Firmas

El GPS también es víctima de la ciberdelincuencia

El GPS también es víctima de la ciberdelincuencia
Javier Puyol es el socio director de Puyol Abogados, una boutique legal especializada en el mundo de las nuevas tecnologías y el cumplimiento normativo. Confilegal.
17/12/2017 06:10
|
Actualizado: 24/7/2023 17:54
|

Antes de nada, es necesario y conveniente preguntarnos que es, y en que consiste, desde un punto de vista técnico, el instrumento por todos conocido, y por muchos utilizado, denominado en la actualidad como “GPS”.

El Sistema de Posicionamiento Global, más conocido por sus siglas en inglés, GPS (siglas de Global Positioning System), es un sistema que permite determinar en toda la Tierra la posición de un objeto (una persona, un vehículo) con una precisión de hasta centímetros (si se utiliza GPS diferencial), aunque lo habitual son unos pocos metros de precisión.

El sistema fue desarrollado, instalado y empleado por el Departamento de Defensa de los Estados Unidos. Para determinar las posiciones en el globo, el sistema GPS se sirve de 24 satélites y utiliza la trilateración.

En este sentido, cabe indicar que el sistema GPS se compone de tres elementos: los satélites en órbita alrededor de la Tierra, las estaciones terrestres de seguimiento y control, y los receptores del GPS propiedad de los usuarios. Desde el espacio, los satélites del GPS transmiten señales que reciben e identifican los receptores del GPS; ellos, a su vez, proporcionan por separado sus coordenadas tridimensionales de latitud, longitud y altitud, así como la hora local precisa.

Hoy están al alcance de todos en el mercado los pequeños receptores del GPS portátiles. Con esos receptores, el usuario puede determinar con exactitud su ubicación y desplazarse fácilmente al lugar a donde desea trasladarse, ya sea andando, conduciendo, volando o navegando.

El GPS es indispensable en todos los sistemas de transporte del mundo ya que sirve de apoyo a la navegación aérea, terrestre y marítima.

ACTIVIDADES MÁS COTIDIANAS

Por ejemplo, no debe olvidarse que en la actualidad los servicios de emergencia y socorro en casos de desastre dependen del GPS para la localización y coordinación horaria de misiones para salvar vidas.

Las actividades más cotidianas como operaciones bancarias, de telefonía móvil e incluso de las redes de distribución eléctrica, ganan en eficiencia gracias a de la exactitud cronométrica que proporciona el GPS. Agricultores, topógrafos, geólogos e innumerables usuarios trabajan de forma más eficiente, segura, económica y precisa gracias a las señales accesibles y gratuitas del GPS[i].

El GPS funciona mediante una red de 24 satélites en órbita sobre el planeta Tierra, a 20.200 km de altura, con trayectorias sincronizadas para cubrir toda la superficie de la Tierra.

Cuando se desea determinar la posición, el receptor que se utiliza para ello localiza automáticamente como mínimo tres satélites de la red, de los que recibe unas señales indicando la identificación y la hora del reloj de cada uno de ellos.

Con base en estas señales, el aparato sincroniza el reloj del GPS y calcula el tiempo que tardan en llegar las señales al equipo, y de tal modo mide la distancia al satélite mediante el método de trilateración inversa, el cual se basa en determinar la distancia de cada satélite al punto de medición.

Conocidas las distancias, se determina fácilmente la propia posición relativa respecto a los satélites. Conociendo además las coordenadas o posición de cada uno de ellos por la señal que emiten, se obtiene la posición absoluta o coordenadas reales del punto de medición[ii].

Recientemente se ha dado a conocer un caso de ciberdelincuencia con relación al uso del sistema GPS. Concretamente, se ha producido lo que se ha venido en denominar como “GPS spoofing”, que implica la falsificación de las señales GPS

El funcionamiento de un receptor GPS puede verse alterado o incluso bloqueado su funcionamiento en presencia de señales próximas a las frecuencias L1 y L2. Las señales que afectan directamente dichas señales, se denomina interferencias dentro de la banda (del inglés in-band interferences), y las señales que afectan a bandas adyacentes se denomina interferencias fuera de la banda (del inglés «out-band interferences»).

Debe tenerse presente que la mayoría de los receptores pueden filtrar las interferencias fuera de la banda, pero sólo los más sofisticados puede eliminar las interferencias dentro de la banda.

Estas interferencias, puede ser casuales y temporales, o puede ser intencionadas para degradar local o regionalmente la precisión de los receptores GPS presentes en la zona para sabotear a los usuarios de dichos servicios[iii]

SE PUEDE FALSEAR

Por todo ello debe tomarse en una seria consideración, que el Sistema de Posicionamiento Global (GPS), hoy en día utilizado en el tráfico aéreo, en los servicios de emergencias, en las transacciones bancarias, en millones de vehículos y en un sinfín de otras utilidades análogas, puede ser falsificado.

Un equipo de científicos de EEUU ha demostrado, además, que, con el equipo y destreza adecuados, la señal del GPS se puede falsear. Y aunque en los ataques más sencillos los navegadores podrían detectar el engaño -siempre que los fabricantes incluyeran sistemas de protección en los equipos-, contra los más sofisticados no hay, a día de hoy, defensa posible[iv].

En una crónica Raúl Álvarez[v] cuenta que el pasado 22 de junio de 2017, la Administración Marítima de los Estados Unidos presentó un reporte acerca de una incidencia en el Mar Negro. El capitán de un buque ubicado en el puerto ruso de Novorossiysk reportó que su GPS los situaba en un lugar equivocado, concretamente a más de 32 kilómetros tierra adentro, en el aeropuerto de Gelendjik.

