PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

5 obras de ficción de juristas para leer este verano

|

La pasión oculta de muchos de nuestros juristas es escribir. Vivir otras vidas a través de personajes y acciones noveladas que les hacen olvidar el día a día jurídico.  En este verano CONFILEGAL recomienda los trabajos del magistrado Vicente Magro, ahora en la Audiencia Provincial de Madrid;  la fiscal Susana Gisbert en Valencia; María José Menéndez, socia directora de Ashurst; Mario Alonso Ayala, presidente de Auren y Laura Mollá, abogada laboralista. Aquí esbozamos su trama y explicamos cómo estos juristas han llegado al mundo de la novela.

Un juez volcado contra el maltrato

Después de sesenta libros jurídicos, Vicente Magro, magistrado de la Audiencia Provincial de Madrid tuvo la idea de llevar la problemática del maltrato a una novela. “Es mi primera obra de este tipo. Lleva seis meses en la calle con buenísima aceptación. Me han comentado victimas que han acudido a lugares donde firmaba la novela que era «su historia» y se veían reflejadas en la protagonista”.

PUBLICIDAD
Vicente Magro, magistrado de la Audiencia Provincial de Madrid entra en el mundo de la novela desde el maltrato

Para este estudioso del Derecho, “Te querré siempre para mí” de la Editorial Club Universitario, su primera novela, ha pretendido abrir los ojos a las víctimas de esta modalidad de maltrato tan difícil de detectar. Se calcula que hay más de un millón de afectados de este maltrato psicológico y que en su mayoría no saben que lo son por suponer una modalidad de la violencia que no se manifiesta físicamente, de ahí que la novela tenga el objetivo de abrir los ojos y que una víctima pueda diferenciar maltrato de lo que es una mera cuestión de carácter”.

PUBLICIDAD

«Te querré siempre para mí» pretende abrir los ojos ante el maltrato psicológico. Hay un millón de afectadas en nuestro país por esta práctica y no son conscientes de ello

Sobre la obra podemos decir, sin destripar su final, que cuenta la historia de una abogada de derecho de familia que atribuye al mal carácter de su marido su forma de tratarle hasta el momento en que una amiga que había pasado por eso le abre los ojos y empieza a preguntarse si ella es una víctima más como las que está acostumbrada a recibir.

PUBLICIDAD

Magro defiende a esta protagonista “para demostrar que es un problema de todas las clases. Dada la reacción de los lectores creo que he conseguido el objetivo que era poner en la mesa este problema que sufren muchas mujeres y abrir el debate con una novela más que con un libro jurídico entendiendo que con la novela iba a llegar más a las victimas mientras que con el libro jurídico llego al jurista”.

Una fiscal con vocación de escribir

En Valencia encontramos a Susana Gisbert, fiscal de violencia de género y portavoz de la fiscalía provincial en esta ciudad. Reconoce que su afición por la escritura viene de niña “llegando a ganar mi primer certamen literario de ámbito provincial a los dieciséis años con un relato sobre el terrorismo. Aunque nunca aparqué del todo esa faceta, tuve un parón forzoso durante el tiempo en que estuve preparando la oposición de fiscal, y una vez ganada la plaza, lo fui retomando poco a poco, primero para mí misma y luego, poco a poco, saltando al exterior”.

La fiscal Susana Gisbert, firmando ejemplares de Mar de Lija, su obra de relatos en contra de la discriminación.

Nuestra colaboradora, Susana Gisbert, sabe lo que es presentarse a diferentes certámenes y ganar premios. «Hacia el año 2006 me decidí a presentarme,  sin contar nada a nadie, al certamen del Ayuntamiento de Valencia y el hecho de resultar finalista me dio alas para seguir adelante, habiendo obtenido el primer premio de ese mismo certamen en el año 2009, a los que siguieron otros como el Premio Carolina Planells contra la Violencia de Género 2012, el 1er premio Mujeres de Benetússer los años 2013 y 2014, el 1er premio Mujeres de la Malvarrosa 2015 y recientemente el Premio de Literatura Breve Villa de Mislata 2017, así como premios y reconocimientos”.

