PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

La AEMEC estudia demandar por la venta del Banco Popular y Navas & Cusí acusa avalancha de demandas

Junta de Accionistas del Banco Popular. con Emilio Saracho, su entonces presidente, haciendo uso de la palabra.
|

“Desde AEMEC ya estamos estudiando demandar por dos vías por los perjuicios causados a accionistas, bonistas y tenedores: por vía Administrativa y por vía Civil-Mercantil. Porque aquí se ha producido un perjuicio evidente para todos ellos; sus acciones, sus bonos, su deuda, en estos momentos, vale cero. Es decir, nada. Y esto vamos a lucharlo en los tribunales”, explica Ignacio Aragón, portavoz legal de la Asociacion Española de Accionistas Minoritarios de Empresas Cotizadas (AEMEC) y socio de Cremades y Calvo Sotelo.

A AEMEC le produce gran extrañeza de que hasta hace bien poco el Banco Popular fuera considerado una entidad solvente y que, ahora, de la noche a la mañana, ya no sea así.

“El valor bursatil de la compañía ha bajado muchísimo, por diversas razones, entre ellas por la incertidumbre creada por la gestión de su presidente [Emilio Saracho] y de su equipo. Pero esto no tiene nada que ver con la solvencia”, continúa.

“El Banco Central Europeo -de ahí las responsabilidades de tipo administrativo- hasta hace nada decía que era solvente. Favorecía una fusión con otro banco. Hace tan solo 6 meses apostaba por un saneamiento, que ya había iniciado el antecesor de Saracho, Ángel Ron, con el beneplácito de la Unión Europea. El Banco Santander, precisamente, ofreció en noviembre pasado entre 1 euro y un 1,70 euros por acción. Y ahora, por el mecanismo único, ¿resulta que valen 1 euro todas las acciones? No tiene sentido”, explica Aragón.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Según el abogado de AEMEC, en estos momentos están estudiando con todo detalle la situación.

Pero las demandas, por vía administrativa, se producirán por un incorrecto funcionamiento de las autoridades europeas.

Y por vía civil-mercantil, también.

PUBLICIDAD

“Hay una responsabilidad de carácter mercantil, de la que tendrían que responder el actual presidente del Banco Popular [Emilio Saracho] y su equipo. Su actuación hay que ponerla en duda. Podría calificarse de incompetente en el proceso de recuperación de la entidad”,  añade Aragón.

“Lo que no puede ser es que se expropie a los accionistas a los que no se les ha pagado un justiprecio. Es una cosa que nunca se había dado, nueva y excepcional que deja en una situación lamentable a los accionistas”, concluye.

Navas & Cusí, avalancha de demandas 

“Durante la mañana de este miércoles, nuestro despacho está recibiendo avalancha de llamadas por este tema porque en muchos casos, es ahora cuando muchos de los clientes son conscientes de que lo han perdido todo y de que no sabían a ciencia cierta lo que les habían colocado”, según Juan Ignacio Navas, socio director de Navas & Cusí.

PUBLICIDAD

“La decisión evita la resolución con dinero público pero supone una pérdida del 100% para los accionistas. En el caso de los que acudieron a la macroampliación, entre las 3 realizadas, 5.455 millones de euros. Les vendieron un producto que no existía. Les dijeron que eran necesarias unas provisiones de 4.700 millones y finalmente fueron de 5.700, nada menos que 1.000 millones adicionales. Y probablemente sean necesarias provisiones adicionales, según el hecho relevante del Santander ante la CNMV”, agrega.

PUBLICIDAD

Incluso se aventuraron beneficios y dividendos que posteriormente se convirtieron en pérdidas multimillonarias y ausencia de beneficio para el accionista.

De acuerdo con Navas, “muchos de los que acudieron a la macroampliación lo hicieron a crédito, sin un análisis de riesgo razonable ni comercializado de manera transparente. En muchos casos se colocó a personas inexpertas y no cualificadas sin explicarles adecuadamente los riesgos en que incurrían”.

Y en el caso de las pymes, en muchos casos la colocación se realizó condicionada al mantenimiento de la línea de crédito, por lo que no fue una contratación plenamente libre.

En opinión de Navas, “el hecho relevante es que el Santander informa de una ampliación de capital de 7.000 millones, entre otras cosas para cubrir las posibles contingencias.  El Popular ya se estaba allanando en los bonos convertibles de menos de 300.000 y esperemos que el nuevo propietario también se allane en la macroampliación, puesto que ni las cuentas fueron claras ni la comercialización transparente”.

PUBLICIDAD

Primer banco intervenido por la Unión Europea

La resolución de Banco Popular y su venta a Banco Santander, ha sido la primera que se realiza bajo las normas de resolución de entidades bancarias de la Unión Europea, que se aprobaron tras la crisis financiera de 2008 con el objetivo de evitar los rescates con dinero público.

Este mismo miércoles, la Junta Única de Resolución (JUR) ha anunciado en un comunicado la transferencia de “todas las acciones e instrumentos de capital” de Banco Popular al Santander de forma que la entidad “operará bajo condiciones normales de negocio como un miembro solvente y líquido del Grupo Santander con efecto inmediato”.

“La JUR y la autoridad nacional española de resolución (el FROB) han decidido que la venta va en el interés público dado que protege a todos los depositarios de Banco Popular y garantiza su estabilidad financiera”, ha destacado la entidad presidida por la alemana Elke König.

Antes, el Banco Central Europeo (BCE) había comunicado a la autoridad europea de resolución que la entidad presidida por Emilio Saracho estaba “quebrando” o tenía posibilidades de hacerlo.

“El deterioro significativo de la situación de liquidez del banco en los últimos días ha conducido a la determinación de que la entidad habría sido incapaz, en el futuro cercano, de pagar sus deudas y otras obligaciones”, ha explicado el BCE.

Tras esta conclusión del BCE, que ostenta las competencias de supervisión bancaria en la UE, la Junta Única de Resolución ha tomado el control de Banco Popular. Posteriormente, Santander ha sido seleccionadas como entidad adjudicataria en una subasta llevada a cabo por la autoridad europea de resolución y el FROB.

Por su parte, König ha destacado que la resolución “protege a los depositarios y a las funciones críticas de Banco Popular” y “muestra que las herramientas dadas a las autoridades de resolución después de la crisis son efectivas para proteger el dinero de los contribuyentes”.

Precisamente, la Comisión Europea ha aprobado la resolución y venta de Popular y ha detallado que las pérdidas han sido “totalmente absorbidas” por los accionistas y la deuda subordinada, de forma que no ha sido necesaria la inyección de fondos públicos y la aportación del Fondo Único de Resolución.

El Popular seguirá como filial del Santander

La presidenta de Santander, Ana Botín, ha explicado que Popular se mantendrá en principio como una filial de la entidad, pero la idea es que se produzca una integración entre ambas entidades más adelante.

“En este momento (Popular) se mantiene como una filial. La idea es que se integre y haya integración entre Santander y Popular”, ha apuntado la primera ejecutiva de la entidad durante la rueda de prensa convocada para explicar el proceso de compra.

El consejero delegado de Santander, José Antonio Álvarez, ha añadido que la entidad ejecutará la fusión con Popular cuando haya cumplido los requisitos “necesarios para ello”. “Vamos a un proceso de fusión”, ha dejado claro.

Santander nombrará un consejo compuesto por cinco miembros, dos de los cuales serán independientes, que se encargará de supervisar la actividad de Popular. Este consejo estará dirigido por José García Cantera, director financiero del Santander. Con información de EP.