PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Casi por unanimidad, el Congreso de los Diputados aprueba la creación de una Comisión de lucha contra la corrupción y regeneración democrática

El Pleno del Congreso de los Diputados votará tomar en consideración la proposición no de ley para la supresión de las tasas a pymes y a ONGs, el primer paso para la gestación de una ley que la haga realidad. Congreso.
|

Por 332 votos, de PSOE, Ciudadanos, Izquierda Unida, Compromís, Podemos, PP, ERC y DiL , y 6 abstenciones, del PNV, el Congreso de los Diputados aprobó, la tarde del martes, la creación de una Comisión Permanente de legislatura para la auditoría de la calidad democrática, la lucha contra la corrupción y las reformas institucionales y legales.

La sesión comenzó con el debate de conjunto de dos propuestas de comisión. Una del Grupo Socialista, junto a los diputados del Grupo Mixto, Joan Baldoví, de Compromís, y Alberto Garzón, Izquierda Unida, y otra del Grupo Podemos-En Comú Podem-En Marea.

PUBLICIDAD

Finalmente, los dos grupos llegaron a un acuerdo y, tras articular una transaccional al texto conjunto, fundieron las dos propuestas en una, que fue la que se aprobó, y a la que se sumaron el resto de las formaciones políticas, entre ellas el PP.

PUBLICIDAD

El diputado socialista Juan Carlos Campo, el «muñidor» del acuerdo final, se ha felicitado por el desenlace.

«Es una oportunidad histórica. Sacar adelante una propuesta como esta, con esta apoyo, supone un gran desafío. Todos esperamos que la Comisión Permanente responda a las expectativas que todos tenemos. Porque nos jugamos mucho. Nuestro objetivo principal es recuperar la confianza de los ciudadanos hacia las instituciones que los representan», declaró Campo tras la votación, visiblemente satisfecho.

PUBLICIDAD
El diputado socialista -y magistrado en servicios especiales- fue el "muñidor" que hizo posible la aprobación de la comisión contra la corrupción y la regeneración democrática.
El diputado socialista -y magistrado en servicios especiales-, Juan Carlos Campo, fue el «muñidor» que hizo posible la aprobación de la comisión contra la corrupción y por la regeneración democrática; en la foto, durante su intervención en la tribuna del Congreso de los Diputados.

La comisión tendrá entre sus atribuciones, según ha explicado Campo, analizar, acordar y proponer las medidas y modificaciones legislativas necesarias para fortalecer las instituciones democráticas, mejorar la representación política, la democracia interna de los partidos políticos, la participación ciudadana, regular de manera exhaustiva los conceptos de intereses de los cargos públicos y electos, combatir y prevenir más eficazmente la corrupción y reforzar la imparcialidad y la independencia de los órganos constitucionales y organismos reguladores.

En la propuesta socialista, se aboga por la creación de una auditoría pero, como ha detallado Campo, “ésta no debe, ni puede, circunscribirse al diagnóstico, sino que es preciso una investigación y análisis para lograr el objetivo final de luchar y eliminar la corrupción y todo aquello que suponga un obstáculo, un muro, entre el ciudadano y sus instituciones”. Para conseguir tal objetivo, ha reiterado, “no hay otros mecanismos que el de hacer propuestas de reformas institucionales y legales”.

Pablo Iglesias, el líder de Podemos, se congratuló por el resultado y lo puso de ejemplo para el acuerdo de gobierno «a la valenciana» que viene defendiendo su formación. «Ojalá podamos seguir poniéndonos de acuerdo para que este país cuente con un gobierno que acabe por fin con la corrupción como forma de gobierno», declaró Iglesias.

PUBLICIDAD

El PNV no votó a favor porque no comparte que la Comisión «mezclara» la prevención y el control de la corrupción con otras muchas cuestiones que podrían generar desapego, pero que no son, en sí, prácticas corruptas.

PUBLICIDAD