PUBLICIDAD

“Mar de Lija», es un cúmulo de relatos donde se aborda la discriminación en todas sus formas y la forma de abordarla. En todas sus historias hay un mensaje de esperanza

Nuestra jurista destaca que “hay un acontecimiento que marcó mi trayectoria literaria fue mi incorporación al colectivo de escritores Generación Bibliocafé en el año 2013, un grupo literario muy activo que bajo el paraguas de ediciones Jam publica antologías temáticas periódicamente. Desde entonces he participado en nuevo de sus volúmenes. Asimismo, desde el 2016 me incorporé a otro colectivo de escritores, Valencia Escribe, en el que ya he participado en dos antologías”.

PUBLICIDAD

De esa relación con el colectivo Bibliocafé “nació Mar de Lija, bajo Teloeditamos.com mi única –hasta el momento- obra en solitario. El libro es una antología de relatos breves, algunos de ellos premiados, inéditos o publicados en antologías colectivas, con el hilo conductor de ser historias de mujeres que reman contra los obstáculos que la sociedad les coloca cada día en su travesía para conseguir la igualdad. La discriminación en todas sus formas y la lucha por erradicarla son la temática principal de la obra, con especial atención en la violencia de género, a la que dedico gran parte de su vida profesional”.

Pasión amorosa. Lo que pudo ser y no fue..

Otra vocación que se despertó muy pronto es la de la abogada María José Menéndez, socia directora de Ashurst en España, el problema era encontrar tiempo para poder engarzar una novela “En el año 2003 improvisé un cuento para mis dos hijos mayores, que les contaba por entregas cada noche al irse a dormir, y les gustó tanto que les prometí escribirlo para que lo tuvieran en papel.  Cuando ya lo había escrito vi la convocatoria de un premio en el periódico y se me ocurrió enviarlo; para mi sorpresa el cuento ganó el premio: el XI Certamen del Libro Infantil Ciudad de Morón.  El cuento hizo que volviera a engancharme a escribir cuando podía, y a partir de ahí empecé a escribir, a ratos sueltos, como parte de mis actividades de ocio”.

Presentación libro de Maria José Menéndez en Círculo de Bellas Artes. Eva Orúe, periodista y el abogado José Maria Gonzalez Blanco con ella.

Menéndez acaba de presentar en el Círculo de Bellas Artes “ El tiempo invertido” de Ediciones Alfar, donde estuvieron como padrinos la periodista  Eva Orúe,  y José Ignacio Jiménez-Blanco, hermano de Gonzalo Jimenez-Blanco, anterior socio director del despacho. “La protagonista femenina, ya en la cuarentena, recupera por azar una oportunidad perdida, la de reanudar una antigua relación, y se lanza a por ella. Las coincidencias hacen que se encuentre con el protagonista masculino, también inseguro y herido Mientras el relato de él avanza en el tiempo, el de ella retrocede: su tiempo está “invertido”, la historia va del presente hacia el pasado”, comenta.

“El tiempo invertido» es el encuentro de dos personajes, en el caso de la protagonista femenina, va del presente al pasado

Jugando con las palabras, el título de esta novela evoca tanto esa inversión cronológica como, a la vez, la búsqueda de la felicidad en la que todos empleamos nuestros años de vida. “Escribo porque me permite vivir otras vidas: deformar sensaciones, ideas y experiencias que tomo de la realidad que me rodea hasta convertirlas en vivencias de personajes inventados con los que hago experimentos.  Es estupendo porque no hay riesgo: cualquier cosa que les pase se queda en el libro, es totalmente inocuo.  Así que no hay límites”. Reconoce que está con otra novela a medias aunque le falta tiempo para escribir.

PUBLICIDAD

Cuentos y microrrelatos para el verano

Mario Alonso Ayala presidente de Auren y del Instituto de Censores Jurados de Cuentas de España, ha publicado su segundo libro de ficción, “Bandera blanca” (Editorial Almuzara), una compilación de cuentos y microrrelatos en el que se conjugan diferentes estilos, prologado por el crítico literario Fernando Rodríguez Lafuente y editado por Almuzara.

