Firmas

Las nuevas reglas del juego: Criterios ESG como base de negocio de todas las empresas

Maite Manzano Brogeras
Las nuevas reglas del juego: Criterios ESG como base de negocio de todas las empresas
La columnista, Maite Manzano Brogeras, experta en globalización, negocios y sustentabilidad del desarrollo en el Reino Unido, enumera cómo operan los criterios ESG.
01/7/2022 06:48
|
Actualizado: 01/7/2022 00:09
|

Las siglas ESG, “Environmental, “Social and Governance”, significan los factores medioambientales, sociales y de buen gobierno que sirven para evaluar hasta qué punto una compañía cumple con los objetivos medioambientales. 

Al considerar estos factores, los inversores intentar buscar oportunidades que logren cumplir sus metas financieras y las metas de desarrollo sostenible establecidas por la ONU.

Estos objetivos fueron creados para intentar mitigar los efectos negativos del cambio climático de una manera estratégica, a través de la que las empresas puedan ayudar a realizar la transición hacia economías verdes.

Estos criterios son también la manera en la que las empresas responden a las preocupaciones del consumidor, que cada vez se encuentra más concienciado sobre los efectos negativos del cambio climático, y busca invertir en empresas que ofrezcan inversiones más ecológicas.

Para fomentar su implantación, desde Europa se han creado políticas como el European Green Deal o el Plan de Acción de Finanzas Sostenibles de la Unión Europea, que tienen como objetivo que las empresas creen políticas para proteger el medio ambiente.

¿Por qué las características ESG están recibiendo mucha atención?

Según ha señalado Matthew Blake, Jefe de iniciativas del sistema financiero y monetario. Miembro del Comité Ejecutivo del Wolrd Economic Forum: 

“El acceso a los datos ESG es fundamental en la transición de la economía hacia una economía sostenible y baja en carbono. Solo a través del acceso a datos sobre factores ESG se podrán tomar decisiones de inversión bien informadas”

Cada vez nos encontramos con un mayor número de inversores que buscan invertir en empresas que apoyen medidas medioambientales, sociales y de buen gobierno, ya que consideran que a largo plazo reducen el nivel de riesgo de la empresa y además están concienciados con el cambio climático.

Además, cada vez es más frecuente que los evaluadores de créditos usen los criterios ESG cuando realizan su informe de riesgo.

Por otra parte, tanto a nivel Europeo como a nivel global, hemos visto una serie de regulaciones que fomentan la implementación de medidas medioambientales o la creación de informes de entidades como el IOSCO sobre finanzas sostenibles.

Por último, especialmente debido a la COVID-19, los inversores también están concienciados en temas sociales, especialmente los temas de salud. Los inversores también están concienciados por el impacto del cambio climático en el modo de vida de las personas y los consumidores esperan que las empresas contribuyan a la sociedad sin ser económicamente.

Riesgos para las empresas de no incorporar las ESG:

Para las empresas, no incorporar los objetivos ESG puede suponer los siguientes riesgos:

Enfrentarse a costes elevados de capital 

No incorporar estos objetivos puede desembocar en un encarecimiento de las condiciones al acceder a un préstamo.

Desprestigio. Resultados anuales para las corporaciones que sólo se han obtenido para obtener un beneficio económico se pueden percibir como una mala gestión debido a no incorporar las ESG.

Falta de confianza de inversores. Los inversores buscan cada vez más oportunidades de inversión que estén alineadas con las ESG y los compromisos medioambientales.

Impacto en el precio. Los consumidores pueden ver un aumento en los precios si las empresas obtienen condiciones más caras al acceder a un préstamo.

Perdida de compradores. Los compradores prefieren empresas que públicamente tienen un compromiso con el medio ambiente.

Fuga de cerebros. Los mejores profesionales buscan empleadores que se ajusten a sus valores personales.

Incumplimiento de conformidad. Los gobiernos introducen nuevas leyes o actualizan existentes para que se ajusten a objetivos medioambientales.

Despidos o penalizaciones. Los accionistas pueden llegar a despedir o sancionar a los líderes corporativos que se nieguen a introducir estos objetivos.

Retos para implantar los objetivos ESG en los modelos de negocio

Aunque varias empresas han decidido ya implantar los objetivos ESG en sus modelos de negocio, existe todavía un amplio recorrido para poder mejorar su implantación. 

Las empresas pueden encontrase con dificultades cuando intentan implantar medidas sociales debido a que, en el pasado, la acción social fue materializada a través de los departamentos de Responsabilidad Social Corporativa, y a menudo estas actividades se realizaron en paralelo al funcionamiento del modelo de negocio de la empresa.

La implementación de los principios ESG también supone un ejercicio estratégico para las empresas, que deben afrontar con una falta de formación y desconocimiento de las nuevas oportunidades que brindan, como la posibilidad de transformar el modelo de negocio a raíz de la economía circular.

Aunque en los últimos años ha habido varios esfuerzos multilaterales para unificar criterios y estándares, todavía falta un largo camino para poder lograrlo, y esto dificulta la creación de una estrategia para facilitar la implementación de estos principios.

