Cómo ahorrar en tu factura de la luz paso a paso

Como ahorrar en tu factura de la luz paso a paso
|

Seguramente en las últimas semanas hayas escuchado diversas informaciones sobre los altibajos en los precios de la luz y las dudas y controversias que generan sobre cómo y de qué manera se gestionan esos precios. Todo ello se suma a la enorme bola con las dudas y dificultades para entender qué es cada cosa en la factura de la luz, cuál es mi tarifa, por qué me cobran lo que me cobran, etc.

Pero no tienes de qué preocuparte. En Consumo Legal te traemos, paso a paso, las claves para entender mejor tu factura de la luz, cuánto te cobran y por qué y qué necesitas hacer para ahorrar en tu consumo de electricidad.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Tres cosas que necesitas saber para entender tu factura de la luz

¿Quien te factura?

De la facturación se encarga la comercializadora de referencia que tengas contratada

¿Quién se encarga de las lecturas y cómo se realizan?

De las lecturas se encarga la empresa distribuidora, que no tiene por qué coincidir con la que te cobra el servicio (Recuerda que en España la generación, distribución y comercialización de la energía se realiza de manera independiente). Las lecturas serán manuales en caso de los contadores analógicos o considerando tus propios valores horarios de consumo, en caso de contar con un equipo de telemedida y telegestión.

La lectura y la facturación serán bimestrales en el caso de lectura manual y mensualmente en el caso de tener equipo de telemedida. Para el primer caso, si el lector no ha podido acceder al contador se realizará una estimación en base a consumos anteriores, regularizándose a final de año.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

¿Qué datos deben aparecer en mi factura?

  • El número del contrato de suministro.
  • La fecha de finalización del contrato.
  • La identificación del punto de suministro mediante el código CUPS
    (Código Universal de Punto de Suministro), único e invariable para cada
    punto de suministro. Lo necesitaremos para cualquier gestión o reclamación que debamos hacer.
  • El periodo de facturación referido al periodo de prestación del servicio.
  • La potencia contratada expresada en kW
  • La tarifa de acceso, en función de la potencia contratada y discriminación horaria.
  • La energía consumida expresada en kWh durante el periodo de facturación.
  • La potencia facturada, resultado de multiplicar la potencia contratada por el número de días facturados y el precio del kW.
  • La energía facturada, resultado de multiplicar el consumo durante el periodo de facturación por el precio de la energía.
  • El impuesto sobre la electricidad, aplicable al consumo y la potencia (5,1127% que sale como resultado de elevar las base de facturación en 1,05113 y aplicar una tasa del 4,864%).
  • El Coste de alquiler de equipos de medida (en caso de que el consumidor no sea propietario del mismo).
  • El IVA aplicable sobre la electricidad (21%).

Tres consejos fundamentales para ahorrar en tu tarifa de la luz

1. Ajusta tu potencia contratada

Buena parte de lo que pagamos en nuestra factura de la luz son gastos fijos, fundamentalmente, la potencia contratada: cada 1,15 Kw de potencia suponen casi 50 euros al año. Por eso es fundamental controlar cuánta potencia contratas.

Si en tu casa nunca han saltado los plomos, ni siquiera cuando pones a la vez la lavadora, el horno, el lavavajillas… Puede ser que tengas margen para contratar menos potencia de la que estás pagando. Siempre y cuando no baje de 3,3, que suele ser el límite mínimo para poder disponer de la suficiente capacidad, lo normal es que pueda bajar un escalón su potencia contratada.

Algunas compañías cobran un coste por este cambio de potencia contratada. En teoría, no deberían cobrarle nada, ya que a la compañía no le supone ningún coste adicional.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

2. Apuesta por la discriminación horaria

Una tarifa con Discriminación Horaria es la mejor manera de ahorrar para casi todos los hogares. Te interesa si eres capaz de concentrar al menos el 30% de la luz que consumes en horario valle (desde las 22 horas hasta las 12; desde las 23 a las 13 en verano). Los hogares que no tienen esta tarifa consumen de media un 50% en horario valle, por lo que sin esfuerzos adicionales podrían ahorrar 80 € al año en su factura de la luz

¿Cómo contratar esta tarifa? La discriminación horaria está disponible tanto para los hogares que tienen contratada la tarifa regulada PVPC, como para los hogares que están con una oferta en el mercado libre. Si tienes dudas te dejamos este práctico comparador de tarifas de la OCU para saber la que más te conviene contratar.

