Confilegal
Félix Plaza, director del Centro de Estudio Garrigues: “Cualquier  formación debe saber anticiparse al propio sector jurídico”
Félix Plaza, director del Centro de Estudios Garrigues.
Abogados, Marketing

Félix Plaza, director del Centro de Estudio Garrigues: “Cualquier formación debe saber anticiparse al propio sector jurídico”

Luis Javier Sanchez
14 noviembre, 2017

Félix Plaza, director del Centro de Estudios Garrigues, la formación ha cambiado mucho en los últimos años “se observa como tiende a especializarse dentro de cada rama jurídica. Los abogados son cada vez más especialistas y necesitan ese apoyo formativo para su trabajo”. Insiste en que “una buena formación debe siempre anticiparse a las necesidades del mercado jurídico”.

Por ello, los despachos de abogados han consolidado el área de Recursos Humanos y Formación dentro de su estructura. “Tratan de ofrecer una carrera profesional a los más jóvenes y gestionar el talento de los profesionales más seniors. Entidades como la nuestra desde fuera les ayudamos a diseñar sus programas de formación a medida”; indica.

El abogado compite en un escenario global donde se está produciendo una transformación digital tanto de la sociedad como del despacho en el que trabaja “Habrá que ver hacia donde evoluciona todo esto, pero no nos queda más remedio a los abogados que cambiar de chip para entender esta  nueva realidad y ver cómo nos impacta. Es el caso de la Inteligencia Artificial adaptada a los propios despachos”.

Desde su constitución en 1994, el Centro de Estudios Garrigues se ha consolidado como un centro formativo de referencia, alcanzando los distintos programas impartidos en el mismo el máximo reconocimiento en el mercado y en la comunidad educativa.

Desde el principio la entidad ha estado abierta a la sociedad y en sus aulas conviven profesionales de otras firmas y de otros sectores de la actividad económica. Este pasado  lunes 13 de noviembre se abría el nuevo Curso académico 2017/2018 en un acto organizado bajo la presidencia de Ricardo Gomez, senior partner de Garrigues. El ponente invitado fue Antonio Ortega, Consejero-Dirección General de Personas, Medios y Tecnología de Bankia.

Ustedes impulsan todos los años el Premio Jóvenes Juristas, en colaboración con Thomson Reuters, un clásico dentro de la formación jurídica.  ¿Están los jóvenes mejor preparados que hace veinte años?

Probablemente el nivel de formación de los mejor formados es más alto que el de mi generación.  Cuestión diferente es si el nivel medio formativo es mayor que el que había antes. Los mejor formados están mejor formados que los de mi generación.

La situación actual es de gran competitividad, existe una gran demanda en esta profesión por la excelencia como abogado. Hay que darse cuenta que la puerta de entrada a los bufetes de abogados es más estrecha que antes. Todos los profesionales buscan diferenciarse hablando más idiomas y estando mejor preparados. Los currículums universitarios son cada vez más potentes.

La preparación más adecuada para un joven se debe centrar en la internacionalización junto a la especialización ya que son los dos aspectos que más van a impulsar su carrera profesional y más van a reforzar a las organizaciones donde ese profesional preste sus servicios.

Sobre el master de Acceso a la Abogacía ¿Qué opinión tiene?

La Ley de Acceso a la Abogacía, supone un gran avance en la formación jurídica de nuestro país Los abogados con este nuevo esquema salen muy preparados.  Quizás convendría dar una vuelta al procedimiento de valoración de la nota promedio del master y del examen de acceso. Ahora mismo por el procedimiento de cómputo la realización de un master de acceso del máximo prestigio y exigencia puede perjudicar la nota media final, lo cual es un tanto paradójico y desde luego no deseable.

Nuestra apuesta es claramente la de una formación doble que no solo permita adquirir los conocimientos necesarios para superar con excelencia la prueba de acceso sino que los alumnos, al mismo tiempo, puedan tener una formación especializada en un área de jurídica específica que les permita optar a un empleo de calidad en mejores condiciones competitivas.

¿Sería partidario de quitar ese examen de esta prueba de acceso?

Hay que partir de que el sistema está bien concebido y muy meditado. En todo caso, si en el futuro tuviera que abogar por algo, lo haría porque los Colegios pudieran certificar la idoneidad y calidad de las instituciones educativas que imparten los másters de acceso, de modo que la aprobación de esos masters fuera habilitante para el acceso. En todo caso, el sistema es joven, está bien concebido y hay que darle tiempo e irlo ajustando según se vayan detectando puntos de mejora.

¿Los mejores formadores son abogados en activo, realmente?

Hay dos tipos de programas, los más orientados al posgrado, que se cursan al acabar la carrera, antes de acceder al mercado laboral y los programas orientados a profesionales que ya están en ejercicio, que ya están trabajando, que necesitan una formación más especializada y no disponen de todo el tiempo para formarse.

En ambos casos, contamos con abogados en activo como docentes procedentes de los más prestigiosos bufetes y empresas, ya que la experiencia es absolutamente trascendente a la hora de adquirir los conocimientos necesarios para el ejercicio de la profesión. Muchos de ellos además tienen la condición de doctores en Derecho. Junto a ellos, además contamos con profesionales del ámbito académico y de la administración.