Al percatarse de esto, el capitán se puso en contacto con otros barcos cercanos y la sorpresa fue que sus señales AIS, que se usan para identificar de forma automática los buques, colocaban a todos dentro del mismo aeropuerto.

En total 20 barcos fueron afectados y la conclusión a la que han llegado algunos expertos, aún sin confirmación oficial, es que se trató del primer caso documentado de “GPS spoofing”, es decir, tal como se ha indicado anteriormente, la falsificación de señales GPS, como una nueva forma de ataque electrónico.

Desde hace muchos años se ha advertido del uso del «GPS spoofing» en tácticas militares, sin embargo, no se ha podido demostrar que está siendo usado a gran escala por algún país.

La teoría nos dice que este tipo de falsificación es capaz de suplantar la ubicación de un objeto para colocarlo en otro lugar, algo que podría servir para un sinfín de aplicaciones.

A día de hoy, el mayor problema al que se enfrentan las fuerzas marítimas respecto al GPS es el «jamming», el cual crea una interferencia en la señal confundiendo al receptor y bloqueándolo.

EL «SPOOFING» HACE QUE EL RECEPTOR MIENTA

Para este tipo de ataques, los receptores GPS están equipados con una alarma que avisa cuando perdieron la señal, es decir, es sencillo detectar cuando alguien está tratando de bloquear la señal GPS.

Sin embargo, el «jamming» hace que el receptor muera, mientras que el «spoofing» hace que el receptor mienta, y para este último supuesto, no existen alarmas u otras formas de saber qué está ocurriendo efectivamente, de ahí la preocupación cada día más creciente sobre el uso alternativo o destino al que pueda darse a esta nueva arma electrónica[vi].

Humphreys continúa mencionado que a día de hoy cualquiera persona con los conocimientos suficientes puede construir un dispositivo de spoofing, ya que sólo necesita hardware que se puede adquirir sencillamente y el software(programa) puede ser descargado en internet[vii].

Debido a que las señales de satélite son muy débiles se necesitaría muy escasa energía para falsificar señales de figura efectiva, por ejemplo, un receptor de un vatio podría abarcar cerca de 1.000 kilómetros a la redonda.

Este tipo de ciber ataque era ya previsible, toda vez que la ocupación del espacio electromagnético se había previsto que sería un inconveniente para el desarrollo nivel mundial del sistema GPS, teniendo presente que este ataque de naturaleza electrónica, se podría utilizar, por ejemplo, con fines puramente bélicos, ya que serviría para tratar de desubicar a los enemigos, entre otros posibles objetivos, pudiéndose afirmar, que hasta el momento, no existe una tecnología adecuada que sirva para poder detectar las ubicaciones erróneas, que en un momento dado, nos pueda proporcionar el sistema GPS, con los consiguientes problemas que ello lleva consigo.

En definitiva, este nuevo tipo de ataque ciber delincuente determina la necesidad de que todos los que utilizan el GPS, tienen que estar necesariamente alerta, en previsión de nuevas y futuras contingencias de naturaleza delictiva, que pueden ocasionar unos serios perjuicios de toda clase de usuarios de los sistemas de orientación GPS, que tan implicados están en nuestra vida cotidiana en múltiples facetas, todas ellas de gran utilidad, y cada vez menos prescindibles.

[i] Cfr.: “Sistema de posicionamiento global”. Gobierno de los Estados Unidos de Norteamérica.

[ii] Cfr.: WIKIPEDIA. “Sistema de posicionamiento global”.

[iii] Cfr.: OLMEDILLAS, Joan Carles. “Introducción a los sistemas de navegación por satélite». Editorial UOC.

[iv] Cfr.: MAC. ”El GPS puede ser falseado. Público. 15 de octubre de 2.008.

[v] Cfr.: ALVAREZ, Raúl. “Se presenta el primer caso de falsificación de GPS: una nueva forma de ataque electrónico”. Xataka. 15 de agosto de 2017.

[vi]Cfr: SADUEWA. “Se presenta el primer caso de falsificación de GPS: una nueva forma de ataque electrónico”. 12 de agosto de 2.017

[vii] Cfr.: Sitios Tech. “Se presenta el primer caso de falsificación de GPS: una nueva forma de ataque electrónico”. Iso Móvil. 11 de agosto de 2017.

Otras Columnas por Javier Puyol Montero:
Últimas Firmas
  • Opinión | Turno de oficio en 2024: ¿Por qué seguimos en huelga?
    Opinión | Turno de oficio en 2024: ¿Por qué seguimos en huelga?
  • Opinión | ¿Cumple el fichaje de Broncano con la Ley de Contratos del Sector Público?
    Opinión | ¿Cumple el fichaje de Broncano con la Ley de Contratos del Sector Público?
  • Opinión | Atentados suicidas: ¿Los autores materiales son pretendidos mártires o víctimas de chantajes?
    Opinión | Atentados suicidas: ¿Los autores materiales son pretendidos mártires o víctimas de chantajes?
  • Opinión | Huelga del turno de oficio: más legal, imposible
    Opinión | Huelga del turno de oficio: más legal, imposible
  • Opinión | CDL: El pleito de M&A más complejo y largo de la historia: La compra de Autonomy por Hewlett-Packard (IV)
    Opinión | CDL: El pleito de M&A más complejo y largo de la historia: La compra de Autonomy por Hewlett-Packard (IV)