3. Elige tarifa regulada: Es más barata al largo plazo

Para saber si tu suministro está dentro de esta tarifa regulada, denominada PVPC, o por el contrario se estás en mercado libre tienes que mirar en tu factura. Dependiendo de la compañía, puede aparecer en la parte superior o inferior.

La factura está dividida en datos de facturación, información del suministro (Donde puedes ver la tarifa, tu potencia contratada etc.) y final un desglose del consumo.
La factura está dividida en datos de facturación, información del suministro (Donde puedes ver la tarifa, tu potencia contratada etc.) y final un desglose del consumo.

El precio regulado, a medio plazo, siempre es más barato. Muchas comercializadoras ofrecen descuentos, pero casi siempre sobre precios de euros por kilovatio/hora más altos. La propia CNMC y el actual Ministro de Energía, Álvaro Nadal, han confirmado este punto. Según los expertos, el ahorro suele ser del 20 o 25%, pero muchos consiguen un ahorro del 40% y en algunos casos la bajada en la factura puede llegar hasta el 80%. El PVPC, en el que están alrededor del 45% de los usuarios en España, fue un 15% más barato en 2016 que en 2015, mientras que los usuarios de libre mercado (en torno al 55% del total) pagaron un 3,5% más de un año a otro.

Tres consejos para ahorrar reduciendo tu consumo eléctrico

1. Vigila el consumo en stand by de tus aparatos

El consumo silencioso de los aparatos que están permanente enchufados a la red aunque no se utilicen te sale más caro de lo que crees. La tele “apagada” desde el mando para que la próxima vez se encienda con solo dar a un canal o el cargador del Smartphone que siempre está enchufado a la red a la espera de que conectes el dispositivo son dos ejemplos de esto que hablamos.

Apagar todo lo que se queda en stand by (teles, ordenadores, equipos de música…) significa ahorrar un 10% de todo lo que consumes. Para un consumo medio (3.500 kWh/año) esto son 52 euros de ahorro.

2. Controla tu gasto en calefacción

En lugar de ir en manga corta y tener tu casa a 24ºC, cúbrete mejor y baja hasta los 21ºC. Algo tan sencillo te hará ahorrar un 20%.

Una temperatura en casa de 19ºC a 21ºC es razonable. Por la noche es mejor que en los dormitorios baje un poco: entre 15ºC y 17ºC.

  • Cada grado de más supone un incremento del 7% en el consumo.
  • Un buen mantenimiento de la caldera puede ahorrarte hasta un 15% al año.
  • Los radiadores deben estar limpios y sin muebles que los tapen (dificulta la difusión del aire caliente).
  • Los radiadores tienen que purgarse al comienzo de la temporada, en otoño, para que no tengan aire dentro (dificulta la transmisión de calor desde el agua al aire exterior).
  • Ventila temprano y persianas arriba. Si en tu fachada da el sol, ventila durante 10 minutos nada más levantarte y deja las persianas subidas.

3. Haz un uso inteligente de los electrodomésticos

Podemos ahorrar una cantidad importante en nuestra factura siguiendo algunas de estas pautas:

  • Utilizar electrodomésticos con calificación energética A.
  • Utilizar el calor residual del horno o la vitrocerámica para terminar de cocinar y no abrir la puerta del horno durante el cocinado.
  • Ajustar la temperatura del frigorífico y congelador a las temperaturas recomendadas, 5 grados para el frigorífico y – 18 para el congelador.
  • Usar la lavadora y el lavavajillas siempre con la carga máxima y utilizar programas de agua fríasiempre que se pueda.

Paciencia e insistencia, claves para vencer a las comercializadoras

Nada otorga mayor seguridad que la de la razón. Si completas estos tres pasos conseguirás ahorrar bastante en tu factura de la luz. Pero no olvides que, si realizas un cambio en tu contrato tendrás que vencer las resistencias de tu comercializadora, que se evitará perderte como cliente a toda costa.

Por ley, si se pasa de mercado libre a a PVPC, su comercializadora será la misma que la comercializadora de referencia que haya en su zona, por lo que no siempre será la misma que tenías contratada. Por ello, tras solicitar los cambios pertinentes, te darán un número de expediente de solicitud. Este número te servirá para insistir y que no se demoren con el cambio de tarifa, una estrategia habitual para disuadir al cliente de sus intenciones.

por Javier Puyol.

Javier Puyol es abogado, socio director de Puyol Abogados, magistrado excedente, exletrado del Tribunal Constitucional, exdirector de la Asesoría Jurídica Contenciosa del BBVA, consultor en tecnologías de la información y comunicación, administrador concursal, árbitro y mediador civil y mercantil, profesor universitario y académico de la Real Academia de Jurisprudencia.