“Bandera Blanca» no es una claudicación, sino un gesto de reafirmación e integridad en medio de los peligros cotidianos

Esta nueva aventura literaria, el que también fuera protagonista de la movida madrileña en los 80, gracias a su grupo musical Mario Tenia y Los Solitarios, nos sorprende con un agudo sentido del humor; nos lleva a la reflexión con la denuncia social y la reivindicación de un mundo más justo; nos genera angustia con textos duros que hablan de la enfermedad o la muerte, y nos toca el corazón a través de los sentimientos más puros del amor y la amistad.

Mario Alonso Ayala, presidente de Auren en el acto de presentación de «Bandera Blanca».

“He sido mucho más libre en este libro. En esta ocasión, mi enfoque ha sido la distancia y me convierto en un observador que cuenta lo que ve”, afirmó Mario Alonso. La publicación se presentó ayer en la Fundación José Ortega y Gasset de Madrid. Bandera blanca no es una claudicación, sino un gesto de reafirmación e integridad en medio de los peligros cotidianos”, concluye el autor.

El exministro de Trabajo y Asuntos Sociales y editor del libro, Manuel Pimentel, se mostraba satisfecho por editar el libro y destacó la «altísima imagen de brillantez» de Mario Alonso. Respecto al libro, Pimentel señaló que “hay ironía con diversión, crítica y sabiduría de quien vive con intensidad”. Para el exministro de Cultura, César Antonio Molina “el autor domina la práctica de los relatos y su desarrollo y hace que el libro esté lleno de ingenio”, aseguró.

Una novela policíaca donde la corrupción es protagonista

Laura Mollá, abogada laboralista residente en la localidad levantina de Onteniente prepara ya la tercera edición de su primera novela “Vanitas Vanitatum”, autoeditada por ella, un thriller jurídico inspirado en un conflicto similar al de los ERE de Andalucía. Una obra que se lee rápido con una intriga de principio a fin. La obra se presentó tanto en los Colegios de Abogados de Valencia como en el de Madrid, donde este periodista tuvo el honor de ser su padrino en dicho acto. Luego siguieron otras en ciudades como Barcelona en la librería “Documenta”. “Redacté la obra en el verano del 2013 de un tirón. Atraída por John Grisham y por “ El Bufete” del periodista Borja Martínez, decidí afrontar este reto”.

Gracias a «Vanitas Vanitatum», escribir se ha convertido en una necesidad.  Leer es muy importante para conocer el trabajo de otros compañeros que nos acercan otras culturas

Reconoce que fue un trabajo en solitario, “pues solo un círculo muy reducido de personas de mi entorno sabían que estaba escribiendo. Envié a un amigo unos capítulos de la novela. Su necesidad de continuar leyendo me impulsó a terminarla. De hecho, al finalizar, me diseñó la portada”, recuerda Mollá.  La obra agoto su primera edición en apenas mes y medio en aquella primavera del 2014”.

Laura Molla, abogada laboralista y escritora. Prepara ya la tercera edición de “Vanitas Vanitatum”

También señala que quedan muy pocos ejemplares de la 2a edición así que “pronto se editará la tercera, así que me siento afortunada. Además están los lectores digitales de los que no tengo cifras exactas, si bien me ha permitido llegar a otros países de habla española”.

Para nuestra interlocutora “compaginar esta faceta con la de la abogacía es compleja porque todos conocemos lo que depara esta profesión, pero para mí escribir se ha convertido en una necesidad”. En estos tres años ha escrito varios relatos cortos (3 de ellos resultaron seleccionados en concursos literarios) y “tuve el placer de escribir otro relato corto para la publicación en papel del Concurso de Microrrelatos que organiza el Consejo General de la Abogacía Española”. También ha participado como coautora en un manual jurídico que se acaba de publicar.

Laura Mollá se encuentra preparando su segunda novela “que está ambientada en un sector empresarial que desconocía, lo que me ha llevado bastante tiempo hasta familiarizarme con él y espero dar un impulso a la escritura este verano, si bien todavía no puedo avanzar fecha de publicación”. Reconoce que se ha pasado al lado oscuro, el de escritora, sin dejar nunca de leer, forma de reconocer el trabajo de muchos compañeros que nos permiten conocer otros lugares y costumbres.