Dificultades para realizar informes sobre las ESG

Es importante poder realizar informes sobre la implantación de las ESG para poder evaluar si las empresas las introducen en sus modelos de negocio de una manera satisfactoria, y para poder conseguir unos estándares homogéneos de implantación. Estos informes son importantes ya que ayudan a entender el impacto en el cambio climático que las empresas tienen o pueden llegar a tener.

Sin embargo, las empresas se enfrentan a las siguientes dificultades cuando intentan realizar estos informes:

Falta de obligatoriedad. Hoy en día, no son obligatorios, aunque lo serán en un futuro cercano.

Son difíciles de elaborar. Los informes engloban una gran cantidad de información que cambian constantemente.

Coste elevado. Los informes tienen un coste elevado de elaboración debido a la cantidad de información que engloban.

Es el futuro. Una gran parte de los objetivos de los ESG se cumplirán a largo plazo. Puede resultar laborioso realizar un informe sobre como una empresa llegará a los objetivos de emisiones cero a largo plazo y cómo se puede gestionar esa transición.

Influyen en múltiples aspectos dentro y fuera de la organización.

¿Cómo pueden las empresas fomentar la implantación de las ESG?

El Consejo de Administración de una empresa, es el órgano responsable de liderar cualquier empresa, y los responsables de redirigir, si fuera necesario, la dirección estratégica de la empresa. 

Para poder implementar los criterios ESG dentro de la empresa, es de vital importancia que el propio Consejo de Administración esté dispuesto a hacerlo. Para ello, las siguientes cuestiones deberían de ser planteadas:

Gestión del propio Consejo de Administración.

Es importante que los miembros del Consejo de Administración tengan un nivel mínimo de experiencia en temas sociales y medioambientales, para que se convierta en una prioridad en el modelo de empresa.

También es importante que exista diversidad entre los miembros del Consejo de Administración. 

En este sentido, hay estudios que demuestran que cuando existen diferencias de edad, género, cultura o experiencia entre los miembros del Consejo de Administración, los debates y decisiones tomadas tienen en cuenta un abanico más amplio de opiniones, y se toman decisiones que de otra manera serían ignoradas.

La estrategia corporativa.

Los objetivos ESG deben formar parte de la estrategia corporativa, para que los empleados entiendan que cumplirlos forma parte de las prioridades de la compañía.

Al incluir los objetivos ESG en la estrategia corporativa, el Consejo de Administración se asegura destinar una parte del presupuesto para poder cumplir tales objetivos. 

De este modo, incluir estos objetivos dentro de la estrategia significa conocer las últimas regulaciones medioambientales y sociales, para que en caso de que sea necesario, poder adaptarlas.

Comunicación abierta con accionistas.

Para poder implementar estos objetivos dentro de la compañía, es necesario que todos los accionistas conozcan esta decisión. 

Por ello, es necesario tener una comunicación abierta con los accionistas fomenta la confianza de ellos ante el Consejo de Administración, y la posibilidad de crear valor compartido.

Nombramiento de los directivos.

Es importante que los directivos compartan las aspiraciones de implementar los objetivos ESG y entiendan la responsabilidad que esto supone, ya que ellos serán los encargados de la implementación.

El Consejo de Administración debe asegurarse de contar con una cartera de directivos que cuente con las aptitudes y cualidades para poder implementar estos objetivos satisfactoriamente y ser capaces de afrontar los desafíos que esto supondrá.

Conclusiones

Como colofón a estas reflexiones, cabe indicar que hoy  en  día, nos  encontramos en una situación donde el consumidor es más consciente sobre el impacto que una empresa tiene en el medioambiente y activamente busca invertir en modelos de negocio que ya no solo reporten beneficios  económicos, sino que actúen de una manera responsable hacia la sociedad y el medioambiente. 

Los criterios ESG son implantados cada vez con más frecuencia en las empresas ya que engloban estas prácticas y son una manera de medir el impacto social, medioambiental y de buen gobierno que tiene cada empresa. 

Para conseguir que las empresas incorporen los criterios ESG en sus modelos de negocios, es fundamental que el Consejo de Administración de cada empresa tenga predisposición para su implementación.   Para ello, es fundamental que esté compuesto por directivos que tengan un mínimo de exposición previa a estos modelos y así los incorporen como prioridad.

La realización de informes sobre la implementación de los ESG servirá para poder establecer estos criterios de una manera homogénea a través de las empresas, y ello colaborará poderosamente en ayudar a unificar estándares y criterios sobre su asunción, por todos los operadores económicos y empresariales. 

Las empresas que se resistan a incorporan estos criterios no sólo corren el riesgo de enfrentarse a una falta de inversores o desconfianza por el público, sino que también pueden verse castigadas debido   a   un aumento de regulaciones de la obligatoriedad de criterios medioambientales a nivel Europeo

En esta noticia se habla de:

Otras Columnas por Maite Manzano Brogeras:
Últimas Firmas