto, de segunda categoría, vocales a tiempo parcial, compaginando sus destinos con su pertenencia al CGPJ.

«Eso debilitó al gobierno de los jueces. Esa fue su reforma: la del PP. Y no tocaron el sistema de elección de los vocales. Pudieron haberlo hecho. Porque tenían mayoría absoluta. Eso les aseguró la composición que tiene ahora el CGPJ, ocho años después. Y sigue este Consejo, que a ustedes les interesa mucho», subrayó.

Para rematar la faena, sacó el voto particular que De Rosa había hecho cuando era vicepresidente del CGPJ defendiendo este Consejo «que usted ha definido como caduco, rancio y antidemocrático».

Llop aseguró que la única opción que había era «cumplir con la Constitución».

Porque, «¿desde cuando se condiciona el cumplimiento de las leyes en un estado de derecho? Y eso es lo que entendió el presidente [del Tribunal Supremo y del CGPJ, Carlos] Lesmes el otro día en su discurso y el comisario [de Justicia de la Comsión Europea, Didier] Reynders. Hay que cumplir con la Constitucion. Hay que renovar el CGPJ y el resto de los órganos constitucionales».

Y terminó reprochando al PP que viva del conflicto, engañando a los ciudadanos con una falsa solución.