PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Los abogados, grandes protagonistas de nuestra Transición

|

Tres Padres de la Constitución del 78, José Pedro Pérez-Llorca, Miguel Herrero y Rodríguez de Miñon y Miquel Roca, junto con otros veteranos juristas fueron los padrinos de la presentación del cuarto volumen de la Memoria de la Abogacia Española, dedicado al periodo de 1939 a 1978. Una etapa clave en la vida de nuestro país donde los abogados fueron pieza clave, dentro y fuera de nuestro sistema político.

Fue la nueva sede del Ayuntamiento de Madrid, antes Palacio de Comunicaciones el lugar para homenajear a esos abogados y aquella época aún en la memoria de muchos, a través de una monografía que recrea esa época y los testimonios de muchos letrados de esos años, editada por Thomson Reuters Aranzadi y patrocinada por Santander Justicia

Un momento de nuestra historia en la que aquellos jóvenes abogados, hoy veteranos letrados, luchaban por defender los derechos de los ciudadanos en unos tiempos poco sencillos. “La obra se convierte en leyenda viva de la abogacía” explicaba en su bienvenida a los asistentes a este emotivo acto la alcaldesa Manuela Carmena.

Entre los invitados abogados ilustres algunos con pasado político como Oscar Alzaga; Joaquín Garcia-Romanillos, los ahora socios de Miquel Roca, el catedrático del Derecho del Trabajo, Luis Enrique de la Villa y el presidente emérito del Tribunal Constitucional, Pascual Sala, que compartían confidencias con Antonio Garrigues y los exdecanos madrileños Antonio Hernández-Gil y Luis Martí .

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Junto a ellos otras generaciones de juristas Victoria Ortega, presidenta del CGAE; Carmen Pérez Andujar, diputada del ICAM y Consejera electiva y Vicesecretaria de Medios Materiales y Tecnológicos del Consejo General de la Abogacía Española. Juan Carlos Estévez, Presiente del Consejo General de Procuradores; Enrique Sanz, presidente de la Mutualidad de la Abogacía y la presencia de Javier Moscoso del Prado, presidente del Consejo de Redacción y de Thomson Reuters Aranzadi y editor de la obra, y Óscar Bascones, director de la Secretaría Técnica y Legal del Santander.

Por su parte, la decana del Colegio de Madrid, Sonia Gumpert, profundizaba en cómo se había gestado esta obra, de la que son autores el diputado bibliotecario, José Manuel Pradas; el profesor Rogelio Pérez Bustamante y la bibliotecaria emérita, Rosario García Paredes “este libro es una crónica de unos tiempos difíciles donde el país pasó por diferentes momentos y en los que los abogados jugaron un papel destacado. Es evidente que la profesión de abogado deja huella en la historia”.

El periodo que abarca este libro supone una parte importante de la historia de nuestro país. Y el cambio de un régimen dictatorial con recortes en los derechos hacia una transición política y la aprobación de la Constitucion de 1978.

PUBLICIDAD

“La obra pone en valor el papel de muchos abogados de aquella época y el papel del ICAM como una de las entidades de referencia”, apuntó José Miguel Pradas uno de los autores de esta obra, quien fue revelando que este proyecto editorial fue alcanzando las dimensiones que hoy se conocen de cuatro volúmenes sobre la abogacía española.

La obra, según nos comentó, contempla una serie de epígrafes descriptivos de los acontecimientos más significativos de carácter histórico, político, social y económico que enmarcan la actuación de la Abogacía y más en concreto del Colegio de Abogados de Madrid, con especial interés a la vida colegial y a la presencia de los abogados más relevantes en este período, a los que se les dedica una breve referencia biográfica y profesional.

Los Padres Constitución valoran el papel de los abogados

Para Miguel Herrero y Rodríguez de Miñon “esta obra es un documento indispensable para conocer la historia más reciente de nuestro país. Y busco un cierto paralelismo entre el derecho y la política, citando expresamente a figuras como Antonio Maura y “a los abogados que hoy acudieron a la presentación de esta obra.” Luego añadió en otro momento de su intervención que el derecho aporta a la política valores como son los de la justicia y de la paz.

PUBLICIDAD

José Pedro Perez Llorca recordó en su turno de palabra su trayectoria profesional en la que desde diferentes perspectivas había vivido la profesión de abogado, hasta llegar al bufete que lleva su apellido y que se ha consolidado en la abogacía de los negocios ”Este libro refleja el protagonismo de la abogacía española en una época que no fue fácil. Ahora que se habla tanto del futuro de la abogacía, estoy convencido que habrá siempre abogados, porque siempre habrá jueces y conflictos”. También se refirió a la independencia e imparcial de los abogados, cuestión ésta última a veces complicada de entender “sobre todo porque nuestro papel siempre es representando a alguna de las partes”.

PUBLICIDAD

Por su parte, Miquel Roca se felicitó de estar en una mesa donde compartía cartel con Perez-Llorca y Rodríguez de Miñon “estamos ante una obra clave para conocer una etapa importante de nuestra historia”.

“Los abogados españoles han sido los primeros intérpretes de la Carta Magna, que se hizo desde el derecho y para el derecho, y los que la han defendido. Hemos prestado con orgullo un servicio que a veces no nos lo reconocen del todo”, ha dicho Roca durante su intervención.

A su juicio, en el citado libro “queda claro el papel de muchos abogados que defendieron los derechos fundamentales en unos momentos complicados”. Desde su punto de vista el periodo que va de 1938 a 1979 es el de “una gran transición donde la Constitución de 1978 fue el hito más importante de este periodo, garante de la convivencia”, aseveró Roca.

Memoria de la Abogacía Española está organizado en cuatro volúmenes. El primero, aún sin publicar verá la luz en mayo del año que viene y cuenta la fundación del ICAM en 1596. El II Volumen comienza en 1838 con el Estatuto de la Abogacía, que liberaliza y regula la admisión en los Colegios, sometidos al «numerus clausus» y a tener que probar sus asociados su «limpieza de sangre» y finaliza en 1874, año de la restauración borbónica. Por su parte, el tercer volumen que comprende desde 1874 a 1939 abarca desde el reinado de Alfonso XII hasta el final de la Guerra Civil, incorpora algunos de los momentos más brillantes y más trágicos de nuestra historia contemporánea.

PUBLICIDAD