Ley Orgánica 10/1995, de 23 de noviembre, del Codigo Penal

|

ACTUALIZADO: Última actualización publicada 28/04/2015.

Indice

TÍTULO PRELIMINAR. De las garantías penales y de la aplicación de la Ley penal. Arts. 1 a 9

LIBRO I. Disposiciones generales sobre los delitos, las personas responsables, las penas, medidas de seguridad y demás consecuencias de la infracción penal.

LIBRO II. Delitos y sus penas

LIBRO III. Faltas y sus penas

DISPOSICIONES ADICIONALES

DISPOSICIONES TRANSITORIAS

DISPOSICIONES DEROGATORIAS

DISPOSICIONES FINALES

Notas sobre la última actualización:

La última actualización publicada corresponde al 28 de abril de 2015. En ella se procede a la derogación completa del Libro III, se añaden, suprimen y modifican determinados preceptos y referencias indicadas y se declara el carácter de Ley ordinaria al artículo 128 por Ley Orgánica 1/2015, de 30 de marzo, por la que se modifica la Ley Orgánica 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal.

Asimismo también se modifican el artículo 126, por Ley 4/2015 de 27 de abril, y el capítulo VII del título XXII del libro II, por Ley Orgánica 2/2015, de 30 de marzo.

Entre las principales modificaciones figuran la modificación del régimen de penas y su aplicación, con la introducción de la prisión permanente revisable; Supresión de faltas y creación de nuevos delitos leves; se concreta la responsabilidad de las personas jurídicas; nuevas definiciones de atentado y alteración del orden público, entre otras.

Historia y antecedentes del Código penal

Nuestro código penal vigente data de 1995, si bien los primeros intentos por unificar mediante un código las leyes criminales de todo el país surge en 1812, y se fragua con el Código penal de 1822. Este primer código, inspirado en las doctrinas de la Ilustración, Bentham y Beccaria principalmente, irá sufriendo modificaciones de la mano de los diferentes regímenes absolutistas y liberales a lo largo de todo el siglo XVIII.

A lo largo del siglo XX se introducirán sucesivas reformas en 1928, 1932, 1844, 1973, 1985 entre otras que modificarán la gravedad de las penas (como la pena de muerte, vigente durante las dictaduras de Primo de Rivera y Francisco Franco), la introducción de las medidas de seguridad, y durante la década de los ochenta aquellas que se aproximan a nuestro Código penal actual, con materias como los delitos contra la Hacienda Pública, Seguridad Social, despenalización de ciertos supuesto de aborto, tráfico de drogas, el principio de intervención mínima, por citar algunas.

Finalmente el primer “Código penal de la democracia”, acorde a nuestros valores como nación y compromiso con el Estado social y democrático de derecho verá la luz el 23 de noviembre de 1995.