También hay muchos abogados que deciden montar su despacho.  ¿Le sorprende este tipo de situaciones?

Ser emprendedor es un signo de los tiempos. Nuestro programa de emprendimiento ayuda tanto a estos abogados como a otros profesionales que quieren desarrollar su empresa. Este es un programa dirigido a empresarios con un componente jurídico importante para explicarles cómo deben proteger su negocio y cómo organizar su órgano de gobierno para permitirles, por ejemplo, levantar financiación sin perder capacidad en la toma de decisiones.

La verdad que en la abogacía de los negocios siempre ha habido profesionales que se decidieron a crear su propio despacho, mientras otros se sentían más atraídos por la idea de desarrollar su carrera en una institución ya consolidada de prestigio.

¿Qué tipo de formación buscan estos emprendedores jurídicos?

Sobre todo aquella que les ayude a gestionar su bufete como una empresa, es fundamental entender que tu despacho es una empresa de servicios, con una serie de obligaciones regulatorias que como gestor de la firma tienes que cumplir.

Se ha producido un cambio de mentalidad en este sentido, porque ahora estos juristas que deciden crear su propio proyecto profesional sí buscan por necesidad esa formación que les ayude a entender su negocio desde diferentes perspectivas.

Los abogados que ponen en marcha su firma legal buscan formación específica para saber gestionarlo como una empresa de servicios

¿Cuesta mucho a un abogado explicarle que hoy en día lo importante que son las habilidades directivas y el espíritu comercial?

No podría generalizar a la hora de contestar esa pregunta. Hay profesionales que les costará más pero todo se puede aprender con disciplina y los abogados son profesionales de mente abierta y deseo de superación.

Ahora en muchas firmas, las habilidades comerciales del abogado tienen que estar a la altura de habilidad técnica si quiere progresar en la firma y ser competitivo. En algunos despachos se incentiva esas prácticas a nivel económico para que el jurista aprenda ese espíritu comercial que necesita.

Presentación del Programa Executive de Compliance, José Manuel Maza, fiscal general del Estado en el turno de palabra. A su izquierda Félix Plaza y a su derecha Eduardo Torres-Dulce, exfiscal general del Estado y Of counsel de Garrigues.

¿Qué rasgos debe tener un líder en un despacho de abogados desde su punto de vista?

El socio director de un despacho debe tener las mismas habilidades que el consejero delegado de una empresa. Quizás alguna más. Ha pasado el filtro muy importante que es el respaldo de todos sus socios para estar en esa posición que suele ser muy exigente.

El resto de habilidades las de cualquier alto directivo; capacidad de liderazgo, empatía con su entorno, una capacidad de trabajo enorme y una generosidad grande.

En muchos casos, además de la gestión del despacho siguen llevando sus asuntos como abogado. Todo esto implica tener una vocación de servir a los demás muy marcada.  También es clave el fomento de la comunicación interna que fluye mejor si las cosas van bien dentro de la firma.

Ahora que se habla de los millenials y su llegada a los despachos de abogados ¿Cree que van a cambiar mucho la forma de trabajar de las firmas?

No lo sé. El problema no es tanto de esas nuevas generaciones como de la percepción que tenga el cliente de nuestra actividad. El negocio de la abogacía se basa en la confianza con los propios clientes. Siempre las firmas tienden a adaptarse a las necesidades de sus clientes.

Parece evidente entonces que si cambia el mercado legal en sus paradigmas, la formación debe ser sensible a esos cambios y adaptarse al nuevo entorno

Eso es. La formación debe anticiparse a las necesidades del propio mercado. Tenemos que saber por dónde van las tendencias y reaccionar con tiempo para que cuando estén cristalizadas la oferta formativa esté lanzada. No podemos ser reactivos en este escenario de cambio global jurídico.

Cada vez es más necesario que aquellos abogados que dirijan sus firmas tengan formación específica en habilidades directivas y gestión de equipos

Hay que ir un poco por delante, tener conocimiento de los sectores de la actividad económica y los cambios que se están generando para tener la oferta formativa preparada. Tenemos que ir por delante pero con los pies en el suelo, de modo que los programas que se impartan estén siempre ligados a la demanda específica del mercado en ese momento o en el corto o medio plazo.

De estas tendencias ¿cuáles llaman más la atención en estos momentos?

Hay áreas emergentes como la de cumplimiento, más conocida por su denominación en inglés “compliance”, el blockchain, el gobierno corporativo. Al mismo tiempo hay algunos sectores de actividad que están generando demanda específica de formación jurídica como el ámbito deportivo o el de la moda.

Respecto al compliance hablamos de una disciplina que antes no existía y se ha generado una necesidad jurídica concreta, de hecho ya hay departamentos potentes en empresas y bufetes con responsables de cumplimiento normativo.

En esta nueva práctica se ha hecho y se hará mucho trabajo formativo puesto que las propias personas jurídicas deben formar a su gente en este campo.

Luis Javier Sanchez

Luis Javier Sanchez

Periodista jurídico, comunicador y consultor de comunicación.

@luisjasanchez


Leave a Reply

Be the First to Comment!

avatar
wpDiscuz